BUSCADO DESDE MARZO

Cayó "Tartita" por un femicidio: preso otro hijo de "El Viejo" Cantero, fundador de Los Monos

Alexis Claudio S. era intensamente buscado desde el mes de marzo por el femicidiode Débora Fernández, a quien balearon en su casa.
Domingo 31 de mayo de 2020

Tartita, banda de Los Monos, narcos, detenido"Tartita", ya detenido.

Alexis Claudio “Tartita” S. es uno de los más de quince hijos que tiene Ariel Máximo “El Viejo” Cantero, fundador del clan que conformó la banda de Los Monos desde el barrio La Granada, en la zona sur de la ciudad de Rosario, y condenado a seis años de prisión por integrar una asociación ilícita. “Tartita”, de 20 años y anotado con el apellido de su mamá, era buscado desde hace dos meses por el crimen de Débora Natalia Fernández, una muchacha de 28 años a la que balearon en Colombres al 3000 el pasado 17 de marzo. En ese marco, la noche del viernes agentes de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) realizaron siete allanamientos ordenados por el fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Alejandro Ferlazzo en los que no sólo detuvieron al acusado sino que incautaron droga, más de 400 mil pesos en efectivo, un arma de fuego, municiones y un auto que vincula directamente al detenido con el hecho investigado. También fue detenida una joven que trató de escapar del acecho policial con una mochila cargada con drogas y quedó a disposición de la Justicia Federal.

 

“Hemos realizado siete allanamientos en distintos domicilios de la ciudad Rosario buscando al autor del crimen de Débora Fernández. Según la investigación, el sospechoso estaba viviendo en una casa de Solís al 3300 y allí lo encontramos”, expresó Maximiliano Bertolotti, jefe de la AIC, en diálogo con La Capital.

 

Datos muy precisos:
El funcionario del Ministerio de Seguridad contó que desde la fecha del crimen, “por trabajos de inteligencia, testigos reservados y el reconocimiento del auto en el cual se movía el acusado junto a uno o dos muchachos más al momento del asesinato, se pudo seguir la pista de ese vehículo y llegar a su ubicación”. En ese sentido, dijo que tras la localización del auto, un Volkswagen Gol rojo, se “realizaron tareas de observación en una vivienda de Solís al 3300 donde se suponía estaba la persona buscada”.

 

Noticias relacionadas

Así, la noche del viernes “Tartita” fue interceptado por los agentes de la AIC cuando salía de su casa. En el lugar se encontraron unas 90 dosis de cocaína fraccionada para su venta, un revólver calibre 38 que podría haber sido utilizado en el homicidio, un centenar de municiones calibre 9 milímetros, varios celulares, una balanza de precisión para el fraccionamiento de la droga y unos 200 mil pesos en efectivo. En el mismo domicilio fueron demoradas preventivamente Bárbara Yamila C., de 25 años; y Brenda Nicol P., de 17, quienes recuperaron la libertad porque “Tartita” se hizo cargo de todo lo hallado en el lugar.

 

Otro domicilio al que llegaron los agentes de la AIC está en la zona de Provincias Unidas y La Paz, donde reside la mamá de “Tartita”, María Rosa S. Los investigadores arribaron en el preciso momento en el cual Graciela P., supuestamente advertida por la madre del sospechoso de que iban a allanar la casa, trataba de irse cargando una mochila. Al ser requisada se le encontraron dos ladrillos de marihuana compactada y otros 200 mil pesos en efectivo.

 

Pero la sorpresa de los pesquisas se dio cuando en el allanamiento a la propiedad, ubicada en pasaje Bemporat al 6700, se toparon con un criadero de gallos de riña, uno de los pasatiempos que solía tener “El viejo” Cantero y donde se apiñaban unas cuarenta aves.

 

Ariel Juicio a Banda narco de Los Monos. NA.

 

Al respecto, vale recordar que en un allanamiento a la celda de la cárcel de Piñero donde purga su pena “El Viejo”, en junio de 2018, los agentes de la AIC habían encontrado dos gallos de riña similares a los observados el viernes. Entonces el jefe del penal declaró que seguramente la familia había ingresado huevos para comer pero que en realidad fueron para criar las aves. Mientras que los pesquisas sospechan que dentro del penal se realizaban peleas entre esos gallos al mejor postor.

