PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Coronavirus: la vacuna podría estar en tiempo récord en todo el mundo

En los laboratorios de todo el mundo hay optimismo de que esté lista en algún momento del próximo año, algo nunca antes visto en la historia de la ciencia
Viernes 22 de mayo de 2020

Vacuna, coronavirus, EEUULaboratorios trabajan para buscar la vacuna contra el Covid-19.

Como parte de un proyecto de investigación médica casi inigualable por su ambición y alcance, voluntarios de todo el mundo se están arremangando para recibir vacunas experimentales contra el coronavirus, solo unos meses después de que se identificara el virus.

 

Compañías como Inovio y Pfizer han comenzado a realizar las primeras pruebas en personas para determinar si sus vacunas son seguras. Los investigadores de la Universidad de Oxford en Inglaterra también están probando vacunas en seres humanos, y dicen que podrían tener una lista para su uso de emergencia posiblemente en septiembre.

 

El lunes, Moderna anunció alentadores resultados de una prueba de seguridad de su vacuna en ocho voluntarios. No hubo datos publicados, pero la noticia por sí sola hizo que las esperanzas se dispararan. Los estudios en animales también han hecho que crezcan las expectativas. Los investigadores del Centro Médico Beth Israel Deaconess publicaron el miércoles un estudio que muestra que un prototipo de vacuna protegió a los monos del contagio del virus.

 

Noticias relacionadas

Los hallazgos allanarán el camino para el desarrollo de una vacuna humana, afirmaron los investigadores. Ya se han asociado con Janssen, una división de Johnson & Johnson. En los laboratorios de todo el mundo, ahora hay un cauto optimismo de que una vacuna contra el coronavirus, y tal vez más de una, esté lista en algún momento del próximo año.

 

Los científicos están explorando más de un solo un enfoque para crear la vacuna: al menos cuatro. Es tan grande la urgencia que están combinando fases de prueba y acortando un proceso que normalmente lleva años, a veces incluso más de una década. El coronavirus mismo ha resultado ser una presa torpe, un patógeno estable con pocas probabilidades de mutar significativamente y esquivar una vacuna.

 

“Es un objetivo más fácil, lo cual es una noticia estupenda”, dijo Michael Farzan, virólogo de Scripps Research en Jupiter, Florida. Una vacuna efectiva será crucial para terminar con la pandemia, que ha enfermado a 4,7 millones de personas en todo el mundo y ha matado a 324.000 hasta el momento. La inmunidad generalizada permitiría que regresáramos a la vida sin distanciamiento social y cubrebocas.

 

“De lo que la gente no se da cuenta es que normalmente el desarrollo de una vacuna lleva muchos años, a veces décadas”, dijo Dan Barouch, virólogo del Centro Médico Beth Israel Deaconess, en Boston, que estuvo a cargo de los ensayos con monos. “Y, por lo tanto, tratar de comprimir todo el proceso de la vacuna en de 12 a 18 meses es realmente inaudito. Si eso sucede, será el programa de desarrollo de vacunas más rápido de la historia”.

 

La vacuna de Moderna se basa en una tecnología de ARNm relativamente nueva que lleva trozos de los genes del virus a las células humanas. El objetivo es que las células empiecen a fabricar una proteína viral que el sistema inmunitario reconozca como extraña. El cuerpo construiría defensas contra esa proteína, preparándose para atacar si el coronavirus invade.

 

Algunos fabricantes de vacunas, incluyendo a Inovio, están desarrollando vacunas basadas en las variaciones de ADN de este enfoque. Pero la tecnología usada por ambas compañías nunca ha producido una vacuna aprobada para uso clínico, y mucho menos una que pueda fabricarse en cantidades industriales. Moderna fue criticada por hacer predicciones optimistas, basadas en tan solo un puñado de pacientes, sin proporcionar ningún dato científico.

 

En los últimos años laboratorios han creado vacunas de vectores virales, incluyendo una de Johnson & Johnson en los Países Bajos. Pero satisfacer la demanda de la pandemia sería un enorme desafío. Los fabricantes tienen más experiencia en la producción masiva de vacunas inactivas, hechas con virus muertos, por lo que este tipo puede ser el más fácil de producir en grandes cantidades.

 

De cualquier manera, no puede haber una sola vacuna. Si eso ocurriera, la compañía que la fabricara no tendría ninguna posibilidad de satisfacer la demanda mundial. “La esperanza es que todas, en determinado nivel, sean eficaces, y eso es importante sobre todo porque necesitamos más de una”, sostuvo Emilio Emini, director del programa de vacunas de la Fundación Bill y Melinda Gates, que está proporcionando apoyo financiero a muchos proyectos de vacunas que compiten entre sí.

Coronavirus
Vacuna
Pandemia
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Coronavirus en el mundo: Ecuador supera los 5.000 muertos por coronavirus

El país sudamericano alcanzó 5.031 decesos tras reportar 48 nuevas muertes en las últimas 24 horas. Además del conteo oficial, hay 3.305 probables víctimas fatales.
Martes 14 de julio de 2020

Coronavirus, Ecuador, REUTERSCoronavirus en Ecuador, REUTERS.

Ecuador, uno de los países latinoamericanos más azotados por la pandemia, superó las 5.000 muertes desde que declaró el primer caso del nuevo coronavirus en su territorio el 29 de febrero, según cifras oficiales difundidas.

 

El país alcanzó los 5.031 fallecimientos tras reportar 48 nuevas muertes en las últimas 24 horas, de acuerdo con el informe diario, que también reportó 67.209 contagios en total. Además del conteo oficial, hay 3.305 probables víctimas fatales.

