MACABRO HALLAZGO

Córdoba: así fueron las últimas horas de la mujer asfixiada y calcinada en un basural

La víctima se llamaba Beatriz Karina Bustos, de 42 años. Su cuerpo completamente carbonizado fue hallado en Villa Martínez. LOS DETALLES DEL CRIMEN.
Jueves 14 de mayo de 2020

Córdoba, mujer asfixiada y calcinada en un basural, Beatriz Karina BustosCrimen en Córdoba.

Esta semana apareció un cadáver calcinado en Córdoba. Fue encontrado dentro de un baúl en un basural en Villa Martínez, al oeste de la capital. Se trata de una mujer, brutalmente asesinada por su amante, quien confesó el femicidio cuando quedó detenido.

 

El hecho había comenzado el último domingo al anochecer cuando Beatriz Karina Bustos, de 42 años, fue estrangulada por Fernando Coronel, de 40 años, con quien mantenía una relación sentimental extramatrimonial desde hace tiempo. Luego de una discusión en el departamento de la víctima, ubicado en 27 de Abril y Artigas, en Alto Alberdi se produjo la muerte de la mujer.

 

Los investigadores establecieron que Coronel compró una especie de baúl de madera al día siguiente del crimen y que ahí escondió el cadáver de su amante para luego bajarlo por el ascensor del edificio minutos antes de las 19 de ese lunes.

 

Noticias relacionadas

En la oscuridad, con el baúl en la parte trasera de su auto, pasó por la casa de quien sería un expendedor de drogas al menudeo del que Coronel era cliente usual. Antes, frenó en una estación de servicios y compró dos bidones con nafta.

 

¿Cómo se enteró la policía? Fue este "dealer" quien terminó de guiarlos hacia Coronel, ya que le contó a un amigo que el femicida lo había llevado al extenso basural a cielo abierto emplazado en un predio del Ejército, ubicado en Aviador Valenti y Sargento Gómez, Villa Martínez, bajo la promesa de "tirarle unos pesos" para que lo ayudara a tirar ahí y quemar un baúl de madera donde supuestamente llevaba "un perro muerto".

 

Cerca de las 9 del martes, vecinos encontraron el cuerpo de Bustos, irreconocible por el daño del fuego. Si bien las primeras precisiones indicaban que se trataba de una joven de entre 10 y 13 años, el análisis de ADN permitió confirmar que se trataba de una mujer mucho mayor.

 

Ese dato permitió registrar las diferentes cámaras de seguridad apostadas en las inmediaciones del edificio donde vivía Bustos. Y así los investigadores observaron cómo Coronel, con el barbijo obligatorio colocado, sacaba en la tarde del lunes un pesado baúl del ascensor para luego cargarlo en su auto.

 

Cuando el amigo del "dealer" se enteró que en ese predio habían encontrado el cadáver calcinado, este hombre no tuvo dudas de que todo se trataba de la misma historia. Pero no fue a la Policía ni a la Justicia. Su amigo le contó a otro, y así el dato llegó a oídos de los investigadores policiales.

 

Esa misma noche, el cómplice quedó detenido e imputado por encubrimiento, pese a que no dejó de repetir que él siempre había creído que se trataba de un “perro muerto”. No tardó en señalar a Coronel como el autor del crimen.

 

Así el femicida fue detenido en su domicilio, en el barrio Carrara de Horizonte, en el sudoeste capitalino, donde vive con otra pareja. Mientras el acusado era trasladado al Establecimiento Penitenciario N° 9, de barrio Cáceres, alcanzó a decirle a la policía que él la había matado, que todo ocurrió en medio de una discusión “que se le fue de las manos” en la que la estranguló, según revelaron fuentes policiales al diario La Voz.

 

Pese a que esta “supuesta” confesión no tiene ningún valor legal, los investigadores aseguraron que no hace falta buscar a nadie más, que el caso fue esclarecido.

 

Coronel, quien se dedicaba a brindar servicios de catering, fue acusado de homicidio calificado y femicidio, y el fiscal Ernesto de Aragón dispuso que toda la causa pasara a manos de su par de Violencia Familiar, Cristian Griffi.

Córdoba
Crimen
¿QUÉ DICE EL JUEZ DEL CASO?

Crimen en Tapalqué: para la justicia el estanciero no mató al amigo de su hijo por accidente

El estanciero fue acusado de homicidio agravado tras haberle disparado a Tomás Echegaray. El hombre había declarado que quiso hacerle una "broma".
Jueves 9 de julio de 2020

Crimen en Tapalqué, estanciero que mató al amigo del hijoEl estanciero que mató al amigo del hijo.

