PANDEMIA DE CORONAVIRUS

En documentos, Gobierno reveló detalles de negociación con bonistas, espera caída de economía de 6,5% este año

La divulgación de los detalles tuvo idas y vueltas en la página del ministerio de Economía y causó polémica. Las previsiones del Gobierno son más pesimistas que las del FMI y el Banco Mundial.
Miércoles 6 de mayo de 2020

Ministerio de economía, Argentina, NAMinisterio de Economía. NA.

Aún antes de que la cuarentena obligatoria por Coronavirus cumpliera el primer mes de cumplimiento, el Ministerio de Economía ya estimaba que el producto bruto se contraería 6,5% en 2020, un cálculo mucho más pesimista que el del FMI, el Banco Mundial y que muchas estimaciones privadas.

 

Los números se incluyeron en un documento con el que el ministro Martín Guzmán discutió los primeros parámetros para la oferta de canje de deuda y que fue confeccionado el 10 de abril. Las previsiones oficiales, que no se conocían hasta el momento, también reconocen que el crecimiento del déficit público esperado para este año se financiará en forma total con emisión monetaria. Y hay más: también un paper sobre la una oferta previa de BlackRock, uno de los mayores acreedores locales.

 

Todos fueron remitidos a la prensa y publicados de la web del ministerio de Economía. Luego se despublicaron, lo que generó comentarios y rumores en las redes sociales.

 

Noticias relacionadas

Economía cree que la actividad se achique 6,5% este año, para luego recuperarse 3% en 2021 y, paulatinamente, desacelerarse hasta promediar un crecimiento del 1,75% anual entre 2023 y 2030. Al mismo tiempo, espera que el déficit de las cuentas públicas alcance 3,1% del PBI este año, una estimación optimista para los consensos del mercado, y que todo ese bache se financie con emisión monetaria del Banco Central.

 

El Palacio de Hacienda distribuyó una llamativa serie de documentos con el proceso de negociación con los principales grupos de acreedores en las últimas semanas.

 

En el más polémico, divulgó la propuesta preliminar que le envió el fondo de inversión BlackRock también hace un mes, en el que proponía una oferta con mayor valor. La difusión de este documento en particular llamó la atención y disgustó a una parte del mercado, porque formaba parte de las discusiones que mantuvieron las partes en los últimos tiempos. Economía se amparó en que el período de confidencialidad ya se había extinguido, según el comunicado que envió a los medios. De hecho, luego de publicarlo abiertamente, quedó más resguardado dentro de la web del Ministerio.

 

Negociación con bonistas, deuda, economíaInforme por caída de economía.

 

Otro documento, titulado “Restructuring guidelines”, o lineamientos de la reestructuración, se detallan las mencionadas previsiones económicas y supuestos financieros, todo en versión draft, o prueba previa a la presentación a la oferta formal de fines de abril. El relato de las negociaciones explica que el 10 de abril Guzmán presentó a los tres grupos ad hoc de bonistas y a fondos particulares sus lineamientos para una propuesta con la reestructuración de deuda. También, tiene detalles sobre cuáles son los escenarios que maneja el Gobierno para justificar su oferta.

 

Así, pese a que ha afirmado que la deuda está en un nivel insostenible, en uno de los gráficos asume que se ubica en el 50% del PBI -ya que, como el mercado, toma la deuda en dólares con el exterior- y estima que bajará al 38% en 25 años. Por otro lado, indicó que no debe haber pago en el capital de la deuda hasta 2027, año en el que el país estaría en condiciones de volver a acceder al mercado voluntario, pese a que muchos países de la región (Perú, Paraguay y Chile, entre ellos) ya lo están haciendo ahora a tasas de un dígito. El documento detalló que los pagos por el servicio de la deuda en dólares no deberían superar el 4% del PBI desde 2027 para garantizar el principio de sustentabilidad. Y subrayó que el Gobierno optó por una fuerte quita en los intereses (62%) y una suave en el capital (5,5%).

 

Negociación con bonistas, deuda, economía

Informe, luego despublicado.

