REESTRUCTURACIÓN DE DEUDA

Deuda: Argentina no pagó un vencimiento de U$S2100 millones al Club de París

El ministro de Economía, Martín Guzmán, dijo que el país incumplió con esa obligación, aunque destacó que el acreedor se mostró receptivo a propuesta de reprogramación.
Miércoles 6 de mayo de 2020

Martín Guzmán, ministro de economía de Argentina, NAMartín Guzmán, ministro de economía. NA.

El Gobierno Nacional no pagó este miércoles 6 de mayo un vencimiento por u$s 2100 millones con el Club de París, con el que se encuentra negociando una Reestructuración de la deuda. La postergación ha sido oficialmente confirmada por el ministro de Economía, Martín Guzmán.

 

La Argentina ya había pedido previamente al Club de París postergar ese vencimiento hasta el año próximo y, según informó el ministro, el organismo aceptó el pedido aunque todavía no hizo pública su aceptación.

 

Guzmán dijo que se está en negociaciones para "reprogramar la deuda del Club de París y no pagaremos". "El Club de París ha sido receptivo y el proceso para reprogramar la deuda está en curso", expresóel ministro.

 

Noticias relacionadas

La Argentina tiene plazo hasta el 31 de mayo para hacer ese pago y el Ministerio de Economía ya había hacho saber su intención de postergarlo en sus presentaciones ante la SEC, el regulador del mercado de capitales de los Estados Unidos.

 

En marzo pasado envió una carta al Club de París comunicando la decisión de postergar el vencimiento hasta el 5 de mayo del año próximo, basándose en un acuerdo que la Argentina firmado con el organismo en el 2014, cuando el ministro de Economía era Axel Kicillof.

 

El mes pasado Guzmán elevó una propuesta al Club de París, para modificar los términos de ese acuerdo, pidiendo una extensión de los vencimientos y una reducción de las tasa de interés.

 

El Gobierno advirtió que la economía argentina caerá 6,5% este año, la recesión más profunda en 18 años, y volvió a recordar que busca un "compromiso sostenible" para pagar la deuda.

 

La difusión de este dato, presuntamente reservado, fue interpretada por sectores del mercado financiero como una forma de meter presión a acreedores, por ahora reacios a discutir la propuesta argentina de renegociación de deuda.

Deuda
Martín Guzmán
Bonos argentinos
RENEGOCIACIÓN DE DEUDA

Deuda: Alberto Fernández ratificó a BlackRock que no sube la oferta y que Trump apoya su estrategia

El Presidente reiteró al fondo de Wall Street que "no correrá el arco de nuevo" y dijo que la Casa Blanca respalda su plan para un acuerdo con acreedores privados.
Domingo 12 de julio de 2020

Alberto Fernández, presidente de Argentina, Quinta de Olivos, NAPresidente Alberto Fernández. NA.

El jueves pasado, el ministro de Economía de Argentina, Martín Guzmán habló en representación del presidente Alberto Fernández con una negociadora clave de BlackRock, el poderoso fondo de Wall Street que aún resiste la oferta del Gobierno para reestructurar 66.000 millones de dólares de deuda externa.

 

Guzmán le manifestó nuevamente a su interlocutora que la propuesta presidencial ya es “inamovible”, que se pueden “atenuar” algunas cláusulas legales del canje de bonos si el G20 y el Departamento del Tesoro respaldan, y que el cierre del deal con los acreedores privados está planteado bajo el concepto “ni vencedores ni vencidos”.

 

Poco después, el sábado en Olivos, Alberto Fernández convocó a su ministro de Economía para rever los términos de esa conversación secreta con la negociadora clave de BlackRock. El Presidente insistió con su idea de “no hay un dólar más que ofrecer”, y analizó con el ministro la futura ley para los acreedores privados bajo legislación nacional.

 

Si no hay modificaciones en la agenda del Gobierno argentino, esa iniciativa que pretende recrear el mercado de capitales llegará a Diputados antes del próximo viernes, será “un espejo” de las condiciones que se ofrecen a los bonistas con legislación extranjera y dispondrá la posibilidad de canjear títulos soberanos de dólares a pesos.

 

Además de volver a insistir frente la negociadora de BlackRock que no habrá modificaciones en la iniciativa oficial, Martín Guzmán sostuvoque es posible encarar ciertas reformas a la estructura jurídica de los bonos, pero añadió que esa reforma legal sólo puede hacerse con consenso del sistema financiero internacional.

