CEO de Latam, Roberto Alvo.CEO de Latam, Roberto Alvo.

LATAM Airlines Group SA y sus filiales en Chile, Perú, Colombia, Ecuador y los Estados Unidos comenzaron este martes un proceso voluntario de reorganización y reestructuración de deuda bajo la protección del Capítulo 11 de los Estados Unidos, con apoyo de las familias Cueto y Amaro, y Qatar Airways, dos de los mayores accionistas del grupo.

 

Las filiales de LATAM en Argentina, Brasil y Paraguay no están incluidos en esta solicitud, debido a que las disposiciones legales de Estados Unidos no tienen incidencia en la normativa argentina.

 

En conferencia virtual Roberto Alvo, CEO de Latam, remarcó que el grupo cuenta con “pasivo totales por u$s 10.000 millones, que se encuentran en Latam Holdings SA, la matriz, que tiene casi toda la deuda y está en Estados Unidos; sólo el 5% del pasivo está en el resto de las compañías del grupo”. Además, aclaró que estima que este proceso para “reformular y revitalizar la compañía en le financiero” puede “durar entre 12 y 18 meses”.

 

Noticias relacionadas

Tras ser consultado sobre la Argentina, filial no incluida dentro del capítulo 11, Alvo aclaró que la compañía tuvo “conversaciones con los distintos países, también con el Gobierno argentino". “Es una crisis sin precedentes en la industria, ninguna aérea puede sobrevivir sin ayuda. Elegimos cap 11 para solventar la operación del a compañía, hablamos con los distintos gobiernos y estamos a la espera de entender la posición del gobierno argentino para Latam”. “Evaluamos el impacto que la crisis tiene en el país. La situación económica de la Argentina es compleja y de la industria en particular es difícil. Llevamos operando desde 2005, estamos orgullosos de lo que hemos logrado, pero son momentos complejos y difíciles y tenemos que evaluar cómo sigue desarrollándose el virus y las conversaciones con el Gobierno para entender nuestro próximo paso, pero debo confesar que es una situación compleja”, dijo.

 

En la Argentina no es fácil la situación, pero estamos confiados en poder solucionarlo. No descarto que tengamos que tomar decisiones importantes en las próximas semanas, según como esto (virus y relación con el Gobierno) se vayan desarrollando”, destacó Alvo. Además, comentó que, si bien no pudo acordar con el sindicato una rebaja salarial, “tenemos mucho apoyo de mucha gente que trabaja en Latam, muchos aceptaron la reducción del salario, tenemos mucha gente comprometida con la empresa”.

 

En la Argentina, la ANAC (Administración Nacional de Aviación Civil) fijó el 1º de septiembre como día de reinicio de operaciones aerocomerciales, fecha rechazada por todas las aéreas privadas, que entienden como muy lejana y difícil de sobrellevar en lo económico, y aseguran que en otros países está previsto que puedan volver a levantar vuelo antes, entre junio y julio. Además, Latam, junto al resto de las aéreas que operan, vienen reclamando una serie de medidas de alivio para el sector, en el contexto del coronavirus. Pero, si bien la ANAC manifestó que están en estudio, aún no fue anunciada ninguna.

 

Alvo también expresó que el capítulo 11 de Estados Unidos le permite a la compañía seguir operando normalmente mientras dure el proceso, que todos los compromisos con clientes se mantendrán y que apunta a revitalizar a la compañía en lo financiero en el difícil contexto por el coronavirus, para “reformularse financieramente y protegerse”. “Nosotros solemos asociar que estos procesos son de bancarrota o liquidación de empresas, pero no es ese el proceso, sino de normalización de la compañía en lo financiero. Todas las líneas aéreas de Estados Unidos entraron al capítulo 11 en el pasado y salieron. Vamos a navegar este proceso con tranquilidad y salir de ella más fortalecidos”, dijo Alvo.

 

El CEO de Latam negó que se tengan a consideración más despidos, al menos por el momento. “Tuvimos que dejar ir algunas personas que trabajaban con nosotros, y lo hacían muy bien, porque la situación es difícil para toda la industria. Lo bueno del capítulo 11 es que nos permite reorganizarnos y readecuarnos de la mejor manera, pero no puedo prometer que no haya ajustes adicionales, en función de si hay demanda y si se eliminan las restricciones a volar. Pero queremos cuidar el trabajo de cada una de las personas lo máximo posible”, destacó.

 

Así mismo, comentó que Latam reiniciará vuelos en función de la demanda. “Tenemos que redimensionar la operación a la demanda que exista, pero también estaremos preparados para crecer rápidamente en caso de que haya cura o se recupere de modo más rápida.
Esperamos a fin de año estar al 50% de la operación normal; será paulatino. La industria no va a volver por un par de años a su tamaño original, vamos a acompañar al crecimiento de la demanda”, aclaró Alvo.

 

Aerolinea Latam, coronavirusVuelos de Latam.

 

El anuncio:
El martes temprano, Latam anunció su “reorganización para asegurar su sostenibilidad a largo plazo”, por el impacto sin precedentes generado por el covid-19 en la aviación mundial. Latam Airlines Group SA y sus filiales en Chile, Perú, Colombia, Ecuador y los Estados Unidos se acogieron “a una protección voluntaria bajo el proceso de reorganización financiera del Capítulo 11 de los Estados Unidos”, informó la empresa. Y aclaró que las filiales de Argentina, Brasil y Paraguay no estaban incluidas, ya que las disposiciones legales estadounidenses no tienen incidencia en la normativa argentina.

