EL PAÍS QUE VIENE

De Mendiguren: "La verdadera brecha es entre lo que somos y lo que podemos ser"

La pandemia de coronavirus encontró a Argentina con puntos fuertes y otros débiles. El desafío pasa por elaborar nuestro propio proyecto para el desarrollo.
Lunes 1 de junio de 2020

José Ignacio de Mendiguren, NAJosé Ignacio de Mendiguren. NA.

José Ignacio de Mendiguren, abogado, industrial y político argentino, que ejerció como presidente de la Unión Industrial Argentina y como Ministro de Producción de la República Argentina entre 2002 y 2003; hizo un pormenorizado análisis para Clarín de lo que espera a la Argentina en la era de la post pandemia de coronavirus.

 

Escribió de Mendiguren: "Argentina discute brechas sin saber qué hacer con ellas. Está la brecha financiera, que divide tipos de cambio; la brecha social, que ha separado a nuestra sociedad según el nivel de vida; o la brecha política, que nos sumerge en debates estériles entre opuestos que no siempre son tales.

 

Pero hay una brecha que omitimos discutir sistemáticamente: la que separa lo que somos de lo que podemos ser; nuestra realidad de nuestro potencial. Hablamos todo el tiempo sobre el potencial argentino, sobre nuestra riqueza de recursos, tanto naturales como humanos. Sin embargo, las brechas de las que nos ocupamos surgen de nuestra incapacidad de resolver la brecha original.

 

Noticias relacionadas

El proyecto del gobierno de crear un Consejo Económico y Social es el primer paso para actuar sobre los problemas de fondo que nos impiden avanzar. Nuestro país necesita recuperar grandeza en los objetivos que nos ponemos los dirigentes y que le planteamos a la sociedad, y buscar los consensos sobre metas concretas. ¿Cómo hacemos para duplicar nuestro PBI en la próxima década? ¿Qué tenemos que venderle y qué comprarle al mundo? ¿Dónde vamos a poner el foco de nuestro esfuerzo?

 

Esto es todavía más importante en un momento en el que el mundo se ha quedado sin hoja de ruta para encarar la crisis que genera la pandemia. La globalización y las instituciones que decían conducirla están en retirada, la economía mundial tendrá su mayor caída desde la Gran Depresión de 1929 y cada país va a tener que defender con uñas y dientes sus intereses y la calidad de vida de sus ciudadanos.

 

Suturar la brecha entre lo que somos y lo que podemos ser requiere definir con claridad lo que queremos ser. La visión tiene que ser nuestra y no un simple reflejo de lo que los otros quieren que seamos. El mundo pretende que Argentina sea la silobolsa del mundo, para actualizar la imagen con la que se nos catalogó en el Siglo XIX. Aquel granero podía ser suficiente para sostener la vida de los 4.000.000 que éramos en 1895, pero esta silobolsa no alcanza para los 44.000.000 que somos hoy.

 

Hace casi una década que Argentina no crece y en los últimos cuatro años nuestra caída fue meteórica, aún antes de la pandemia. La cuenta es simple: entre 2011 y 2019 nos reprimarizamos, nuestras ventas al resto del mundo cayeron 19% y por ende también cayó nuestra participación en el comercio mundial. Por falta de dólares nuestro PBI per cápita se achicó 11%. En la cuenta contra-fáctica se esconde la brecha: si hubiésemos logrado apenas mantener en estos años el ritmo de crecimiento de nuestra participación en el comercio mundial que logramos en 2002-2011, el país habría contado con un flujo de dólares suficiente para financiar un proceso de crecimiento sostenido a razón del 1,7% anual promedio en los últimos 8 años. Y nuestro PBI per cápita habría crecido 5%. La brecha puesta en números: 16 puntos de PBI por habitante de diferencia.

