Marcha de Ni una menosMarcha de Ni una menos

Durante estos días de cuarentena en el país se desató una verdadera pandemia de género.

 

Durante la cuarentena obligatoria ocurrieron 55, y en lo que va del año, 135 mujeres fueron asesinadas por violencia machista.

 

Según una investigación realizada por la ONG La Casa del Encuentro, el 71% de los crímenes se realizaron en la casa de la víctima. Por esa razón el organismo sostiene que “la violencia de género aumenta en la convivencia obligada, siendo la vivienda el lugar más inseguro”.

 

Noticias relacionadas

Ellas fueron apuñaladas, quemadas, golpeadas, desmembradas, degolladas. y en muchos casos, sus pequeños hijos fueron, o víctimas, o testigos aterrados de la masacre. Algunos ejemplos bastan para comprender la situación.

 

Jésica Minaglia fue asesinada en su hogar el 14 de abril pasado. El criminal fue su ex pareja Pablo Núñez, un cabo de la policía de Santa Cruz. La golpeó en la cabeza con un martillo hasta quitarle la vida, según entendió la Justicia. Después simuló que la había encontrado tirada y por eso dio aviso a la Policía.

María Esperanza Fernández también fue asesinada en su casa de San Pedro. Su hija la encontró muerta envuelta en una frazada sobre la cama. El femicida fue detenido luego de pasar seis días prófugo.

 

Natalia Coronel es otro de los casos. La mujer fue atacada en Tucumán por su pareja que la dejó agonizando en el fondo de la vivienda.

 

Julieta Riera tenía 24 años, cuando su pareja, Jorge Julián Christe, de 31 años, la lanzó desde un octavo piso del departamento que compartían en la ciudad de Paraná.

 

Patricia Frete, una psicóloga de 47 años fue degollada en su propia casa por su ex pareja, Miguel Massolo, quien intentó suicidarse después de herir a la hija de la mujer, que también fue herida y ya está fuera de peligro. El presunto asesino está detenido.

 

Sandra Benítez, de 52 años, que vivía en la localidad bonaerense de Campana, fue apuñalada y falleció en el hospital. El principal sospechoso es su esposo Gustavo Di Matteo, de 50 años, quien tras el ataque escapó en un auto, pero fue detenido.

 

Romina Roda, de 23 años, y madre de 3 hijos fue asesinada en Entre Ríos. El femicida, Jonathan Eduardo Rivero, se presentó en el hogar de Romina alrededor de las 8:30 horas de la mañana y la apuñaló delante de su hija de dos años. Después escapó del lugar, fue a la casa de un sargento de la policía y se entregó.

 

En Catamarca, Brenda Gordillo, de 24 años fue golpeada y arrojada por una escalera. el asesino fue su novio Naim Vera, de 19. Después de morir por el impacto de la caída, quemó su cuerpo en una parrilla y lo descuartizó. finalmente, lo descartó, como si fuese basura, en un contenedor ubicado a metros de su vivienda y a la vera de la ruta provincial 4, a la altura de la quebrada del río "El Tala". Luego, contó a un amigo y a sus padres lo que había hecho. Fueron sus padres quienes resolvieron llevarlo a la brigada de investigaciones de Catamarca, acompañado de un abogado. allí, confesó y quedó detenido.

 

Sabrina Vanesa Ovalle fue asesinada a puñaladas por su ex pareja, César Díaz, quien, tras la agresión, se autolesionó, fue reducido por vecinos y terminó detenido e internado. Ocurrió en la casa donde vivía la mujer, en Cuyo 835, de Ituzaingó. Sobre el femicida pesaba una orden de restricción de acercamiento, que en los hechos no se cumplía.

 

Florencia Coria fue rociada y prendida fuego por su ex pareja, Cristian Cabrera con quien tenían una hija de 3 años. El ataque se produjo en su casa de villa constitución. la joven quedó internada con el 90% del cuerpo quemado, hasta que falleció, después de una dolorosa agonía. El femicida había sido puesto en prisión domiciliaria. cuando fueron a su casa a notificarle del deceso y del correspondiente cambio de carátula de la causa, Cabrera abrió la puerta y se escapó. fue recapturado al día siguiente.

 

“Es responsabilidad del estado garantizar que las políticas públicas implementadas en este contexto de excepción cuenten con perspectiva de género y atiendan la problemática de la violencia y las desigualdades que azotan a las mujeres”, destacaron en un comunicado desde la Casa del Encuentro. También advirtieron que en este período de cuarentena “la violencia de género está recrudecida”.

 

El breve repaso, de tan solo quince casos, hablan por si solo.