 

Asimismo, en una casa de calle Rojas al 1600 (Cerrito al 7600), los investigadores lograron encontrar el Volkswagen Gol rojo dominio PDQ 897 en el cual “Tartita” se movilizó el día del crimen de Débora Fernández. Finalmente, en una finca de Venezuela y el viaducto Che Guevara, los pesquisas encontraron la llave de ese vehículo, un recibo de seguro automotor a nombre de “Tartita” por la cobertura del mismo auto y tres teléfonos celulares.

 

Familia de características complejas:
Aunque nadie sabe a ciencia cierta cuántos hijos tiene el fundador de Los Monos, en los últimos años tres de ellos cayeron presos. El más reconocido es el que lleva su mismo nombre, Ariel Máximo Cantero, aunque lo conocen como “Guille” o “Tarta” y ya fue condenado cinco veces: en 2014 le dieron dos años de encierro por portación de arma de guerra; en abril de 2018 recibió 22 años de cárcel como jefe de una asociación ilícita y la comisión de crímenes para vengar la muerte de su hermano, Claudio “Pájaro” Cantero; el 5 de diciembre del mismo año lo condenaron a 15 años de prisión por liderar una organización narco en el marco de la causa “Los Patrones”; el 24 de octubre de 2019 recibió diez años de cárcel por planificar desde atrás de las rejas un secuestro extorsivo; y la última fue el 12 de diciembre del año pasado cuando la Justicia Federal le aplicó 7 años por ser parte de una organización dedicada al narcotráfico.

 

El otro hijo directo de “El viejo” Cantero que está detenido e imputado es Ariel Maximiliano “Chanchón” Cantero, de 22 años. El muchacho cayó en septiembre de 2017 junto a dos muchachos en Magallanes al 3900 acusados de matar a Brian Chamorro, un joven de 19 años que recibió cinco balazos el 26 de julio de ese año luego de que le robaran su Yamaha YBR azul. Pero luego quedó despegado de la acusación. Sin embargo en septiembre del año pasado volvió tras las rejas por el asesinato del policía Cristian Ezequiel Ibarra, quien recibió varios disparos en la cabeza mientras estaba a bordo de su Peugeot 306 el 22 de julio del año pasado en Larralde y Deán Funes, en el barrio Godoy.

 

El final de Débora:
Ahora el que cayó fue “Tartita”, a quien le imputarán el homicidio de Débora Natalia Fernández, una mujer de 28 años que la tarde del 16 de marzo pasado estaba en su casa de Colombres al 3000, en la zona oeste de la ciudad, cuando hasta el lugar arribó un auto en el cual iban al menos tres jóvenes. Uno de ellos bajó del vehículo y llamó a la chica por su nombre.

 

Débora salió mientras varios de sus familiares hacían la sobremesa. Entonces, atónitos, escucharon una andanada de balazos. Dos proyectiles alcanzaron a la mujer, uno en el tórax y otro en un omóplato, por lo que cayó pesadamente a la vereda. Al mismo tiempo en que el agresor huía, sus familiares cargaron a Débora en un vehículo y la trasladaron hasta la guardia del Policlínico San Martín, ubicado en Chubut al 7100, pero la gravedad de las heridas obligó al personal médico a disponer su traslado al Hospital de Emergencias, donde falleció poco más tarde.

 

La investigación quedó en manos del fiscal de la Unidad de Homicidios Dolosos Ademar Bianchini mientras que los agentes de la Agencia de Investigación Criminal levantaban del lugar del ataque siete vainas servidas de grueso calibre.

 

En cuanto al móvil del crimen de Débora, una primera versión deslizó la posibilidad de que estuviera relacionado con algún problema que su hermano, recluido en la cárcel de Piñero, haya tenido dentro del penal con allegados a Los Monos, cuyo jefe histórico es padre del ahora apresado.

Banda Los Monos
Femicidio
Detenido
Rosario
CASO ABERRANTE

Murió la anciana atacada a martillazos en la cabeza en un robo

Sucedió en el partido bonaerense de Merlo. La mujer de 78 años se encontraba internada en estado de coma y conectada a respirador desde el 24 de junio. Por el asesinato, cayó un detenido.
Jueves 2 de julio de 2020

Anciana asesinada a martillazos en MerloLa mujer asesinada en Merlo.

Una mujer, de 78 años de edad, que había sido golpeada duramente a martillazos en el rostro y la cabeza por un delincuente que entró a robar a su casa del partido bonaerense de Merlo el miércoles pasado, falleció este miércoles por las heridas recibidas luego de permanecer internada en una clínica desde el día del hecho, informaron fuentes judiciales.

