Mona JiménezLa "Mona" Jiménez.

En el contexto del coronavirus es imposible pensar en un futuro inmediato con shows colmados de público, tal como ocurría hasta la aparición del coronavirus. Uno de los ejemplos más claros es el de música. Y el género del cuarteto, por tomar tan sólo uno de ellos, será seguramente uno de los más afectados. Aquellos bailes repletos de gente saltando, uno pegado al otro, suena utópico volver a vivirlos.

 

En tal sentido, Carlos La Mona Jiménez es uno de los que ya sentó postura. Según informó en una nota el diario cordobés La Voz, el ídolo popular instruyó a sus abogados para comenzar la negociación y desvincular a los 45 empleados que forman parte de su empresa. Eso incluye a sus músicos, técnicos, sonidistas, plomos y hasta el fotógrafo. Muchos de ellos llevan varias décadas trabajando con el cuartetero.

 

Las negociaciones comenzaron este lunes y son individuales con cada uno de los empleados. La intención es lograr una desvinculación "de común acuerdo" con la totalidad.

 

Noticias relacionadas

Cuando se conoció la noticia muchos lo interpretaron como una suerte de retiro de La Mona después de una prolongada carrera. Pero esta especulación fue inmediatamente desmentida por su representante. Inclusive hace unos días Carli Jiménez, hijo del cantante, había declarado que "De cada baile viven al menos 200 personas, de las cuales 45 son empleados estables de la empresa... En el Sargento Cabral son 200 personas las que trabajan indirectamente en un show: seis boleteros, tres porteros, veinte plomos, quince músicos, cincuenta policías, treinta bufeteros, varios proveedores, fotógrafos, community managers y la lista sigue con cuidacoches, choripaneros, taxistas y kiosqueros”, describió.

 

El tema es que mientras no haya recitales, la empresa se ve imposibilitada de seguir pagando los sueldos de su personal en relación de dependencia y por eso tomó esta drástica decisión.