EN ENTREVISTA

Sergio Moro sobre cancelación de su charla en la UBA: “Me hizo acordar a la época en la que se quemaban libros"

El ex ministro de Justicia de Brasil le apuntó a la grieta: “La excesiva polarización política dificulta los avances del diálogo”.
Sábado 30 de mayo de 2020

Sergio Moro, ex ministro de Justicia de BrasilMoro.

Luego de conocerse la noticia de la suspensión de la charla que el ex juez y ex ministro de Justicia de Brasil, Sergio Moro, iba a brindar en la Universidad de Buenos Aires, Moro se expresó en una entrevista y expresó “me hizo acordar a los tiempos en que se quemaban libros".

 

Moro habló en el canal LN+ y aseveró: "Hay mucha incomprensión y una mala interpretación de lo que realmente significaron las investigaciones contra los esquemas de corrupción y prácticas ilegales que impulsamos en el caso Lava Jato. Lo que sucedió me hizo acordar a los tiempos en que se quemaban libros".

 

El encuentro estaba pautado para el miércoles 10 de junio, e iba a ser moderado por Marcelo Gebhardt, vicedecano en Derecho. Según el afiche, la conferencia tenía el nombre "Combate contra la corrupción, democracia y estado de derecho", ya que Moro fue quien condenó por corrupción y lavado de dinero al ex mandatario brasileño Luis Inacio "Lula" da Silva.

 

Noticias relacionadas

“La excesiva polarización política dificulta los avances del diálogo y de la paz entre Brasil y la Argentina y eso no es positivo para la democracia", dijo.

 

"Entre ambos países hay más cosas en común que divergencias. No se puede resumir todo a cuestiones político-partidarias", señaló.

 

Por último criticó tanto al kirchnerismo como al Partido de los Trabajadores de Brasil, al afirmar que hicieron "un montaje con el lawfare para denunciar un plan para condenar a líderes de agrupaciones de izquierda y lo que existió es un gigantesco esquema de corrupción, que benefició a empresas privadas, como Petrobras". "Es muy fácil, cuando alguien no tiene defensa, inventar que es una persecución política", cerró.

Sergio Moro
UBA
Brasil
BOLETÍN OFICIAL

Daniel Scioli fue oficializado como embajador argentino en Brasil

Así quedó expreso en el Boletín Oficial el decreto 570/2020, firmado por el presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y del canciller Felipe Solá.
Lunes 29 de junio de 2020

Daniel Scioli, embajador de Brasil, Agencia NADaniel Scioli, NA.

El Poder Ejecutivo formalizó hoy la designación del ex gobernador bonaerense Daniel Scioli como embajador ante la República Federativa de Brasil.
  

Así quedó expreso en el Boletín Oficial el decreto 570/2020, firmado por el presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y del canciller Felipe Solá.
  

"Nómbrase en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto funcionario de la categoría 'A' Embajador Extraordinario y Plenipotenciario al señor Daniel Osvaldo Scioli I, de conformidad con lo establecido por el artículo 5° de la Ley del Servicio Exterior de la Nación N° 20.957″, dice la norma.
  

En ese marco, se destacó que el Senado ya dio acuerdo a la designación y que oportunamente el gobierno de Brasil concedió el plácet de estilo al ex gobernador y ex vicepresidente.
  

Scioli había sido designado como embajador hace varios meses pero todavía no había sido oficializado en el cargo, lo que le permitió participar en una sesión legislativa para dar quórum al oficialismo.

Daniel Scioli
Embajador
Boletín Oficial
Brasil
OPINIÓN

La situación sobre la desinvitación a Sergio Moro

Jorge Fontevecchia analizó la situación tras la cancelación de la conferencia del juez brasileño en la UBA. Repasá sus palabras en la nota.
Sábado 30 de mayo de 2020

Sergio Moro, REUTERSSergio Moro, REUTERS

Jorge Fontevecchia analizó la situación acerca de la desinvitación de Sergio Moro a su conferencia en la Facultad de Derecho de la UBA.

 

“Llevo bastantes años tratando de ayudar a reducir la enorme incomprensión que en Argentina se tiene sobre nuestro principal vecino. Me sentí más obligado aún con Brasil, país que considero mi segunda patria y donde viví en 1988 y 1995, desde que Fernando Henrique Cardoso fuera presidente de Brasil a fines del siglo pasado y me concediera la Orden de Rio Branco por ser ‘un importante agente de la amistad entre Brasil y la Argentina’ y contribuir ‘el intercambio cultural entre los dos países’. Pero no he teniendo mucho éxito en esa misión”, inició.

