PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Coronavirus: Uruguay deja la cuarentena en busca de equilibrar la salud y la economía

Los comercios del centro de Montevideo abrieron sus puertas en un 85% y la gente empezó a incorporarse a la vida urbana con todas las medidas de prevención.
Martes 5 de mayo de 2020

Coronavirus en Uruguay, pandemiaMontevideo, Uruguay.

Uruguay busca lentamente dejar atrás la cuarentena y activar los sectores de la economía en medio de la pandemia por coronavirus.

 

Entre las claves que permitieron esta reapertura se encuentran el recorte de sueldos a funcionarios, dinero que se utilizó para cubrir gastos provocados por la pandemia, los test aleatorios y el uso generalizado de mascarillas.

 

Con un desarrollo programado y organizado, los comercios comenzaron a funcionar de manera diferente. Los propietarios armaron su propio protocolo sanitario pero todos con el común denominador de obligar a utilizar el tapabocas tal como lo recomienda la Organización Mundial de la Salud (OMS), sobre todo por los casos asintomáticos. Además, la mayoría ofrece guantes de latex y alcohol en el gel para el público durante la jornada.

 

Noticias relacionadas

El último relevamiento de la Cámara reflejó la dura realidad que atraviesan las empresas con una caída en las ventas del 75% o más tras la aparición del coronavirus. Además, el 60% de las empresas consideran que las medidas de apoyo son “insuficientes”.

 

Cabe destacar que las escuelas rurales, de localidades alejadas de los grandes centros urbanos, fueran las primeras en ser retomadas, ya que esto no significaba una sobrecarga del transporte público ni una obstáculo para el distanciamiento social.

 

En plena cuarentena, el gobierno anunció un plan de estímulo para ayudar al sector privado a recomponerse y volver a la senda del crecimiento. Actualmente existe un programa de fomento a las grandes inversiones, que incluye importantes exenciones impositivas. Esto se ha diferenciado de otros gobiernos en la región que optan por subir los impuestos para aumentar la recaudación.

 

El Ministerio de Desarrollo Social otorgará un subsidio de 6.800 pesos uruguayos (160 dólares) por dos meses a unos 10.000 monotributistas. Además, se concederá créditos de 12.000 pesos (282 dólares) para trabajadores independientes, al que podrían acceder hasta 67.000 personas. Por otro lado, para las 118.000 familias de menores ingresos, beneficiarias del Plan Equidad, se repartirán canastas de alimentos.

 

Lacalle Pou anunció a fines de marzo una rebaja de jubilaciones y salarios de funcionarios públicos durante dos meses. El dinero será destinado a la creación de un fondo dirigido a cubrir los gastos provocados por la pandemia.

Lacalle Pou, presidente de UruguayLacalle Pou, presidente de Uruguay. 

Por último, el Ministerio de Turismo de Uruguay comenzó a elaborar un protocolo con medidas de seguridad e higiene para avanzar en la reactivación de la actividad turística tras la pandemia de coronavirus, informó ese organismo oficial.

 

El protocolo comprenderá disposiciones de higiene y bioseguridad para hoteles y otro tipo de alojamientos y para la actividad gastronómica.

 

Se desarrollará en tres etapas bien definidas que serán el turismo interno, las inversiones para ayudar a los prestadores y las promociones de cara a la temporada de verano.

 

La actividad turística aporta el 8% del PBI de Uruguay y ocupa al 11% del total de los trabajadores registrados de ese país.

 

Uruguay recibió en 2019 unos 3.500.000 turistas, de los cuales 1.800.000 fueron argentinos y 400.000 brasileños, lo que provocó un impacto económico del orden de los 2.300 millones de dólares.

 

Además, recibió en enero de este año a 288.604 turistas procedentes de Argentina, lo que marca un crecimiento de sólo el 1% en relación al mismo mes de 2019, cuando ingresaron 286.624 visitantes.

 

El arribo de visitantes argentinos representa el 56% del total de ingresos del turismo extranjero en todo el año y el 70% en los meses de verano.

 

Uruguay es uno de los países de Sudamérica menos castigados por el coronavirus, con 652 casos confirmados, de los cuales 195 personas permanecían infectadas, diez de ellas internadas en terapia intensiva, 17 fallecieron y 440 se repusieron tras contraer la enfermedad.

Coronavirus
Uruguay
Cuarentena
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Alucinaciones, psicosis y derrames: la forma en que el COVID-19 puede atacar al cerebro

Médicos y enfermeras atienden a un paciente dentro de la unidad de cuidados intensivos para casos de COVID-19 en el hospital privado Ricardo Palma, en Lima, Perú.
Miércoles 8 de julio de 2020

Coronavirus, pacientes internados, ReutersPacientes internados con coronavirus, REUTERS.

A medida que avanza la pandemia del coronavirus, médicos y científicos comienzan a ampliar el espectro de las posibles manifestaciones del COVID-19, que puede atacar diversas partes del organismo más allá del sistema respiratorio del paciente.

