EL PAÍS ANTE LA PANDEMIA

Coronavirus en Argentina: las controversias de la estricta cuarentena, más larga que la de Wuhan

El aislamiento obligatorio, que volvió a extenderse este jueves, tiene varias controversias que analizamos en la nota. Conocé todos los detalles.
Viernes 5 de junio de 2020

Cuarentena de coronavirus en ArgentinaCoronavirus en Argentina

En enero pasado, los argentinos miraban atónitos los reportes desde Wuhan, China, donde millones de personas vivían un estricto confinamiento que buscaba evitar la transmisión de un nuevo tipo de coronavirus.

 

Seguramente pocos imaginaron que dos meses más tarde su propio país viviría una cuarentena similar, que incluso sería más extensa que la de Wuhan.

 

Argentina ya alcanzó los 77 días de encierro obligatorio, uno más que la ciudad china donde comenzó el brote, y el gobierno anunció que la medida se extenderá al menos hasta el 28 de junio, es decir, hasta alcanzar un total de 100 días.

 

Noticias relacionadas

Los expertos coinciden en que el "aislamiento social, preventivo y obligatorio" decretado por el presidente Alberto Fernández el 20 de marzo ha servido para contener la pandemia.

 

En BBC Mundo te contamos cuáles son las cinco principales controversias en torno a la larga cuarentena argentina.

 

1. Salud vs pobreza

 

Muchos gobiernos alrededor del mundo han intentado balancear el cuidado de la salud de la población con la necesidad de mantener activa la economía. Pero para el gobierno argentino nunca existió ese dilema.

 

"Una economía que cae siempre se levanta, pero una vida que termina no la levantamos más", ha repetido el presidente Fernández, defendiendo la estricta cuarentena que ordenó.

 

Sin embargo, algunos resaltan que esa pobreza extra afectará sobre todo a los niños argentinos, 50% de los cuales ya eran pobres antes de la pandemia.

 

"Para salvar a la población más en riesgo de morir a causa del coronavirus -los mayores de 65 años- el gobierno está condenando a los más chicos, muchos de los cuales morirán como consecuencia de esa pobreza", dijo Jorge Colina, presidente de Idesa.

 

Hace unos días Unicef le puso una cifra al problema: estimó que 700.000 niños caerán por debajo de la línea de pobreza como consecuencia del desplome de la actividad económica.

 

Sin embargo, Fernández mantiene que es la pandemia y no la cuarentena la que genera el problema.

 

"En la ciudad (de Buenos Aires) se habilitó el 60% de los comercios, de los cuales abrió el 40%. Y ese 40% vendió el 30% de lo que vendía. No están los consumidores", señaló.

 

Sus críticos responden que los consumidores no están porque el gobierno les ordenó que se queden en sus casas y que vender el 30% es mejor que no vender nada.

 

2. El Estado que "gasta lo que no tiene"

 

Cuando asumió la presidencia en diciembre de 2019, Fernández recibió un país en crisis, que ya llevaba dos años de recesión y una década de déficit fiscal (es decir, de gastar más de lo que se recaudaba).

 

También heredó una deuda pública récord, que el propio Fondo Monetario Internacional (FMI) declaró "insostenible", y que ha hecho que Argentina entre en default (cese de pagos) y no pueda acceder al mercado de capitales para obtener financiamiento extranjero.

 

En ese contexto, la decisión del presidente de cerrar la economía por más de dos meses y aumentar fuertemente el gasto público -haciéndose cargo, por ejemplo, del 50% de los salarios de las empresas privadas que no pueden facturar- preocupa a muchos economistas.

 

"Hay países que se pueden dar el lujo de encerrar a la población porque tienen los recursos, y otros, no", fustigó Prat-Gay, haciéndose eco de miles de personas que exigen a través de las redes sociales poder volver a trabajar.