 

“Mi último fracaso encima afectó a una institución por la que tengo especial cariño más una deuda eterna por todo lo que gratuitamente me dio que es la Universidad de Buenos Aires y en este caso específico su Facultad de Derecho. Hago un poco de historia. En 2004, bien antes de que Sergio Moro fuera el juez del Lava Jato, que ni siquiera existiera el caso, ni tuviera uso la palabra lawfare, comenzó en Brasil otro famoso juicio de corrupción llamado el Mensalão equivalente en la Argentina a los sobresueldos de la época de Menem con la diferencia de que en Brasil fueron condenados 38 personas, entre ellos los presidentes y principales autoridades de cinco partidos políticos, tres ex ministros y 11 diputados”, aseguró.

 

“Ese juicio convirtió al presidente del Supremo Tribunal de Brasil, equivalente a nuestra Corte Suprema, en una celebridad nacional: por primera vez llegaba a esa jerarquía una persona de raza negra quien además había sido propuesto por Lula, votado él mismo por el PT y, sin embargo, terminó condenando al presidente y al tesorero del PT, además del Jefe de Gabinete de Lula de 2005. Fue a partir del juez Barbosa que en Brasil se comenzó a decir que eran más conocidos los nombres de los 11 integrantes del Supremo Tribunal que de los once de la selección de fútbol. Cuando en 2014 Joaquim Barbosa se jubiló (en Brasil los miembros de su Corte Suprema no son vitalicios) lo invité a venir a la Argentina y organizamos un acto en el aula magna de la Facultad de Derecho donde también estuvo presente el presidente de la Corte Suprema argentina de entonces, Ricardo Lorenzetti”, afirmó.

 Invitación a la conferencia de Sergio Moro en la UBA

“Con el mismo interés periodístico que había seguido el Mensalão, seguí el Lava Jato cuando surgió y tuve la posibilidad realizarle el reportaje al juez Sergio Moro en Curitiba mientras instruía la causa a comienzos de 2017. Tiempo después también tuve la oportunidad de moderar una conferencia conjunta del fiscal Antonio Di Pietro y Sergio Moro, en la que se comparó el Mani Pulite italiano con el Lava jato brasileño: vale aclarar que la tesis doctoral del joven Sergio Moro recién recibido de abogado cuando tenía 24 años fue casualmente sobre el Mani Pulite italiano, veinte años antes de que Lula fuese condenado”, aseveró.

 

“Mientras Moro fue ministro de Justicia de Brasil no tuve ningún contacto con él (los lectores de Perfil saben del menosprecio que expreso por Bolsonaro), pero tras la renuncia de Moro acusando al presidente de intentar "interferir políticamente" en la Policía Federal que investiga a dos de sus hijos, volví a tomar contacto con él casualmente para proponerle la conferencia en el Centro de Estudios sobre Transparencia y lucha contra la Corrupción de la Facultad de Derecho del que yo fui parte de su lanzamiento en mayo de 2017 exponiendo en la Facultad junto con el vicedecano Marcelo Gebhardt, al presidente del Centro Carlos Balbín, el consejero Ricardo Gil Lavedra, y la presidenta de Transparencia Internacional Delia Ferreira Rubio”, dijo.

 

“Me resultaba una parábola académicamente interesante la del juez Moro que, investigando a un ex presidente, contribuye a la llegada al poder de otro presidente de signo contrario. Y este presidente, Bolsonaro, para aprovechar su popularidad, lo nombró ministro de Justicia, pero termina siendo investigado por ese ministro de Justicia (de quien depende en Brasil la Policía Federal). Por eso hice de puente entre Moro y las autoridades de la Facultad de Derecho. Debo decir que no fue fácil convencer a Sergio Moro de hacer una entrevista para la Argentina en la Facultad de Derecho. Es la persona cuyo testimonio genera más interés en la opinión pública de Brasil, no da reportajes y solo declara ante las autoridades que llevan adelante la investigación sobre las acusaciones a Bolsonaro. Hoy siento vergüenza porque luego de haber sido formalmente invitado se lo haya desinvitado”, cerró.

Sergio Moro
UBA