 

Esa es la única brecha que tenemos que atacar desde la política pública en los próximos años, de una vez por todas y entre todos. Tenemos un solo enemigo: el subdesarrollo; y nuestros únicos adversarios son quienes lucran con él. Desde que el mundo es mundo, pero más aún en el mundo que viene, va a haber una lucha geopolítica en torno a quién y dónde se agrega el valor que genera la riqueza que permite a las sociedades vivir mejor. En la microeconomía, la brecha es la que existe entre exportar trigo por US$ 190 por tonelada o pastas por US$ 1.600 por tonelada (ocho veces de diferencia). O entre exportar petróleo crudo a US$ 380 la tonelada o hacer autopartes de plástico a US$ 6.000 la tonelada, más de 16 veces el valor original. Nuestro objetivo en el Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) que presido es justamente ayudar como banca de desarrollo a suturar esa brecha.

 

La pandemia de coronavirus encontró a Argentina con fortalezas y debilidades. Entre las últimas, una recesión de más de dos años y un fuerte endeudamiento especulativo impulsado de manera irresponsable que nos llevó a la insolvencia. Pero entre los activos, nuestro país enfrenta la crisis con un liderazgo político renovado, que definió de manera clara que la salida a la crisis será en alianza con la producción y el trabajo, y está dispuesto a recuperar la gobernabilidad de nuestra economía y, con ella, nuestra capacidad de transformación. A partir de ahí, resta lo más fácil – y también lo más difícil: elaborar nuestro propio proyecto de desarrollo."

José Ignacio de Mendiguren
Coronavirus en Argentina
Coronavirus
Economía argentina
DATOS OFICIALES

Según el Indec, la construcción cayó 48,6% y la industria 26,4% anual en mayo

La fabricación de autos se derrumbó casi 75%., debido a la aplicación plena de las medidas de aislamiento para combatir el Covid-19.
Martes 7 de julio de 2020

Industria argentina, economía argentina, coronavirusIndustria argentina. 

La producción industrial registró en mayo una brusca caída del 26,4% en comparación con igual período de 2019, por impacto de la pandemia, informó esta tarde el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).
  

Según el organismo, el índice de producción industrial manufacturero (IPI manufacturero) acumuló en los primeros cinco meses una disminución del 16,3% con relación al mismo período del año pasado.
  

Sin embargo, en mayo de 2020, el índice de la serie desestacionalizada muestra una variación positiva de 9,0% respecto al mes anterior.
  

En la comparación interanual, el sector automotriz tuvo en mayo una caída del 73,8% y resultó uno de los más castigados junto con la producción de prendas de vestir y calzado, con una merma del 67,9%.

Industria argentina, datos del INDECIndustria, datos INDEC.   

El sector de Alimentos y Bebidas registró en el quinto mes del año una caída del 5,4% en comparación con mayo del año pasado, indicó el organismo encargado de las estadísticas.

 

La actividad de la construcción experimentó en mayo una caída del 48,6% respecto de igual mes del año pasado, informó esta tarde el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).
  

En en acumulado entre enero y mayo, la construcción verificó una caída del 42,2% contra igual período de 2019, siempre según las cifras oficiales.
  

La caída registrada en mayo en la medición interanual fue inferior al 76,2% de baja de abril y parecida al 47,1% de marzo, de acuerdo con el INDEC.
  

El índice de la serie desestacionalizada muestra en mayo una variación positiva de 99,9% respecto del mes anterior, un período en el que por la pandemia casi no hubo actividad.
  

"Cabe señalar que en mayo el índice de la serie desestacionalizada recuperó parte de la retracción acumulada en el período marzo-abril", explicó el organismo.
  

Agregó que "este índice se ubicaba en abril en un nivel 67% inferior al de febrero –antes del comienzo de la emergencia sanitaria–, y en mayo recuperó aproximadamente la mitad de dicha caída, por lo que se ubicó en un nivel 34% inferior al de febrero".

Construcción
Industria argentina
INDEC
Economía argentina
ANUNCIO OFICIAL

Moratoria impositiva: incluirán deudas hasta el 30 de junio y plazo de hasta 120 cuotas

Durante el anuncio que encabezó junto a la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, Kulfas afirmó que han "considerado la necesidad de ampliar esta moratoria porque el daño (de la pandemia del coronavirus) es muy importante en muchos sector".
Martes 7 de julio de 2020

Kulfas y Marcó del Pont explicarán los alcances del proyecto de moratoriaKulfas y Marcó del Pont explicarán los alcances del proyecto de moratoria.