 

Las previsiones macroeconómicas del Gobierno van en consonancia con el espíritu de la propuesta de deuda lanzada pocos días más tarde o con la que, en el documento que supo ser confidencial y ahora fue hecho público por la propia cartera de Hacienda, recién empezaban a tomar forma. La oferta original que garabateaba en borrador Guzmán era distinta de la que finalmente vio la luz.

 

Pero lo que más llama la atención es que, a pesar de haber sido hechas durante los primeros 20 días de cuarentena obligatoria, estimaban previsiones más pesimistas que las de organismos internacionales y entidades privadas.

 

En abril pasado el Banco Mundial estimó que la Argentina caería 5,2%, mientras que el FMI previó una contracción del 5,7%.

 

Las previsiones de Guzmán superan en pesimismo, también, a las del Relevamiento de Expectativas de Mercado del Banco Central. En su última edición, la mediana de expectativas de los especialistas consultados cada mes esperaban una contracción del 4,3% este año, seguidas de un rebote del 3% en 2021 y un avance del 2% en 2022.

 

Negociación con bonistas, deuda, economía	Proyecciones con caída de economía y oferta a bonistas.

Deuda
Bonos argentinos
Economía argentina
Coronavirus en Argentina
LA VISIÓN DEL EX DIPUTADO

Análisis de Eduardo Amadeo: "Las propuestas del Gobierno en materia económica"

El ex diputado analizó los últimos anuncios del Gobierno en materia económica en plena pandemia por coronavirus.
Miércoles 15 de julio de 2020

Eduardo Amadeo, análisis, economía argentinaAnálisis del ex diputado.

Eduardo Amadeo, ex diputado nacional, analizó el panorama económico, político y social que está dejando la cuarentena obligatorio como medida preventiva ante el avance del coronavirus y las nuevas medidas económicas anunciadas por el Gobierno Nacional.

 

En su columna para Clarín, Amadeo comienza: “Después de un tiempo de inexplicable silencio, el Gobierno ha comenzado a emitir las primeras señales sobre el rumbo que propone para la economía. La parte positiva es que al menos existe una base para abrir la discusión con otros actores sociales y políticos y tímidamente comienzan a aparecer palabras hasta ahora inexistentes, como "inversión", "macroeconomía" y "productividad" que son habitualmente sospechadas como de raíz neoliberal.”

 

“La no-tan-positiva es que los conceptos se mezclan de manera errática (y por tanto se neutralizan) y -principalmente- porque falta un concepto unificador. Como en todas las grandes crisis, son mucho más importantes el rumbo y el sentido antes que los detalles; salvo que la suma de las herramientas señale un destino diferente del que se proclama”, analiza.

 

Sobre el caso de Argentina, dice: “Para una sociedad con una historia repetitiva de fracasos, la construcción de futuros es un desafío doble, pues debe ganarle a la memoria. O sea que los incentivos deben ser mucho más sólidos y creíbles que en aquellos casos en los que la memoria juega a favor del éxito. Por eso es necesario que la propuesta de sanear las finanzas públicas que acaba de enunciar el Ministro Guzman sea tan robusta como para neutralizar la desconfianza generalizada sobre la compulsión al dispendio del peronismo.”

 

“Es también importante que, después que el presidente Fernández no mencionase la palabra “inversión” durante los últimos 6 meses, este vocablo esencial haya reaparecido al menos tímidamente, porque Argentina necesita desesperadamente inversión para crear y recuperar empleo. Con un alto nivel de inversión, todo lo demás se dará por añadidura”, añade.

 

En su análisis, se pregunta: “¿Se invierte acaso cuando se mira alrededor y no existe quien se anime a invertir? ¿O cuando se “extraña” a Chávez?”.

 

“No ayuda en este sentido que “una macroeconomía estable” figure en 5º lugar en las prioridades de su incipiente programa. El orden es exactamente al revés. Con macroeconomía creíble, los instrumentos económicos toman vuelo propio y son mas fáciles de ejecutar”, se responde.

 

Para Amadeo, una macroeconomía sólida “será mucho más fácil neutralizar la enorme expansión monetaria de estos tiempos; revitalizar el sistema financiero y tener un tipo de cambio previsible”.

