ORGULLO NACIONAL

Fundación de médico argentino estudiará si el plasma de infectados por coronavirus reduce la enfermedad

Se trata de Fernando Polack, uno de los principales expertos del mundo en enfermedades virales respiratorias, que encabeza la Fundación Infant. La segunda etapa de la investigación es financiada por la Fundación Bill y Melinda Gates.
Domingo 24 de mayo de 2020

Fernando Polack, medico especialista en infecciones respiratoriasFernando Polack

El médico Fernando Polack, uno de los principales expertos del mundo en enfermedades virales respiratorias, encabeza la Fundación Infant, que desde 2003 a la actualidad realizó investigaciones por valores equivalentes a 1.800 millones de pesos para tratar de “solucionar problemas respiratorios de los chicos y las poblaciones vulnerables” en la Argentina.

 

En medio de la pandemia de coronavirus, la fundación conducida por Polack realizará con un equipo multidisciplinario de más de 70 personas un estudio a través del cual se tratará de determinar si el plasma de aquellos que padecieron coronavirus puede detener la progresión a neumonía grave de los que presenten mínimos síntomas de la enfermedad.

 

El estudio se realizará en principio en colaboración con el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires en las instalaciones de los hospitales públicos San Juan de Dios, Simplemente Evita, Doctor Carlos Bocalandro y Evita Pueblo. En tanto, en la Capital participarán el Hospital Militar Central, el Sanatorio de Los Arcos, CEMIC, la Obra Social de los empleados de Comercio (OSECAC) y el Sanatorio Finochietto. En los últimos días se sumó al proyecto también el Ministerio de Salud de la Ciudad de Buenos Aires.

 

Noticias relacionadas

Polack explicó la intención del estudio: “El plasma de convaleciente es el líquido de la sangre que tiene anticuerpos, que son defensas importantes contra el virus de los que ya tuvieron la enfermedad. Esto se estudiará como tratamiento para personas a las que se le detecta el virus de manera temprana para intentar evitar que empeore. Nosotros pensamos que la mejor estrategia es usar el plasma lo antes posible, cuando el paciente de edad avanzada presenta menos de dos días de síntomas inequívocos de coronavirus. Desde un punto de vista médico si se puede bloquear la progresión del virus, hay que intentarlo. Porque cuanto antes se frene, es mejor. Pero para saber si esta estrategia funciona o no, hay que testearla formalmente. No hay que caer en recomendar un tratamiento simplemente por opiniones, como ocurrió con la hidroxicloroquina. Y para eso encaramos este estudio”.

 

El estudio tiene dos partes. La primera, que es la que se inicia este lunes con la extracción de sangre de los infectados, y la administración del plasma a algunos de los participantes en el estudio. Otros recibirán placebo. A este tipo de procedimientos se los conoce como estudios “doble ciego”. Los pacientes que participan del estudio son asignados al azar a recibir placebo o plasma de convaleciente, ya que aún no se sabe si el tratamiento evaluado sirve o no sirve. Para llevar adelante el procedimiento hace falta una logística complicada. Se debe realizar una gran campaña de recolección de plasma, trasladar los pacientes con medidas de seguridad propias de la pandemia, controlar que las aplicaciones se hagan con el correspondiente cuidado y, además, realizar las determinaciones de PCR para coronavirus en menos de cinco horas (en general tardan alrededor de 24 horas) para que los pacientes reciban su tratamiento lo antes posible. El personal de hospitales, clínicas y obras sociales fue entrenado en las últimas semanas por gente de la Fundación Infant.

 

La fundación que dirige Polack puso gran parte de los fondos necesarios para hacer la primera parte del estudio, conseguidos mediante subsidios para investigación.

 

Sobre esta fase, Polack explica: “Convocaremos a participar del estudio a pacientes mayores de 65 años que tengan síntomas muy tempranos de coronavirus confirmado. Compararemos el tratamiento actual del coronavirus -que es básicamente controlar los síntomas- contra el tratamiento actual más el plasma de convaleciente”. El infectólogo lo deja muy claro: “La única manera de saber si esto funciona como forma de mitigar la enfermedad es evaluándolo. No sabemos si funciona pero debemos testearlo porque si lo hiciese será muy importante para implementar en la población”.

