Coronavirus en Uruguay, pandemiaMontevideo, Uruguay.

Uruguay busca lentamente dejar atrás la cuarentena y activar los sectores de la economía en medio de la pandemia por coronavirus.

 

Entre las claves que permitieron esta reapertura se encuentran el recorte de sueldos a funcionarios, dinero que se utilizó para cubrir gastos provocados por la pandemia, los test aleatorios y el uso generalizado de mascarillas.

 

Con un desarrollo programado y organizado, los comercios comenzaron a funcionar de manera diferente. Los propietarios armaron su propio protocolo sanitario pero todos con el común denominador de obligar a utilizar el tapabocas tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), sobre todo por los casos asintomáticos. Además, la mayoría ofrece guantes de latex y alcohol en el gel para el público durante la jornada.

 

Noticias relacionadas

El último relevamiento de la Cámara reflejó la dura realidad que atraviesan las empresas con una caída en las ventas del 75% o más tras la aparición del coronavirus. Además, el 60% de las empresas consideran que las medidas de apoyo son “insuficientes”.

 

Cabe destacar que las escuelas rurales, de localidades alejadas de los grandes centros urbanos, fueran las primeras en ser retomadas, ya que esto no significaba una sobrecarga del transporte público ni una obstáculo para el distanciamiento social.

 

En plena cuarentena, el gobierno anunció un plan de estímulo para ayudar al sector privado a recomponerse y volver a la senda del crecimiento. Actualmente existe un programa de fomento a las grandes inversiones, que incluye importantes exenciones impositivas. Esto se ha diferenciado de otros gobiernos en la región que optan por subir los impuestos para aumentar la recaudación.

 

El Ministerio de Desarrollo Social otorgará un subsidio de 6.800 pesos uruguayos (160 dólares) por dos meses a unos 10.000 monotributistas. Además, se concederá créditos de 12.000 pesos (282 dólares) para trabajadores independientes, al que podrían acceder hasta 67.000 personas. Por otro lado, para las 118.000 familias de menores ingresos, beneficiarias del Plan Equidad, se repartirán canastas de alimentos.

 

Lacalle Pou anunció a fines de marzo una rebaja de jubilaciones y salarios de funcionarios públicos durante dos meses. El dinero será destinado a la creación de un fondo dirigido a cubrir los gastos provocados por la pandemia.

Lacalle Pou, presidente de UruguayLacalle Pou, presidente de Uruguay. 

Por último, el Ministerio de Turismo de Uruguay comenzó a elaborar un protocolo con medidas de seguridad e higiene para avanzar en la reactivación de la actividad turística tras la pandemia de coronavirus, informó ese organismo oficial.

 

El protocolo comprenderá disposiciones de higiene y bioseguridad para hoteles y otro tipo de alojamientos y para la actividad gastronómica.

 

Se desarrollará en tres etapas bien definidas que serán el turismo interno, las inversiones para ayudar a los prestadores y las promociones de cara a la temporada de verano.

 

La actividad turística aporta el 8% del PBI de Uruguay y ocupa al 11% del total de los trabajadores registrados de ese país.

 

Uruguay recibió en 2019 unos 3.500.000 turistas, de los cuales 1.800.000 fueron argentinos y 400.000 brasileños, lo que provocó un impacto económico del orden de los 2.300 millones de dólares.

 

Además, recibió en enero de este año a 288.604 turistas procedentes de Argentina, lo que marca un crecimiento de sólo el 1% en relación al mismo mes de 2019, cuando ingresaron 286.624 visitantes.

 

El arribo de visitantes argentinos representa el 56% del total de ingresos del turismo extranjero en todo el año y el 70% en los meses de verano.

 

Uruguay es uno de los países de Sudamérica menos castigados por el coronavirus, con 652 casos confirmados, de los cuales 195 personas permanecían infectadas, diez de ellas internadas en terapia intensiva, 17 fallecieron y 440 se repusieron tras contraer la enfermedad.