PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Coronavirus: Brasil superó los 20.000 muertos y Bolsonaro pide que vuelva el fútbol

El mandatario pidió a su aliado e intendente de RÍo de Janeiro, el obispo evangelista Marcelo Crivella, autorizar el retorno del fútbol profesional en la "ciudad maravillosa" para terminar el campeonato regional carioca.
Viernes 22 de mayo de 2020

Jair Bolsonaro, Brasil, coronavirusJair Bolsonaro, Brasil.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se pronunció a favor del regreso de los campeonatos de fútbol, sin hinchas, comenzando por Río de Janeiro, horas después de que el país superara los 20.000 muertos por la pandemia de coronavirus.

 

En especial, Bolsonaro pidió a su aliado e intendente de RÍo de Janeiro, el obispo evangelista Marcelo Crivella, autorizar el retorno del fútbol profesional en la "ciudad maravillosa" para terminar el campeonato regional carioca.

 

Lo hizo durante una transmisión por Facebook, en la cual comentó que recibió a la dirigencia de Flamengo y Vasco da Gama, que le pidieron el apoyo del Gobierno federal al regreso del fútbol, una opción que no comparten los otros grandes cariocas, como Botafogo y Fluminense.

 

Noticias relacionadas

"En un momento los jugadores no querían, pero ahora hay otro pensamiento.Tiene que ser sin público y esta decisión en Río está en la mano del intendente Crivella", sostuvo.

 

El estado de Río de Janeiro registraba 3.412 muertes por Covid-19 y 32.000 casos.

 

"En Río de Janeiro la decisión del regreso está en manos de Crivella, pero lo mismo quiero que se haga en los otros estados. El Ministerio de Salud es favorable a dar una resolución para la vuelta del fútbol, eso ayuda incluso a sacarle estrés a la población dentro de casa", dijo Bolsonaro en la tradicional live de Facebook de los jueves por la noche.

 

Flamengo, campeón brasileño y de la Libertadores 2019, regresó a las actividades esta semana pese a una recomendación contraria de la alcaldía de Río.

Coronavirus
Brasil
Jair Bolsonaro
Fútbol
PELEAS E INTENTOS DE SUICIDIO EN EL BARCO

Italia: autoridades realizan test de Covid 19 a los migrantes del Ocean Viking

Un médico italiano y un mediador cultural llegaron al buque de rescate para tratar de apaciguar los ánimos. Se examinó a los sobrevivientes por si pudieran tener coronavirus. Tras conocerse los resultados, serían trasladados a un barco de cuarentena en la costa de Sicilia.
Domingo 5 de julio de 2020

Ocean Viking, coronavirus, Italia, control de autoridades, Foto Twitter ONG SOS Mediterranée

Por estas horas, el Ocean Viking recibió la autorización para desembargar a sus 180 migrantes a bordo en Sicilia. El barco de rescate se encontraba en una situación crítica y había hecho una declaración de emergencia.

 

El mismo llevaba más de una semana sin ninguna indicación para poder desembarcar y algunos de los migrantes rescatados se han convertido en un peligro. Tres de ellos se han intentado suicidar e incluso habían estallado peleas.

Ocean Viking, coronavirus, Italia, control de autoridades, Foto Twitter ONG SOS Mediterranée  

Fue por eso que la ONG SOS Mediterranée manifestó temer por la seguridad de todos, según publicó en su cuenta de twitter donde también mostró cómo se están haciendo las pruebas a los migrantes rescatados:

 

 

"Nos encontramos con una gran angustia mental de estos migrantes que han conocido las terribles condiciones de vida en Libia, que ya se encuentran en un estado de gran, gran vulnerabilidad, y de gran fragilidad cuando suben al barco", señala Sophie Beau, Directora General de SOS Mediterranée.

 

Un médico italiano y un mediador cultural han llegado al buque de rescate para tratar de apaciguar los ánimos. El equipo esta examinando a los supervivientes por si pudieran tener coronavirus.El destino elegido finalmente ha sido Porto Empedocle. 