 

Luego de la fase de recolección del plasma y el monitoreo de los pacientes a los que se les aplicó el plasma de convalecientes y en el caso que se demuestre que funciona, la investigación entra en una segunda etapa cuyos costos superan el medio millón de dólares. Ese dinero fue aportado por la Fundación Bill y Melinda Gates que desde hace años -junto al Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos y el Molecular Research Council de Inglaterra- es uno de los principales aportantes que tiene la Fundación Infant para hacer investigaciones en Argentina.

 

Polack señala que esa segunda etapa consiste en “simplificar el plasma de convaleciente concentrándolo en una inmunoglobulina que permita una inyección intramuscular de 5 mililitros, en vez de una inyección endovenosa. La producción de inmoglobulina se hará en la Universidad Nacional de Córdoba que tiene un instituto de hemoderivados en perfectas condiciones de realizar esta tarea”.

Coronavirus
Médico
Salud
TRANSPORTE PÚBLICO

Coronavirus AMBA: aumentó 6% el uso del transporte público el fin de semana largo

El jueves 9, viernes 10, sábado 11 y domingo 12 de julio circularon en promedio 432.582 usuarios en transporte público en el AMBA.
Lunes 13 de julio de 2020

Colectivos, transporte público, transportes, NAColectivos, transporte público, transportes, NA

El uso del transporte público en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) aumentó este fin de semana largo un 6 por ciento en relación al mismo período de la semana anterior, pero igual está lejos de la circulación de pasajeros que había antes de que se decretara la cuarentena obligatoria para intentar frenar el avance del coronavirus.

 

El jueves 9, viernes 10, sábado 11 y domingo 12 de julio circularon en promedio 432.582 usuarios en transporte público en el AMBA.

 

El jueves 9 la circulación fue de 420.842 pasajeros; el viernes 10, 480.721; el sábado 11, 538.643; y el domingo 12, 290.123.

 

El promedio representa una reducción del 79 por ciento frente a un fin de semana previo al aislamiento social, preventivo y obligatorio, en el que circulaba un promedio de 2.073.569 pasajeros por fin de semana.

 

Asimismo, representa un aumento del 6 por ciento (25.635 usuarios más) frente a al promedio de circulación del fin de semana del 4 y 5 de julio.

 

También significa una reducción del 15 por ciento (77.095 usuarios menos) frente al promedio de circulación del fin de semana del 27 y 28 de junio, previo a la nueva etapa de aislamiento estricto que comenzó el 1 de julio, en un relevamiento realizado por SUBE.

 

El promedio de pasajeros el fin de semana largo pasado fue de 432.582; el del 4 y 5 de julio: 406.948; 27 y 28 de junio: 509.677; 13, 14 y 15 de junio: 521.743; 6 y 7 de junio: 508.778; 30 y 31 de mayo: 470.814; 23, 24 y 25 de mayo: 457.272; 16 y 17 de mayo: 540.294; 9 y 10 de mayo: 522.833; 1, 2 y 3 mayo: 429.14.

 

Desde el inicio del aislamiento social, preventivo y obligatorio, el movimiento dentro del Gran Buenos Aires superó el 50 por ciento.

 

Durante la segunda quincena de junio fue del 63 % dentro del Gran Buenos Aires; 19% dentro de la Ciudad; 14% desde la Provincia hacia la Ciudad; 3,6% desde CABA hacia PBA.

 

En tanto, en la primera quincena de junio fue del 65% dentro del Gran Buenos Aires; 18% dentro de la Ciudad; 13% desde la Provincia hacia la Ciudad; 3% desde CABA hacia PBA.

 

En la última semana de mayo fue del 68% dentro del Gran Buenos Aires; 19% dentro de la Ciudad; 11% desde la Provincia hacia la Ciudad; 2% desde CABA hacia PBA.

 

Entre abril y el aislamiento fue del 70% dentro de la Provincia de Buenos Aires; 18% dentro de la Ciudad; 10% desde la Ciudad hacia la Provincia; 2% desde la Ciudad hacia la Provincia.