 

“Este proceso de reorganización le proporciona a Latam una oportunidad para trabajar con los acreedores del grupo, y otras partes interesadas, para reducir su deuda y obtener nuevas fuentes de financiamiento, dándole las herramientas para transformar al grupo acorde a esta nueva realidad”, destacó la compañía en un comunicado.

 

“El proceso de reorganización financiera del Capítulo 11 es un marco legal bajo el cual Latam y sus filiales podrán redimensionar sus operaciones y adecuarlas al nuevo entorno de demanda y reorganizar sus balances financieros, permitiéndoles resurgir como negocios más ágiles, resilientes y sostenibles”, aclaró.

 

“Latam entró a la crisis del covid-19 como un grupo de aerolíneas saludable y rentable, sin embargo, circunstancias excepcionales han generado un colapso de la demanda y no sólo han detenido a la aviación global y sus ingresos, sino que han cambiado a la industria hacia el futuro”, había comentado Alvo, en el comunicado. “Hemos implementado una serie de medidas difíciles para mitigar el impacto de esta disrupción sin precedentes a nivel de toda la industria. Pero, al final de cuentas, este camino representa la mejor opción para sentar las bases correctas para el futuro de nuestro grupo de aerolíneas. Tenemos la mirada puesta en un futuro post-covid-19 y estamos enfocados en transformar al grupo para adaptarlo a una nueva forma de volar, donde la salud y la seguridad de nuestros pasajeros y colaboradores son los objetivos primordiales”, destacó.

 

El grupo informó que se aseguró el apoyo financiero de sus accionistas, incluidos las familias Cueto y Amaro, que tienen una relación de larga data con el grupo, y de Qatar Airways, quienes inyectarán u$s 900 millones en financiamiento adicional bajo una estructura de deudor en posesión (DIP, Debtor in Possession). En la medida en que la ley lo permita, “el grupo está listo para dar la bienvenida a accionistas interesados en participar en este proceso para suministrar financiamiento adicional”, agregó. E informó que, al momento de la petición en Estados Unidos, el grupo tenía cerca de u$s 1.300 millones disponibles.

 

LATAM y sus filiales también están sosteniendo conversaciones con los gobiernos respectivos de Chile, Brasil, Colombia y Perú para buscar apoyo para acceder a financiamiento adicional, proteger empleos, en la medida que sea posible y minimizar la disrupción de sus operaciones.

 

El grupo confía en que este proceso logrará unir a las diversas partes interesadas, para así construir un nuevo LATAM que esté mejor posicionado para los desafíos de los próximos años.

 

“Ante la mayor crisis que se ha dado en la historia de la aviación, y habiendo analizado todas las alternativas disponibles para asegurar la sostenibilidad del grupo, el directorio ha aprobado este camino hacia el futuro. Así como nos hemos adaptado a nuevas realidades que han surgido en el pasado, confiamos en que Latam podrá ser exitoso en el contexto post-covid-19, continuar sirviendo a América latina y conectando a la región con el mundo,” dijo por su parte Ignacio Cueto, presidente del Directorio de Latam.

 

La empresa aclaró, además, que está comprometida en preservar la continuidad de su negocio mientras se reorganiza. Y aclaró que continuarán operando vuelos de pasajeros y carga, sujetos a la demanda de sus servicios y restricciones de viajes; se honrarán todos
los pasajes actuales y futuros, así como los vouchers de viaje, millas y beneficios de viajero frecuente y políticas de flexibilidad; los empleados del grupo seguirán recibiendo sus salarios y beneficios, según lo estipulan los términos de sus acuerdos laborales; los proveedores recibirán sus pagos en tiempo y en forma por todos los bienes y servicios entregados desde el 26 de mayo de 2020 en adelante y a lo largo de este proceso; las agencias de viajes y otros socios comerciales no se verán afectados ni tendrán disrupciones en su interacción con el grupo Latam.

 

En 2019, Latam y sus filiales lanzaron 26 rutas nuevas y transportaron un récord de 74 millones de pasajeros, 5,4 millones más que en 2018. Para 2020, tenía varios planes previstos, como renovar cabinas y fortalecer sus alianzas estratégicas para seguir conectando a América latina con el mundo.

 

Latam confía en que el proceso de reorganización bajo el Capítulo 11 es el mejor camino hacia el futuro para cumplir con los objetivos del grupo, mientras permite una administración de su flota y el manejo de su deuda, que en su mayoría se encuentra en los Estados Unidos. Cabe destacar que este proceso es completamente diferente al concepto de quiebra, bancarrota o liquidación. Latam se acoge a la protección especial de este proceso para pagar a sus empleados, cumplir con sus obligaciones, pagar a proveedores críticos y realizar cualquier otra operación habitual de su negocio, mientras el grupo trabaja con la Corte y sus acreedores para resolver su caso. El equipo gerencial del grupo seguirá liderando a Latam a través de este proceso de reorganización y transformación, bajo la protección del Capítulo 11”, se informó desde la compañía.