 

En este sentido, un grupo de investigadores británicos acaba de publicar un estudio preliminar que individualiza trastornos neurológicos asociados con la infección, que incluyen encefalitis, síndromes inflamatorios del sistema nervioso central y derrames cerebrales.

 

Una mujer de 55 años sin trastornos psiquiátricos en su historial médico fue ingresada en un hospital después de 14 días de fiebre, tos, dolores musculares y dificultades para respirar. Después de ser tratada con oxígeno durante tres días, fue dada de alta. Al día siguiente, su marido advirtió un comportamiento extraño en la mujer. Parecía confundida y desorientada. Se ponía y quitaba el abrigo en continuación. Tenía alucinaciones, veía monos y leones en su casa. Además se sentía perseguida y reaccionaba de forma agresiva con su familia y el personal del hospital.

 

Otra mujer, de 65 años, también sufrió alucinaciones 6 días después de haber presentado un cuadro clínico de fiebre, tos y dolores musculares. Veía los objetos de su casa flotar. Tenía problemas para hablar y se sentía desorientada y confusa. Se trata de dos de los casos citados por el estudio que se ha centrado en 43 pacientes diagnosticados con COVID-19 y cuyos primeros resultados han sido publicados en la revista de neurología Brain de la Universidad de Oxford.

 

Los autores han observado una serie categorías de patologías neurológicas asociadas a la respuesta del cuerpo ante la infección de la COVID-19 que incluyen encefalitis con delirios y psicosis, síndromes inflamatorios del sistema central, derrames y accidentes cerebrovasculares. "La infección por SARS-CoV-2 se asocia con un amplio espectro de síndromes neurológicos que afectan a todo el eje neurálgico, incluida la vasculatura cerebral y, en algunos casos, responden a las inmunoterapias", indica el estudio que no ha encontrado relación entre la gravedad del COVID-19 a nivel respiratorio y la aparición de trastornos neurológicos.

 

Médicos de todo el mundo están informando de casos de manifestaciones neurológicas que sugieren que el virus puede penetrar en el sistema nervioso central. Un equipo de Wuhan, el primer epicentro de la pandemia, también publicó un documento preliminar en el que se informa de que el 36,4% de los 214 pacientes estudiados desarrollaron diferentes grados de trastornos neurológicos, similares a los citados en el estudio británico.

 

Detrás de estas manifestaciones neurológicas podría jugar un papel la desconocida tormenta de citoquinas con la que el sistema inmunológico responde a la infección por coronavirus. "El sistema inmune 'mata' algunas células para reparar el tejido dañado", explicaba a Euronews el doctor Roger Paredes, jefe de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital Germans Trias i Pujol.

 

"Lo que está sucediendo ahora con el coronavirus es que, en lugar de enviar unas pocas células, está enviando toneladas de células que generan una respuesta inflamatoria incontrolada, no sólo en los pulmones sino que puede estar extendida en el cuerpo".

Coronavirus
Síntomas
Pandemia
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Estudiantes que solo tomen clases online serán expulsados de Estados Unidos

La medida puede afectar a miles de estudiantes que llegan a Estados Unidos para asistir a universidades o participar en programas de capacitación, estudios no académicos o vocacionales, luego de conocerse que las universidades estadounidenses comenzaron a tomar la decisión de pasar a cursos en línea como resultado de la pandemia de coronavirus.
Martes 7 de julio de 2020

Donald Trump, REUTERSDonald Trump, REUTERS.

Alumnos de todo el mundo que cursan estudios en Estados Unidos podrían verse obligados a abandonar ese país o arriesgarse a ser deportados si sus universidades empiezan a impartir únicamente clases en línea y no presenciales, anunciaron autoridades de inmigración.



La medida puede afectar a miles de estudiantes que llegan a Estados Unidos para asistir a universidades o participar en programas de capacitación, estudios no académicos o vocacionales, luego de conocerse que las universidades estadounidenses comenzaron a tomar la decisión de pasar a cursos en línea como resultado de la pandemia de coronavirus.



Harvard modificó la modalidad y todos los cursos se producirán en línea, incluso para los estudiantes que viven en el campus, mientras que para los estudiantes internacionales, eso les abre la puerta a tener que abandonar los Estados Unidos.



En este contexto, las autoridades migratorias estadounidenses apuntan que el Departamento de Estado no concederá visas a estudiantes matriculados en centros o programas que sean completamente en línea, informó la agencia de noticias EFE.



El resultado, igualmente, sería que estudiantes ya matriculados en estudios que se llevan a cabo en remoto y no presencialmente pueden verse forzados a salir del país, lo que afectaría a miles de jóvenes.



De ese modo, los estudiantes que quieran permanecer en Estados Unidos deberían buscar alternativas que incluyan la matriculación en programas que se impartan de modo presencial.



El mes pasado, el presidente Donald Trump firmó una orden que prohíbe la concesión de visados para ciertas categorías de trabajadores extranjeros hasta 2021, con la intención de favorecer el empleo entre los estadounidenses.

Coronavirus
Estados Unidos
Estudiantes
Expulsión