 

“Al revés, cuando no hay horizonte macroeconómico, todas las propuestas son inviables. ¿Puede proponerse acaso “una red de Bancos de Desarrollo” sin ahorro genuino o con inflación desbocada?”, explica.

 

“También el ministro Kulfas hizo una afirmación novedosa – y muy positiva- para el pensamiento kirchnerista cuando dijo que “si no mejoramos la productividad, no bajaremos la pobreza ni la desigualdad”; pero cabe preguntarse si ese deseo es coherente con señales sobre las regulaciones laborales que van en el sentido inverso”, agrega.

 

Sobre la salida de la crisis y el rol del campo, sentencia: “La coherencia en el campo internacional no habrá ni crédito- privado o multilateral- ni acuerdos comerciales. Para ello se requiere poner en el discurso lo nacional por encima de lo partidario. Si comparamos la cantidad de gente que puede beneficiarse con la recuperación económica en relación a los que aplauden los discursos “progresistas”, no cabe duda que la prudencia en este terreno tiene enormes virtudes sociales”.

 

Sobre Guzmán y Kulfas, comenta: “Animamos a los ministros a seguir adelante; pero queremos recordarle que el eventual acuerdo económico social que se proclama como necesario para la consolidación de la nueva etapa, será un fracaso si no tiene como eje excluyente un paquete coherente de medidas donde las variables macroeconómicas marquen un rumbo previsible”.

 

No solo los sectores económicos y sociales, sino también desde Juntos por el Cambio estamos preparados para aportar, en la medida que el objetivo no sea solo la foto. Y recordarle también que estamos en una carrera contra el tiempo, tratando de evitar que la falta de un mensaje claro sobre el futuro acelere el cierre de las empresas que han sobrevivido hasta ahora al impacto de la cuarentena”, cierra.

Eduardo Amadeo
Gobierno
Economía argentina
Coronavirus en Argentina
DEUDA ARGENTINA

Deuda: Guzmán dijo que la oferta "muestra la voluntad del Gobierno de acordar"

El ministro de la cartera económica mostró la voluntad del gobierno en resolver sus compromisos con los acreedores internacionales.
Miércoles 15 de julio de 2020

Martín Guzmán, AGENCIA NAMartín Guzmán, Ministro de Economía, NA.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, aseguró que la última oferta de canje de deuda "muestra una voluntad del Gobierno de llegar un acuerdo", y destacó el "amplio respaldo interno y externo" que logró la propuesta oficial.

 

Según el funcionario, "las dos partes empezaron de lugares alejados y se fueron acercando, pero hubo un grupo de acreedores que no quiso seguir negociando". "Hubo otros que sí comprendieron lo que es la realidad. El resto de los acreedores tendrá tiempo para decidir", enfatizó Guzmán.

 

A su criterio, "el proceso y oferta ha recibido un muy alto respaldo tanto interno como externo". Con relación a un nuevo acuerdo del país con el FMI, el jefe del Palacio de Hacienda afirmó que "cuando negociemos, vamos a apuntar a tener un programa que ayude a la Argentina. Ese va a ser nuestro programa".

 

Por ora parte, el ministro expresó su apoyo al proyecto de impuesto a la riqueza que impulsa el oficialismo: "quienes tienen la mayor posibilidad de contribuir, es razonable que lo hagan", resaltó.

 

"Hay una iniciativa en el Congreso que entiendo que se va manejando en función de otros factores de la economía. Está claro que Argentina tiene un problema importante de financiamiento", añadió.

 

Sobre la intervención de la empresa Vicentin, Guzmán consideró que "en un contexto de pandemia, no actuar es imprudente. Es importante que el Estado actúe para evitar un mal a trabajadores".

 

"El Estado tiene un rol por cumplir sobre todo en un momento de crisis macroeconómica y del coronavirus. Hay que evitar que haya destrucción de capital, que genera destrucción de empleo, pérdida de exportaciones", enfatizó.

 

Y admitió además que "obviamente que hay múltiples maneras de abordar este tema. Pero lo importante es actuar de una forma que proteja el empleo, las exportaciones y la producción. El riesgo que la destrucción de capital implica pérdida de producción y empleo".

Martín Guzmán
Economía argentina
Deuda externa