El hombre que mató de un balazo a un amigo de su hijo en la ciudad bonaerense de Tapalqué cuando quiso hacerle una broma con un rociador de alcohol en una mano y un revólver calibre .44 Magnum en la otra, fue trasladado al penal de Sierra Chica, ya que el juez de la causa consideró que debió representarse “el riesgo que implicaba su conducta” y convirtió su aprehensión en detención.

 

Fuentes judiciales informaron que, tal como había solicitado el fiscal de la causa, el juez de Garantías 2 de Azul, Federico Barberena, dejó detenido a Néstor Félix Hirtz (66) bajo la imputación de “homicidio simple agravado por el uso de arma de fuego con dolo eventual”, por la muerte del futbolista Tomás Echegaray (26).

 

En su resolución y al analizar la figura del dolo eventual, el juez afirmó que “no caben dudas de que el imputado estaba en innegables condiciones de conocer el riesgo que implicaba su conducta”.

 

“No sólo por apuntar con un arma de fuego a corta distancia contra una persona que había concurrido a su vivienda, sino por apretar el gatillo que dio inicio a la acción de desarrojo del proyectil que ingresó en zonas vitales del cuerpo del joven Etchegaray ocasionando que horas después perdiera su vida”, analizó Barbarena.

 

Además, el magistrado descartó que el caso encuadre como un “homicidio culposo”, con una pena de 1 a 5 años de prisión, menor al rango de 10 a 25 años que implica la actual calificación.

 

Barbarena ordenó que el productor agropecuario Hirtz quede detenido en alguna dependencia del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB), desde donde informaron que le consiguieron cupo en la Unidad 2 de Sierra Chica.

 

El hecho ocurrió a las 2.30 del domingo pasado en la casa del imputado Hirzt, ubicada en la calle Luis Brané 36, de Tapalqué, ciudad cabecera del partido bonaerense homónimo, ubicada en el centro de la provincia y unos 270 kilómetros de la Capital Federal.

 

La víctima jugaba al fútbol en el club Atlético Tapalqué y este año había pasado a Boca Juniors de Azul, donde no llegó a debutar, y, además, era hermano del presidente del bloque de concejales de Juntos por el Cambio, Juan Echegaray.

 

El futbolista arribó a la casa en su camioneta Toyota Hilux junto a otro joven para una juntada, ya que era amigo de Estanislao Hirtz, el hijo del dueño de la vivienda.

 

Según lo que se pudo reconstruir, Hirtz padre, quien es productor agropecuario, quiso hacerle una broma relacionada a las medidas de higiene por la pandemia del coronavirus y salió a recibirlo con un rociador de alcohol en una mano y con el revólver marca Smirth & Wesson calibre .44 Magnum en la otra, del que se le escapó un tiro.

 

“Se equivocó y en vez de gatillar el alcohol, le gatilló el arma”, confió una fuente de la investigación.

 

El propio hijo de Hirtz cargó a su amigo herido en la camioneta de la víctima y lo llevó hasta el hospital de Tapalqué, donde decidieron trasladarlo al hospital Pintos de Azul, pero falleció en la ambulancia.

 

El autor del disparo también fue hasta el hospital, donde al ser interrogado por la policía les dijo: “Me mandé una cagada. Le quise hacer una joda y se me escapó un tiro”.

 

El fiscal de a causa, Marcelo Fernández, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Azul, dispuso su inmediata aprehensión por el homicidio y le secuestró no sólo el revólver .44 Magnum con el que cometió el hecho, sino también otro revólver calibre .38 que tenía en su vehículo, armas de las que es legítimo usuario.

 

Ayer, a pedido del abogado de Hirtz, Gabriel Di Giulio, quien calificó el hecho como “una lamentable tragedia”, el fiscal envió a la Policía Científica a la casa del acusado a secuestrar el vaporizador de alcohol relacionado con la broma que culminó en el homicidio.

 

La autopsia a Echegaray determinó que el proyectil ingresó en la región abdominal -por la fosa ilíaca derecha-, con orificio de salida en región posterior izquierda del tórax y que en su trayecto lesionó el hígado y causó la ruptura de la arteria aorta, lo que produjo la muerte por un shock hipovolémico.