 

Y entre marzo y previo al aislamiento fue del 57% dentro de Gran Buenos Aires; 26% dentro de la Ciudad de Buenos Aires; 14% desde Gran Buenos Aires hacia la Ciudad; 3% desde la Ciudad hacia la Provincia.

Transporte público
Coronavirus en Argentina
Coronavirus
Cuarentena
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Mascarilla: cuánto tiempo puedo llevar la misma y cuándo hay que desecharla

Su eficacia depende del material y del tipo que se utilice. Todo lo que tenés que saber.
Lunes 13 de julio de 2020

Mascarillas, coronavirus, saludMascarillas.

El tapaboca se ha transformado en un objeto de uso indispensable cuando debemos salir a la calle para comprar provisiones o ir a trabajar a raíz de la pandemia del coronavirus. Su uso es una de las maneras más eficaces de evitar el contagio junto al lavado de manos.

 

Una de las preguntas que más surgen con respecto a este objeto es la cantidad de tiempo que puede ser utilizado y que su uso siga siendo seguro y efectivo.

 

No todos los tapabocas son iguales, existen las mascarillas quirúrgicas que son recomendables para las personas enfermas, sintomáticas o asintomáticas, para que con ellas no puedan contagiar al resto de la población. También son aconsejables para los niños que hayan dado positivo.

 

El tiempo de uso efectivo depende del fabricante y pueden tener fecha de caducidad. Lo más aconsejable es que no se usa más de  cuatro horas y en caso de que se humedezca o deteriore por el uso, se deseche de inmediato.

Mascarillas, coronavirus, salud 

Estas mascarillas son las que usa personal sanitario, incluso antes de la pandemia del coronavirus y sirve para que los sanitarios, contagiados por covid-1, no puedan propagarlo. Este tipo de materiales no son reutilizables, por lo que no pueden limpiarse o desinfectarse. La protección que ofrecen las quirúrgicas es unidireccional y sirve como "barrera para minimizar la transmisión directa de agentes infecciosos entre la persona que la lleva y las personas que pueda tener alrededor".

 

Las mascarillas higiénicas son las que recomiendan que usen los más chicos sin síntomas. También son las que aconseja como medida complementaria, no sustitutiva, de las otras medidas de prevención frente al coronavirus. Estas cubren boca, nariz y barbilla y están provistas de un arnés que rodea la cabeza o se sujeta en las orejas.

Mascarillas, coronavirus, salud

La duración del uso dependerá de si son reutilizables o no. Esa información suele aparecer en la caja con una marca R es que son reutilizables y, por tanto, pueden lavarse y desinfectarse. Si son lavadas, deben ser secadas durante dos horas evitando ambientes contaminantes. En caso de que no sean reutilizables, deben descartarse después de un primer uso.

 

Las mascarillas higiénicas no se consideran un producto sanitario (PS) ni EPI y que solo sugieren su uso para personas que no tienen síntomas y ante la escasez de material. Aunque la apariencia entre las mascarillas quirúrgicas y las higiénicas puede ser similar o idéntica, la diferencia es que las higiénicas pueden ser de tela u otro material que filtre.

Mascarillas, coronavirus, salud 

En el caso de las mascarillas de alta eficacia las usan los profesionales porque sirven para crear una barrera entre un riesgo potencial y el usuario. Aunque también pueden estar recomendadas para grupos vulnerables, siempre por indicación médica. Su finalidad es proteger a la persona que la lleva puesta de las inhalaciones de partículas infecciosas y, por tanto, su protección es de fuera hacia dentro.

 

Las mascarillas duales funcionan como una quirúrgica y una autofiltrante, por lo que se considera como productos sanitario y EPI y su uso está indicado para personal sanitario que trate con personas infectadas.

 

Las autofiltrantes dependen de si en su marcado aparecen como reutilizables (R) o no reutilizables (NR), por lo que solo pueden ser usadas una vez o en "un turno de trabajo".

Coronavirus
Salud
Tapaboca