Coronavirus, PerúCoronavirus en Perú.

Perú fue uno de los primeros países de América Latina en poner a sus ciudadanos en cuarentena para intentar contener la propagación del coronavirus.

 

El 16 de marzo, el gobierno decretó un estado de emergencia sanitaria, cerró las fronteras del país, ordenó que la gente saliera solo para cosas imprescindibles como comprar alimentos y medicamentos, y decretó toques de queda en distintos horarios en todas las ciudades.

 

El presidente de Perú, Martín Vizcarra, anunció hoy que el estado de emergencia nacional se extenderá hasta el 30 de junio, con toque de queda entre las 21 y las 4 de la madrugada, aunque en ocho regiones será a partir de las 18, desde el próximo lunes.

 

Noticias relacionadas

En un pronunciamiento público, Vizcarra informó que el gobierno aprobó un decreto supremo titulado "Ciudadanía hacia una nueva convivencia social", según publica la agencia oficial Andina.

Perú, coronavirus 

El nuevo horario, dijo el mandatario en un pronunciamiento, regirá a nivel nacional con excepción de ocho regiones, donde será desde las 18.00 horas hasta las 4.00 horas.

 

Las regiones con más restricciones son Tumbes, Piura, Lambayeque, La Libertad, Loreto, Ucayali, Ica y tres provincias de la costa de Áncash: Santa, Casma y Huarmey, que tienen un nivel de contagios de coronavirus mayor que el resto del país, informó el mandatario.

 

Perú es el segundo país del conosur en cantidad de casos -detrás de Brasil-, con 108.769 casos y 3.148 decesos a causa de la enfermedad, según datos de la universidad estadounidense Johns Hopkins.

 

Perú es el segundo país de América Latina con más casos de covid-19 en términos absolutos después de Brasil, y el duodécimo a nivel mundial, según la Universidad Johns Hopkins, que monitorea el avance de la pandemia en el planeta.

 

Hasta este viernes, Perú registraba casi 112.000 casos de covid-19 y 3.244 fallecidos.

 

Pero de esas muertes, casi mil han ocurrido en los últimos ocho días, de acuerdo a datos del diario peruano El Comercio.

 

Varios expertos consideran que algunos problemas preexistentes de la economía y la sociedad peruana ayudan a entender por qué Perú todavía no contiene el brote.

Perú, coronavirus 

Informalidad

Muchos peruanos cumplieron con minimizar sus salidas fuera de casa. Pero las condiciones económicas y la obligación de tener que ir a lugares con aglomeración, entre otras circunstancias, impidieron que se cumpliera con el objetivo más importante de la lucha contra el nuevo coronavirus: maximizar la distancia social.

 

Logística para abastecerse

Una de las dificultades que explica esta necesidad de salir frecuentemente es el hecho de que solo el 21,9% de hogares pobres de Perú tiene refrigeradora, es decir, poco más de uno de cada cinco hogares pobres, según la última Encuesta Nacional de Hogares de Perú, de 2019.

 

Aglomeraciones en los mercados y bancos

Precisamente los mercados han sido identificados por el propio presidente Vizcarra como "los principales focos de contagio".

 

Una de las medidas fue el pago de un bono de 760 soles (unos US$222, en una o dos partes) para unos 6,8 millones de hogares vulnerables, pobres, pobres extremos y con trabajadores independientes.

 

Pero solo el 38,1% de los peruanos adultos tiene cuenta bancaria, según el último reporte de inclusión financiera de la Superintendencia de Banca y Seguros (SBS) de Perú, de junio de 2019.

 

Aunque el Ejecutivo ofreció opciones virtuales para recibir los bonos, muchos de los beneficiarios tuvieron que ir personalmente a los bancos a cobrarlos, y por lo tanto formar colas y aglomeraciones.

 

Hacinamiento en casa

Pero los peruanos no solo tuvieron que "salir" a lugares aglomerados. Según la Encuesta Nacional de Hogares de 2019, el 11,8% de hogares pobres de Perú ocupa viviendas hacinadas, lo que dificulta mantener la distancia social en casa.