 

Luego de atravesar a la víctima, el proyectil terminó incrustado en el paragolpe delantero de la camioneta del detenido.

Asesinato
Investigación
Tapalqué
Crimen
INVESTIGAN EL HECHO

Conmoción en Tapalqué: quiso hacerle una broma al amigo del hijo y lo asesinó de un disparo

Tomás Echegaray murió en la madrugada del domingo luego de que Néstor Hirtz lo hirió de muerte con un disparo en el abdomen.
Martes 7 de julio de 2020

Tomás Echegaray lo mató el padre de uno de sus amigosLa víctima.

El hombre que por error mató de un balazo a un amigo su hijo cuando quiso hacerle una broma en la ciudad bonaerense de Tapalqué intentará probar que se equivocó al apretar el gatillo del arma en vez del rociador de alcohol que llevaba en la otra mano, informaron hoy fuentes de la investigación.

 

Si bien el imputado Néstor Félix Hirtz (66) se negó ayer a prestar declaración indagatoria, el productor agropecuario le comentó extraoficialmente a algunos policías y a su defensa cuál era la “joda” que había planeado y que terminó con la muerte de Tomás Echegaray (26).

 

“Salió a recibirlo con un rociador de alcohol en una mano y el revólver .44 Magnum en la otra. Se equivocó y en vez de gatillar el alcohol, le gatilló por el arma”, confió una fuente de la investigación.

 

Por ello, el abogado de Hirtz, Gabriel Di Giulio, pidió hoy mediante un escrito presentado ante el fiscal de la causa, Marcelo Fernández, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Azul, que la policía se presente en la casa donde ocurrió el hecho para secuestrar el rociador de alcohol en cuestión.

 

Al ser consultado, Di Giulio solo comentó que el hecho “fue una lamentable tragedia”, contó que su cliente está “conmocionado” por lo sucedido, que por ese motivo “no estaba en condiciones de declarar” en la indagatoria y que “ni bien reciba ayuda profesional y esté estabilizado, en unos días contará su versión ante el fiscal”.

 

Hirtz continuaba hoy detenido por la muerte de Echegaray (26) bajo la acusación de “homicidio agravado por el uso de arma con dolo eventual”, delito que prevé una pena de 10 a 25 años.

 

El fiscal Fernández optó por esa calificación al entender que el productor agropecuario debió haberse representado que al salir a recibir al amigo de su hijo con un arma cargada y lista para disparar, podría ocasionarle la muerte a alguien y, pese a ello continuó con su accionar y no hizo nada para evitarlo.

 

El arma homicida quedó secuestrada y se trata de un revólver de gran poder de fuego, un Smith & Wesson calibre .44 Magnum.

 

También secuestraron en la camioneta del imputado un segundo revólver, calibre .38, aunque no está vinculado al hecho, y de ambas armas el acusado era legítimo usuario.

 

El hecho ocurrió alrededor de las 2 de la madrugada del domingo pasado en la casa del imputado, ubicada en la calle Luis Brané 36, de Tapalqué, ciudad cabecera del partido bonaerense homónimo, ubicada en el centro de la provincia y unos 270 kilómetros de la Capital Federal.

 

Echegaray, quien jugaba al fútbol en el club Atlético Tapalqué y este año había pasado a Boca Juniors de Azul, donde no llegó a debutar, arribó a la casa de los Hirtz en su camioneta Toyota Hilux junto a otro joven para una juntada, ya que era amigo del hijo del dueño de la vivienda.

 

Según lo que se pudo reconstruir, Hirtz padre quiso hacerle una broma, salió a recibirlo con el revólver .44 Magnum en la mano y se le escapó un tiro.

 

El propio hijo de Hirtz cargó a su amigo herido en la camioneta de la víctima y lo llevó hasta el hospital de Tapalqué, donde decidieron trasladarlo al hospital Pintos de Azul, pero falleció en la ambulancia.

 

El autor del disparo también llegó en su propia camioneta hasta el hospital, donde al ser interrogado por la policía les dijo: “Me mandé una cagada. Le quise hacer una joda y se me escapó un tiro”, tras lo cual quedó aprehendido.

 

La autopsia determinó que Echegaray murió de un único disparo que ingresó a la altura del abdomen, le lesionó el hígado y la columna vertebral y salió por la espalda.

 

Luego de atravesar a la víctima, el proyectil terminó incrustado en el paragolpe delantero de la camioneta del detenido.

Asesinato
Investigación
Crimen