Italia
Coronavirus
Ocean Viking
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Bolivia: reportan cadáveres de víctimas de coronavirus en las calles por colapso del sistema funerario

Bolivia, según el recuento que realiza la universidad estadounidense Johns Hopkins, acumula hasta el momento 38.071 casos confirmados de coronavirus y 1.378 muertes.
Domingo 5 de julio de 2020

Coronavirus en Bolivia, REUTERSCoronavirus en Bolivia, REUTERS.

Mientras los contagios y muertes por el coronavirus siguen en ascenso en Bolivia, el colapso de los sistemas sanitario y funerario sigue exhibiendo situaciones dramáticas, como la decisión de una familia de cortar con el ataúd de un familiar una calle de Cochabamba, ante la falta de respuesta de los servicios para la inhumación del cuerpo.

 

Durante seis días los familiares de Roli Pinto Centeno, fallecido en su domicilio el domingo 28 de junio con síntomas de coronavirus aguardaron a que los servicios funerarios dieran respuesta a sus pedidos para retirar el cuerpo. Este sábado los familiares y otros vecinos de la avenida Simón López y Beijing, en Cochababmba, decidieron bloquear la calle con el féretro de esta persona.

 

“Estamos muy indignados, estamos muy asustados. El cuerpo está en descomposición. Sólo pedimos una cristiana sepultura”, dijo uno de los vecinos, citados por el diario local Página Siete.

 

Mientras, otras personas se encontraban alrededor del ataúd que estaba cubierto con plástico negro y ubicado sobre una carretilla de donde colgaba un letrero con la frase: “Q.E.P.D, siete días muerto por Covid”. Horas después, a las 11:00, una funeraria y autoridades recogieron el féretro.

Coronavirus en Bolivia, REUTERS 

Según Juan Carlos Orellana, presidente de la Asociación de Funerarias de Cochabamba, hay en estos momentos entre 20 y 30 cadáveres de víctimas de coronavirus, confirmadas o sospechosas, que permanecen en sus domicilios porque no encuentran un espacio en el horno crematorio y en el Cementerio General.

 

Además, varias familias se ven obligadas a mantener los cuerpos en sus casas porque deben esperar la verificación de los funcionarios de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y el Servicio Departamental de Salud (Sedes), quienes se encargan de emitir el certificado de defunción. Este documento es requerido por las funerarias para levantar un cuerpo, precisó Orellana al diario boliviano.

 

El titular de la asociación de funerarios agregó que en más de un caso las familias se ven obligadas a trasladar los cuerpos de sus muertos de las clínicas a sus casas, porque varios establecimientos privados de salud no tienen depósitos y dan entre seis y 12 horas para retirar los cadáveres.

 

Además del riesgo sanitario que implica tener en un domicilio un cuerpo en descomposición, las familias que enfrentan este problema son atacadas por sus vecinos, que exigen retirar los cuerpos por temor a la propagación del coronavirus.

Coronavirus en Bolivia, REUTERS 

Tras el corte de protesta con el féretro de Roli Pinto Centeno una funeraria llegó al lugar y trasladó el féretro a un ambiente alejado de la ciudad.

 

Ante esta situación y para no ser rebasadas, la alcaldía de Cochabamba informó que en el Cementerio General de esa ciudad se habilitan tres tipos de inhumación: en nicho, en fosa y por cremación de forma coordinada con el Sedes y el Ministerio de Salud.

 

El último fin de semana de junio, el cementerio de Cochabamba no operó por protestas del personal y las funerarias no tenían un sitio donde dejar los cuerpos. El administrador de una de las empresas fúnebres -que prefirió guardar su nombre en reserva- contó que no podían embalsamar los cadáveres, así que optaron por dejarlos en las casas previa descontaminación y aislamiento. “Lo que está haciendo nuestra empresa es brindar el aislamiento para que el cuerpo se quede en el domicilio hasta que sea derivado al cementerio. Dejamos los cadáveres en bolsas plásticas mortuorias que son impermeables y no permiten que se salgan líquidos ni olores”, contó.

 

Situaciones similares amagan con replicarse en La Paz y El Alto, donde las condiciones no son muy diferentes a las de Cochabamba.

 

Bolivia, según el recuento que realiza la universidad estadounidense Johns Hopkins, acumula hasta el momento 38.071 casos confirmados de coronavirus y 1.378 muertes.

Coronavirus
Bolivia
Cadáveres
Pandemia
Muertes