El Gobierno envió hoy al Congreso el proyecto de ley de ampliación de la moratoria para "empresas de todo tipo de tamaño y sector", que permitirá incluir deudas vencidas hasta el 30 de junio último y estará vigente hasta el próximo 31 de octubre.
  

"Venimos a anunciar el envío al Parlamento de un proyecto de ley que planteará una nueva moratoria de obligaciones impositivas y previsionales para empresas de todo tipo de tamaño y sector", dijo el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en un mensaje grabado desde la sala de conferencias de Casa Rosada.
  

Durante el anuncio que encabezó junto a la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, Kulfas afirmó que han "considerado la necesidad de ampliar esta moratoria porque el daño (de la pandemia del coronavirus) es muy importante en muchos sector".
  

Entre las principales características, amplía el universo de contribuyentes que pueden adherirse a la moratoria vigente a todas las personas jurídicas y humanas, pudiendo regularizar sus deudas los contribuyentes que no podían acceder en los términos de la Ley de Solidaridad Social y Reactivación Productiva.

La primera cuota vencerá el próximo 16 de noviembre próximo y "dependiendo del tamaño de las empresas e individuos que se adhieran podrán regularizar sus deudas en hasta 96 ó 120 cuotas para las obligaciones tributarias y aduaneras".

 

"Los plazos serán de hasta 48 o 60 cuotas para las obligaciones correspondientes a los recursos de la seguridad social", detalló Presidencia en un comunicado.
  

Los deudores podrán acceder a la condonación parcial de intereses y total de multas y "la tasa de interés fija del 2% mensual hasta enero de 2021 y, a partir de ese momento, una tasa variable en pesos (se reformularán los planes ya ingresados a la moratoria para que esa sea la tasa)".
  

Se permite "utilizar todas las devoluciones aprobadas y pendientes de pago que el contribuyente tenga a favor en AFIP para compensar la deuda (sólo pueden utilizarse aquellos saldos existentes antes de la aprobación de la ley y no puedan utilizarse saldos técnicos para compensar)".
  

También establece "condiciones para las empresas de mayor tamaño y durante 24 meses no podrán distribuir dividendos, realizar operaciones con títulos para eludir la normativa cambiaria ni acceder al mercado cambiario para realizar pagos a entidades vinculadas".
  

En ese marco, el ministro de Desarrollo Productivo resaltó que el envío de este proyecto tiene como objetivo que "las empresas puedan salir de esta crisis con una menor carga, para que cuando termine esta pandemia estén reestructuradas sus deudas y así crecer de manera sólida, con una economía en crecimiento a través del trabajo de todos los argentinos".
  

Marcó del Pont destacó que "los problemas que arrastraban las las empresas, los comercios y las familias se extendieron a todo el entramado productivo con la irrupción del COVID-19".
  

"Lo único que queda afuera de esta moratoria serían los aportes a las obras sociales y a las ART, pero esto se extrapola a todo el universo de contribuyentes y actores sociales y productivos de la Argentina", explicó.
  

Asimismo, precisó que el objetivo es "extender a todos los contribuyentes el alcance de la moratoria de la Ley de Solidaridad y Reactivación que estaba focalizada en el sector que acumulaba mayor cantidad de deuda y condicionantes en materia de financiamiento".
  

El anuncio fue realizado, a través de un mensaje grabado desde Casa Rosada, luego de una nueva reunión de gabinete económico encabezada por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero junto a los ministros los ministros Martín Guzmán (Economía), Claudio Moroni (Trabajo) y Matías Kulfas( Desarrollo Productivo).
  

También participaron los titulares del Banco Central, Miguel Pesce; de AFIP, Mercedes Marcó del Pont; y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco.

Moratoria
Economía argentina
Gobierno