 

“Si el G20, el Departamento del Tesoro, o el IMCA (International Capital Market Association) respaldan su propuesta, nosotros podríamos adherir. La intención de la Argentina es integrarse al mundo, y si hay consenso global, nosotros nos sumaríamos”, adelantó Guzmán a su interlocutora de BlackRock, según comentaron en la Casa Rosada.

 

Alberto Fernández y Martín Guzmán, NAEl presidente con el Ministro de Economía. NA.

 

Larry Fink, CEO de BlackRock, tiene llegada directa a la Casa Blanca y su fondo de inversión fue contratado por el Departamento del Tesoro, una pieza poderosa de la administración americana que monitorea -entre otras actividades- la negociación de la deuda externa con los acreedores privados y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

 

Fink es amigo de Donald Trump y de Steven Mnuchin, secretario del Tesoro, y las versiones que llegaban desde Washington eran que la Casa Blanca y el Tesoro habían tomado distancia de Alberto Fernández por su posición ambivalente sobre la agenda geopolítica de Estados Unidos en América Latina.

 

El jefe de Estado argentino sostiene que Gustavo Beliz debe ocupar la Presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), sostiene que hay que incluir a Nicolás Maduro en la mesa de negociación de Venezuela y tiene un política exterior abierta con Xi Jinping y su estrategia de ascenso pacífico a la cima del mundo.

 

Trump y sus halcones piensan todo lo contrario. Nominaron a Mauricio Claver a la presidencia del BID -que está distante con Alberto Fernández y dialoga con Beliz-, opinan que Maduro debe renunciar como líder del régimen populista- y consideran que América Latina es una área de influencia de Washington al margen de las aspiraciones geopolíticas de Beijing.

 

Larry Fink, CEO de BlackRock.Larry Fink, CEO de BlackRock. Reuters.

 

Con este marco complicado, Alberto Fernández usó sus contactos internacionales, Guzmán sus relaciones institucionales y la embajada argentina en DC su agenda diplomática para despejar la incertidumbre que desparramaba Fink, los voceros de BlackRock y sus aliados en Wall Street y Londres.

 

La jugada de BlackRock es fácil de discernir y explicar: si era cierto que Trump y el Tesoro habían bajado el pulgar por la política exterior de la Argentina, ese poderoso fondo de inversión y el resto de los acreedores privados tenían una nueva palanca de negociación para “correr el arco” -otra vez- a Alberto Fernández y Guzmán.

 

La respuesta desde Washington, con tono mexicano, en inglés y en español, tuvo un sabor agridulce. Trump continuará respaldando la negociación del país con los acreedores privados, pero disiente respecto a la posición de Argentina frente a Maduro, el BID y China. “That´s nonesense”, opinaron en Washington sobre la estrategia internacional que se ejecuta en la Cancillería.

 

Alberto Fernández tomó nota de la respuesta que llegó desde DC. Y replicó en la intimidad de Olivos: “no pienso cambiar”.

Deuda
BlackRock
Alberto Fernández
Donald Trump
RENEGOCIACIÓN DE DEUDA

Acreedores BlackRock y Exchange rechazaron nueva oferta que presentó el Gobierno para reestructurar la deuda

Reconocen avances pero reclaman cambios en oferta del Gobierno. El comité de acreedores consideró que la iniciativa "es un paso en la dirección correcta" pero que "no alcanza".
Miércoles 8 de julio de 2020

Martín Guzmán, ministro de Economía de Argentina, NAMartín Guzmán, ministro de Economía. NA.

Dos de los principales grupos de acreedores reclamaron este miércoles al Gobierno cambios en la última oferta de pago presentada por la Argentina, aunque reconocieron que la propuesta "proporciona una base para un compromiso constructivo".

 

Así lo advirtieron en un comunicado conjunto emitido por los grupos Ah Hoc -entre los que se encuentra el fondo más grande del mundo, BlackRock y Exchange.

 

Pidieron negociar cambios en la propuesta difundida el domingo por el Ministerio de Economía y presentada este lunes en el Comisión de Valores de los Estados Unidos (SEC).

 

En el documento, los acreedores aseguraron que la propuesta "no refleja el aporte vitalmente necesario de los grupos de acreedores más grandes de la Argentina para entregarle a la Argentina una reestructuración de la deuda exitosa".

 

El Gobierno nacional esperaba que este grupo de fondos de inversión -que además de Blackrock componen T. Rowe y Ashmore, entre otros grandes jugadores del mercado- no apoye inmediatamente la propuesta.

 

Contrariamente, otros acreedores como Gramercy, Greylock y Fintech se mostraron a favor.

Deuda
Bonistas
Martín Guzmán