PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Tres grupos de bonistas se unieron para rechazar oferta de canje de deuda del Gobierno

Afirman que la propuesta implica "pérdidas desproporcionadas" para acreedores. Según Guzmán, los tenedores de títulos no perderán, sino que ganarán menos.
Lunes 4 de mayo de 2020

Martín Guzmán, Ministro de Economía de Argentina, ReutersMartín Guzmán, Ministro de Economía. Reuters.

La economía atraviesa una semana clave para la suerte de la deuda externa argentina, y con este marco, tres grupos de acreedores lanzaron un comunicado conjunto en que volvieron a rechazar los términos de la oferta de reestructuración que hizo el país, con tres años de gracia sin efectuar pagos y recortes de intereses dle 62% y de capital del 5,4%.

 

El Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos, el Comité de Acreedores de Argentina y el Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos de Canje de Argentina manifestaron en un comunicado que "representan colectivamente un amplio y diverso espectro de tenedores de bonos soberanos de Argentina".

 

También sostuvieron, de manera conjunta: "Cada uno de los tres grupos de tenedores de bonos y las instituciones que representan, junto con varios otros inversores, desean reiterar y dejar en claro que no pueden respaldar la oferta de intercambio recientemente anunciada por la República, y no entregarán sus bonos en dicha oferta, porque, entre otras razones, los términos requieren que los tenedores de bonos argentinos sufran pérdidas desproporcionadas que no son justificadas ni necesarias".

 

Noticias relacionadas

Los acreedores volvieron a decir que están "preparados para discutir constructivamente con Argentina cuando su gobierno esté listo para hacerlo, con el objetivo común de encontrar una solución viable a los desafíos financieros actuales de la República".

 

Este lunes por la tarde, el grupo de acreedores con títulos con deuda que formó parte de las reestructuraciones de 2005 y 2010 dará una teleconferencia en la que buscan sumar a otros bonistas en el rechazo a la propuesta de la Argentina.

 

Acreedores, consultores y algunos funcionarios creen que aun hay espacio para negociar una mejora en los términos del canje.

 

De todos modos, los términos se reducen. Este miércoles es la fecha límite para que los acreedores interesados en aceptar la oferta manifiesten interés. Luego, el viernes, cerrará la ventana para participar. El lunes, se informarán los resultados, de acuerdo con el cronograma oficial. De todos modos, nadie descarta una extensión en el cronograma: la Argentina no pagó un vecimiento de deuda a fines de abril y tiene hasta el 22 de mayo para saldarlo o reestructurarlo sin caer en default. Los expertos entienden que las tratativas pueden extenderse hasta ese plazo.

 

En una columna escrita en el Financial Times, el ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo este domingo que el país negocia de buena fe y advirtió: "No podemos pagar más". Con el apoyo de gobernadores y de cámaras empresarias, Guzmán escribió: "Ya no hay lugar para las ilusiones. En el mundo del nuevo Covid-19, no podemos seguir gastando el 20% o más de los ingresos públicos en el pago de la deuda, tal como han pedido efectivamente algunos acreedores. Es simplemente imposible". Y continuó: "No estamos pidiendo a nuestros acreedores que pierdan, sino que ganen menos".

 

Los grupos de acreedores y el Gobierno tensan la cuerda, en la recta final de la oferta. Mientras los bonistas buscan sumar voluntades al rechazo (y, así hacer más difícil que el país reúna las voluntades necesarias para hacer el canje), Guzmán dará este miércoles una conferencia virtual con Joseph Stiglitz y Jeffrey Sachs, dos de los economistas de renombre internacional que apoyan la reestructuración que promueve el ministro Guzmán.

Deuda
Bonos argentinos
Martín Guzmán
Coronavirus en Argentina
LA VISIÓN DEL EX DIPUTADO

Análisis de Eduardo Amadeo: "Las propuestas del Gobierno en materia económica"

El ex diputado analizó los últimos anuncios del Gobierno en materia económica en plena pandemia por coronavirus.
Miércoles 15 de julio de 2020

Eduardo Amadeo, análisis, economía argentinaAnálisis del ex diputado.

Eduardo Amadeo, ex diputado nacional, analizó el panorama económico, político y social que está dejando la cuarentena obligatorio como medida preventiva ante el avance del coronavirus y las nuevas medidas económicas anunciadas por el Gobierno Nacional.

 

En su columna para Clarín, Amadeo comienza: “Después de un tiempo de inexplicable silencio, el Gobierno ha comenzado a emitir las primeras señales sobre el rumbo que propone para la economía. La parte positiva es que al menos existe una base para abrir la discusión con otros actores sociales y políticos y tímidamente comienzan a aparecer palabras hasta ahora inexistentes, como "inversión", "macroeconomía" y "productividad" que son habitualmente sospechadas como de raíz neoliberal.”

 

“La no-tan-positiva es que los conceptos se mezclan de manera errática (y por tanto se neutralizan) y -principalmente- porque falta un concepto unificador. Como en todas las grandes crisis, son mucho más importantes el rumbo y el sentido antes que los detalles; salvo que la suma de las herramientas señale un destino diferente del que se proclama”, analiza.

 

Sobre el caso de Argentina, dice: “Para una sociedad con una historia repetitiva de fracasos, la construcción de futuros es un desafío doble, pues debe ganarle a la memoria. O sea que los incentivos deben ser mucho más sólidos y creíbles que en aquellos casos en los que la memoria juega a favor del éxito. Por eso es necesario que la propuesta de sanear las finanzas públicas que acaba de enunciar el Ministro Guzman sea tan robusta como para neutralizar la desconfianza generalizada sobre la compulsión al dispendio del peronismo.”