 

Con 17,5 millones de habitantes, Ecuador registra un índice de 29 fallecidos por cada 100.000 habitantes y ocupa el quinto lugar en la región en cifras de decesos, detrás de Brasil (70.398), México (34.191), Perú (11.500) y Chile (6.781), según la Universidad Johns Hopkins.

 

Como en varios países de la región, la cantidad de decesos se aceleró al crecer en 1.000 en un periodo menor a un mes, luego de llegar a 4.000 muertos el 17 de junio. El gobierno ecuatoriano extendió hasta mediados de agosto el estado de excepción que rige en el país desde marzo para frenar la expansión del virus.

 

La medida faculta al Ejecutivo a mantener restricciones, entre ellos el toque de queda de hasta 11 horas al día, la movilización de las Fuerzas Armadas y la suspensión de derechos, como la libertad de reunión.

Ecuador
Coronavirus
Contagio
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Un estudio revela que la inmunidad ante el coronavirus puede desaparecer al cabo de meses

Los pacientes que se recuperan del nuevo coronavirus SARS-CoV2 podrían perder su inmunidad al cabo de unos meses, afirma un estudio que realizó el King's College de Londres.
Martes 14 de julio de 2020

Coronavirus, laboratorio, medicamentos, Covid-19, REUTERSEstudios médicos sobre coronavirus, REUTERS.

Un equipo de investigadores del King’s College de Londres examinó los niveles de anticuerpos de más de 90 pacientes confirmados con el virus SARS-CoV-2 y su evolución en el tiempo. Los análisis sanguíneos mostraron que incluso los individuos con síntomas leves producían algún tipo de respuesta inmune al virus.

 

Del grupo estudiado, 60% de los pacientes dio una respuesta “potente” en las primeras semanas posteriores a la infección. Sin embargo, después de tres meses, solo 16,7% mantenía un nivel alto de anticuerpos neutralizadores de la COVID-19 y algunos de ellos ni siquiera tenían una cantidad detectable en la sangre.

 

Estas conclusiones, que todavía no fueron objeto de examen por parte de otros colegas científicos, fueron publicadas en el sitio Medrxiv. El estudio sugiere por lo tanto que no se puede dar por descontada la inmunidad -capaz de proteger el organismo contra nuevas infecciones- tras haber superado una primera vez la enfermedad. Este es el caso de otros virus como la gripe.

 

Expertos que no participaron en estos trabajos estimaron que estos resultados pueden influir en cómo los gobiernos preparan la nueva fase frente a la pandemia, incluida la fabricación de una vacuna. Este estudio “subraya la necesidad de comprender mejor cómo funciona la respuesta inmune protectora (a la COVID-19) para poder desarrollar una vacuna eficaz”, dijo Lawrence Young, profesor de oncología médica en la Universidad de Warwick del Reino Unido.

 

“Y es que si a la infección se responde con niveles de anticuerpos que disminuyen en dos o tres meses, la vacuna hará potencialmente lo mismo y una sola inyección no será quizás suficiente”, explicó por su parte la doctora Katie Doores, autora principal del estudio, al diario británico The Guardian.

 

El sistema inmune tiene múltiples formas de combatir el coronavirus, pero si los anticuerpos son la línea principal de defensa, los hallazgos sugieren que las personas podrían reinfectarse en ondas estacionales y que las vacunas pueden no protegerlos por mucho tiempo. Además, revelaron que los niveles de anticuerpos aumentaron más y duraron más en pacientes con casos graves. Esto puede deberse a que los pacientes tienen más virus y producen más anticuerpos para combatir la infección.

 

Hay otros cuatro tipos de coronavirus en circulación generalizada, que causan el resfriado común. “Una cosa que sabemos sobre estos coronavirus es que las personas pueden reinfectarse con bastante frecuencia”, aseguró el profesor Stuart Neil, coautor de la investigación. Y añadió: “Lo que debe significar que la inmunidad protectora que las personas generan no dura mucho tiempo. Parece que SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, podría estar cayendo en ese patrón también“.

 

Para el profesor Jonathan Heeney, virólogo de la Universidad de Cambridge, el estudio confirmó una creciente evidencia de que la inmunidad a COVID-19 es de corta duración. “Lo más importante es que pone otro clavo en el ataúd del peligroso concepto de inmunidad colectiva”, manifestó el especialista.

 

Y advirtió: “No puedo subrayar lo importante que es que el público entienda que infectarse con este virus no es algo bueno. Algunos de los ciudadanos, especialmente los jóvenes, se han vuelto un tanto arrogantes acerca de infectarse, pensando que contribuirían a la inmunidad colectiva. No solo se pondrán en riesgo, y a otros, al infectarse y perder la inmunidad, sino que incluso pueden exponerse a un mayor riesgo de enfermedad pulmonar más grave si se infectan nuevamente en los próximos años“.

 

Pero el profesor Arne Akbar, inmunólogo de UCL, asegura que los anticuerpos son solo una parte de la historia. “Hay evidencia creciente -admitió- de que las células T producidas para combatir los resfriados comunes también pueden proteger a las personas. Es posible que los pacientes que luchan contra el virus con células T no necesiten producir altos niveles de anticuerpos”.

 

“Esto ciertamente sugiere que no podemos estar seguros de que la infección natural será protectora para una proporción significativa de individuos, ni seguro de la duración de cualquier protección. Sin embargo, esperaríamos que la reinfección sea menos severa para cualquier individuo, ya que aún conservará la memoria inmune, lo que le permitirá responder más rápidamente”, aseveró el profesor Robin Shattock de la misma universidad.

Coronavirus
Ciencia
Pandemia