Alberto Fernández y Martín Guzmán, pago de deuda, NAAlberto Fernández y Martín Guzmán

Uno de los tres comités de bonistas está dispuesto a negociar este fin de semana con el Ministerio de Economía para cerrar un acuerdo que tiene un techo de 55 centavos por dólar.

 

El Grupo de Titulares de Bonos de Canje de Argentina busca que el ministro se siente a negociar ya mismo en torno de los bonos ya reestructurados en los canjes de 2005 y 2010.

 

Este comité, liderado por Monarch Capital, propuso tres bonos: 2033, 2040 y un cupón ligado al PBI, según la oferta que presentó el fin de semana pasado, con un valor de 58 centavos por dólar.

 

Noticias relacionadas

El comité de Monarch tiene unos 4000 millones de dólares en bonos Pares y Discount, surgidos de las renegociaciones llevadas adelante durante el kirchnerismo.

 

Su abogado es Dennis Hranitzky, ex asesor de Paul Singer en el litigio contra el gobierno de Cristina Kirchner que desembocó en un default en 2014.

 

Una fuente ligada al grupo dijo que por parte de los acreedores hay voluntad de cerrar un acuerdo este fin de semana si Economía opta por negociar y no lanzar una nueva oferta unilateral, como creen algunos bonistas.

 

Tal como se expresó BlackRock más temprano, los Exchange Bondholders también quieren que haya diálogo por parte del equipo económico, que, al parecer, ahora está concentrado en armar otra propuesta sin negociarla antes, pese a que el primer intento en este sentido cosechó un rechazo mayor al 80 por ciento.

 

En este sentido, creen que hay espacio para llegar a un punto intermedio, aplazando el pago del primer cupón o reduciendo el valor del cupón ligado al PBI que incluyeron en su oferta, que, a diferencia del que surgió del canje del 2005, tiene un techo para evitar que el deudor tenga que pagar demasiado.

 

La posibilidad que ofrecen es cerrar entre 52 y 55 a una tasa de salida del 10 por ciento, aunque todavía la cifra estaría lejos de los 40/45 que ofrecería Economía.

 

Los Exchange entienden que podrían cerrar primero con el resto de los bonistas y luego sumar a los que, a priori, adoptaron una postura más dura. Al respecto, consideran que si el Gobierno logra sumar al menos a uno de los dos grupos importantes que hay -el de Hans Humes tiene una importante repercusión pero menos poder de fuego- podrán cerrar un canje con un alto nivel de aceptación.