Coronavirus en Corea del Sur, REUTERSCoronavirus en Corea del Sur, REUTERS

Corea del Sur eligió una de las formas más difíciles de llevar a cabo pero que le dio resultado a la hora de combatir al coronavirus.

 

Corea del Sur evaluó a más de 270.000 personas, lo que equivale a más de 5.200 pruebas por millón de habitantes, más que cualquier otro país, excepto el pequeño Bahrein.

 

La experiencia de esa nación muestra que “la capacidad diagnóstica a escala es clave para el control de epidemias”, señaló Raina MacIntyre, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Nueva Gales del Sur, Sydney. “El rastreo de contactos también es muy influyente en el control de epidemias, como lo es el aislamiento de casos”, sostuvo 

 

“Corea del Sur es una república democrática, creemos que un bloqueo no es una opción razonable”, aseguró Kim Woo-Joo, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Corea.

 

El país, pese a reducir los casos -tuvo su pico máximo el 29 de febrero cuando informó 909 positivos- y ser de los primeros países en abrir su economía, permanece en alerta.

 

Hasta este 13 de mayo, reportó 119 casos de COVID-19 ligados al distrito capitalino de Itaewon, un próspero vecindario repleto de bares, restaurantes y discotecas.

 

Antes de registrarse ese brote, los expertos explicaban que Corea del Sur llevó adelante un exitoso programa de pruebas calificado como el más expansivo y mejor organizado del mundo, combinado con amplios esfuerzos para aislar a las personas infectadas y rastrear y poner en cuarentena sus contactos.

 

La experiencia coreana puede ser la respuesta más acertada para hacerle frente a la pandemia y esa es la principal razón por las que el Gobierno celebra la fabricación local de test rápidos desarrollado por científicos argentinos, que se implementará en los próximos días.

Noticias relacionadas

Coronavirus
Corea del Sur
Test