 

“Es también importante que, después que el presidente Fernández no mencionase la palabra “inversión” durante los últimos 6 meses, este vocablo esencial haya reaparecido al menos tímidamente, porque Argentina necesita desesperadamente inversión para crear y recuperar empleo. Con un alto nivel de inversión, todo lo demás se dará por añadidura”, añade.

 

En su análisis, se pregunta: “¿Se invierte acaso cuando se mira alrededor y no existe quien se anime a invertir? ¿O cuando se “extraña” a Chávez?”.

 

“No ayuda en este sentido que “una macroeconomía estable” figure en 5º lugar en las prioridades de su incipiente programa. El orden es exactamente al revés. Con macroeconomía creíble, los instrumentos económicos toman vuelo propio y son mas fáciles de ejecutar”, se responde.

 

Para Amadeo, una macroeconomía sólida “será mucho más fácil neutralizar la enorme expansión monetaria de estos tiempos; revitalizar el sistema financiero y tener un tipo de cambio previsible”.

 

“Al revés, cuando no hay horizonte macroeconómico, todas las propuestas son inviables. ¿Puede proponerse acaso “una red de Bancos de Desarrollo” sin ahorro genuino o con inflación desbocada?”, explica.

 

“También el ministro Kulfas hizo una afirmación novedosa – y muy positiva- para el pensamiento kirchnerista cuando dijo que “si no mejoramos la productividad, no bajaremos la pobreza ni la desigualdad”; pero cabe preguntarse si ese deseo es coherente con señales sobre las regulaciones laborales que van en el sentido inverso”, agrega.

 

Sobre la salida de la crisis y el rol del campo, sentencia: “La coherencia en el campo internacional no habrá ni crédito- privado o multilateral- ni acuerdos comerciales. Para ello se requiere poner en el discurso lo nacional por encima de lo partidario. Si comparamos la cantidad de gente que puede beneficiarse con la recuperación económica en relación a los que aplauden los discursos “progresistas”, no cabe duda que la prudencia en este terreno tiene enormes virtudes sociales”.

 

Sobre Guzmán y Kulfas, comenta: “Animamos a los ministros a seguir adelante; pero queremos recordarle que el eventual acuerdo económico social que se proclama como necesario para la consolidación de la nueva etapa, será un fracaso si no tiene como eje excluyente un paquete coherente de medidas donde las variables macroeconómicas marquen un rumbo previsible”.

 

No solo los sectores económicos y sociales, sino también desde Juntos por el Cambio estamos preparados para aportar, en la medida que el objetivo no sea solo la foto. Y recordarle también que estamos en una carrera contra el tiempo, tratando de evitar que la falta de un mensaje claro sobre el futuro acelere el cierre de las empresas que han sobrevivido hasta ahora al impacto de la cuarentena”, cierra.

Eduardo Amadeo
Gobierno
Economía argentina
Coronavirus en Argentina
DEUDA ARGENTINA

Deuda: Guzmán dijo que la oferta "muestra la voluntad del Gobierno de acordar"

El ministro de la cartera económica mostró la voluntad del gobierno en resolver sus compromisos con los acreedores internacionales.
Miércoles 15 de julio de 2020

Martín Guzmán, AGENCIA NAMartín Guzmán, Ministro de Economía, NA.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que la última oferta de canje de deuda "muestra una voluntad del Gobierno de llegar un acuerdo", y destacó el "amplio respaldo interno y externo" que logró la propuesta oficial.

 

Según el funcionario, "las dos partes empezaron de lugares alejados y se fueron acercando, pero hubo un grupo de acreedores que no quiso seguir negociando". "Hubo otros que sí comprendieron lo que es la realidad. El resto de los acreedores tendrá tiempo para decidir", enfatizó Guzmán.

 

A su criterio, "el proceso y oferta ha recibido un muy alto respaldo tanto interno como externo". Con relación a un nuevo acuerdo del país con el FMI, el jefe del Palacio de Hacienda afirmó que "cuando negociemos, vamos a apuntar a tener un programa que ayude a la Argentina. Ese va a ser nuestro programa".

 

Por ora parte, el ministro expresó su apoyo al proyecto de impuesto a la riqueza que impulsa el oficialismo: "quienes tienen la mayor posibilidad de contribuir, es razonable que lo hagan", resaltó.

 

"Hay una iniciativa en el Congreso que entiendo que se va manejando en función de otros factores de la economía. Está claro que Argentina tiene un problema importante de financiamiento", añadió.

 

Sobre la intervención de la empresa Vicentin, Guzmán consideró que "en un contexto de pandemia, no actuar es imprudente. Es importante que el Estado actúe para evitar un mal a trabajadores".

 

"El Estado tiene un rol por cumplir sobre todo en un momento de crisis macroeconómica y del coronavirus. Hay que evitar que haya destrucción de capital, que genera destrucción de empleo, pérdida de exportaciones", enfatizó.

 

Y admitió además que "obviamente que hay múltiples maneras de abordar este tema. Pero lo importante es actuar de una forma que proteja el empleo, las exportaciones y la producción. El riesgo que la destrucción de capital implica pérdida de producción y empleo".

Martín Guzmán
Economía argentina
Deuda externa