Coronavirus, Uruguay, pandemiaCoronavirus en Uruguay. Reuters.

El "oasis", la "excepción", el "ejemplo": así es como se menciona a Uruguay en diferentes medios de la región sudamericana debido a su exitosa estrategia contra el nuevo coronavirus, una que nunca incluyó cuarentenas obligatorias.

 

De hecho, dado que la tasa de contagios se mantuvo baja y el sistema de salud nunca llegó a verse comprometido, el país ya lleva semanas abriendo actividades, por ejemplo, con el paulatino regreso de las clases.

 

El caso de Uruguay contrasta y se destaca con el de otros países de América Latina, región que superó a Europa y EE.UU. en cantidad de casos diarios de covid-19.

 

Noticias relacionadas

El lunes pasado, la directora regional de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para las Américas y directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Etienne, aseguró: "Nuestra región se ha convertido en el epicentro de la pandemia de covid-19".

 

La expansión del coronavirus, manifestó, "sigue acelerándose" en países como Brasil, Perú, Chile, El Salvador, Guatemala y Nicaragua. Pero no ha sucedido esto en Uruguay.

 

Etienne "advirtió contra abrir muy rápido las actividades, pero daría la impresión que estas afirmaciones no aplican a Uruguay", dijo Giovanni Escalante, representante de la OPS/OMS en el país.

 

"En el caso uruguayo, el presidente (Luis Lacalle Pou) ha nominado un consejo asesor honorario con la finalidad de identificar la mejor evidencia disponible, recabar recomendaciones de más de 40 expertos e integrarlos en reportes destinados a que el gobierno tome decisiones informadas", explicó.

 

"Por tanto -siguió Escalante-, notamos que las medidas se están tomando con prudencia y están preparando y aplicando protocolos para una vuelta progresiva cautelosa a 'nueva normalidad'".

 

Según datos del gobierno, desde que se declaró la emergencia sanitaria el 13 de marzo hasta este jueves, se habían registrado 811 casos de la nueva enfermedad viral y confirmado 22 muertos.