 

Era Lucinda Palavecino, quien murió en las primeras horas de la tarde en el sanatorio San Juan Bautista de dicho partido del oeste del Gran Buenos Aires, donde desde el pasado de 24 de junio permaneció internada en coma y conectada a un respirador artificial como consecuencia de una fractura de cráneo.

 

Voceros judiciales manifestaron que por el fallecimiento de la anciana, el fiscal Sergio Dileo, a cargo de la investigación y titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 6 del Departamento Judicial de Morón, cambiará la calificación legal de la causa a “robo simple en concurso real con homicidio criminis causa”, delito que prevé la pena de prisión perpetua.

 

Por el crimen, cayó detenido un hombre identificado por la Justicia como Diego Hernán Herrera, quien tenía antecedentes por delitos contra la propiedad y luego de ser aprehendido se había ordenado su detención por otra causa en la cual se lo acusa por abuso sexual sin acceso carnal de una menor durante un robo.

 

Herrera, quien se negó a declarar el jueves pasado, va a volver a ser indagado por Dileo la semana que viene, una vez que el fiscal cuente con el informe preliminar de la autopsia y el resultado del peritaje de un martillo secuestrado en la escena del crimen, con el que se cree que el imputado golpeó a la anciana.

 

El episodio tuvo lugar el miércoles de la semana pasada alrededor de las 23 en una vivienda ubicada en la calle Malvinas al 500 de la localidad bonaerense de Libertad, en dicho partido del oeste del Gran Buenos Aires, donde residía la anciana.

 

Fuentes judiciales informaron que en momentos en que la anciana salió a la vereda, fue sorprendida por un delincuente, que la golpeó y la obligó a ingresar dentro de la propiedad, con fines de robo, circunstancia que fue advertida por un vecino de Palavecino que regresaba a su domicilio.

 

Una vez adentro de la casa, la anciana empezó a gritar, por lo que el asaltante la golpeó fuertemente en el rostro y la cabeza, aparentemente con un martillo.

 

Entre tanto, afuera de la casa comenzaron a juntarse vecinos y familiares de Palavecino enterados de la entradera, informaron fuentes judiciales.

 

Ante esta situación, el ladrón se asomó por una ventana y afirmó ser sobrino de la anciana, lo que fue desmentido por uno de los vecinos, que conocía personalmente al verdadero familiar.

 

Por esto, las personas entraron a la vivienda y el ladrón intentó escaparse por el fondo de la propiedad, pero finalmente fue capturado, añadieron los informantes.

 

Luego de ser atrapado por vecinos Herrera fue trasladado a la comisaría 4ta. de Merlo, mientras que en la propiedad los peritos secuestraron un martillo con el que se cree que golpeó a la víctima.

Femicidio
Mujer asesinada
Anciana
Merlo
BUSCAN A DOS HOMBRES

Femicidio en General Rodríguez: intentaron violarla, la mataron a golpes y descartaron su cuerpo

Los presuntos femicidas serían dos parientes de la víctima. Además, atacaron a la hija, que tiene 15 años.
Martes 30 de junio de 2020

Crimen en General Rodríguez, femicidioLugar donde fue encontrado el cuerpo.

Una mujer fue encontrada asesinada a golpes dentro de una vivienda en construcción. Con el correr de las horas se conocieron detalles del escalofriante femicidio en General Rodríguez.

 

Las autoridades lograron determinar que la víctima tenía 45 años, de nacionalidad peruana y que las causas de su deceso se deben a los golpes que recibió por resistir cuando intentaron violarla. Por el hecho buscan a dos sujetos que serían familiares de la víctima, quienes además habrían tratado de abusar sexualmente a una de las hijas de ella.

 

La fallecida era Doris María Espinosa y fue encontrada en la noche del sábado pasado por los integrantes del Comando Patrulla (C.P.) de General Rodríguez, en una casa en construcción, en la esquina de El Criollo y Laguna Rosario, en el oeste del conurbano provincial.

 

La investigación reveló un dato más indignante: los sospechosos, luego de asesinar a Espiona, fueron a su casa y atacaron a la hija, una adolescente de 15 años.

 

La joven logró escapar y realizó la denuncia en la comisaría de Las Malvinas (2ª de General Rodríguez).

Femicidio
General Rodríguez
Asesinato