 

Al no tener suficientes reservas ni acceso al crédito, Argentina -al igual que muchos otros países- ha recurrido a la emisión monetaria para poder aumentar el gasto público ante la pandemia.

 

"En este momento, por la pandemia, la demanda de pesos aumentó, pero el tema va a ser qué pasa después", apuntó.

 

"Tradicionalmente los argentinos demandan dólares. Si usan esos pesos que emite el Banco Central para comprar dólares, eso hará que pierdan valor, lo que provocará una suba de precios", explicó.

 

El valor del dólar paralelo, considerado un referente para muchos sectores económicos, ya aumentó un 50% desde el comienzo de la pandemia.

 

A pesar de la preocupación de muchos, Fernández se muestra confiado, asegurando que ya pudo levantar al país de su peor crisis hasta ahora -el colapso de 2001- cuando fue jefe de gabinete del gobierno de Néstor Kirchner.

 

"Antes de que asumiéramos con Néstor en 2003 la economía había caído 11%, (había un) 57% de pobreza, 25% de desocupación, y volvimos. Todo eso se puede recuperar, lo que no puedo recuperar es una vida", señaló a Perfil.

 

No obstante, muchos advierten que hoy no existen las condiciones favorables -precios récord de los commodities y alta demanda de soja, el principal bien argentino- que impulsaron la recuperación del país a comienzos de este siglo.

 

3. Un país sin despidos

 

Además de la ayuda estatal, el gobierno ha recurrido a una inusual táctica -que algunos aplauden y otros repudian- para intentar contener una de las consecuencias más graves que está teniendo la pandemia a nivel global: el desempleo.

 

El 31 de marzo Fernández firmó un decreto que prohíbe echar a trabajadores. Tampoco pueden ser suspendidos sin goce de sueldo.

 

La medida, que debía durar dos meses, se extendió dos meses más, y estará vigente al menos hasta finales de julio.

 

Aunque para muchos asalariados es un alivio saber que seguirán cobrando su sueldo, varios expertos advierten que la medida pone en riesgo el empleo a mediano y largo plazo, ya que podría ser la gota que colma el vaso para miles de empresas que ya tambalean como consecuencia de no facturar o facturar muy poco desde marzo.

 

Según la Fundación Observatorio Pyme, más de 61.000 empresas están en riesgo de cerrar por no poder afrontar el sueldo de sus trabajadores (incluso con la ayuda estatal).

 

En tanto, el 80% de las pymes tuvieron que endeudarse o aumentar el aporte de capital propio para poder hacer frente al pago de sueldos.

 

"Este tipo de medidas sirven si la crisis dura un mes. Sino, el impacto que pueden tener es que las empresas tengan que cerrar, sobre todo las pymes, que al ser más chicas están más complicadas", señala Vauthier de Eco Go.

 

Por el momento varias empresas en problemas, incluyendo a la estatal Aerolíneas Argentina, han recurrido a la única alternativa que les permite la ley: acordar con sus trabajadores suspensiones con el pago de la mayor parte -generalmente el 75%- de su salario.

 

Pero el temor es que el colapso de un gran número de pymes -que generan tres cuartos del empleo en Argentina- termine provocando igual o más desempleo del que se quiere evitar con la prohibición de despedir.

 

4. "Concentración del poder"

 

Las anomalías que han generado la pandemia y la cuarentena en Argentina también se ven en el campo político, con consecuencias que preocupan a algunos.

 

Desde que se declaró el confinamiento obligatorio, el Poder Judicial ha estado de "feria extraordinaria" (por decisión de la Corte Suprema), y, salvo las provincias donde se relajaron las restricciones, solo se atienden emergencias.

 

En tanto, el Congreso tardó casi dos meses en poder organizar sesiones virtuales para volver a funcionar.

 

En el ínterin, las decisiones han sido tomadas exclusivamente por el Poder Ejecutivo, a través de decretos presidenciales, incluyendo las varias extensiones que tuvo la cuarentena.

 

Esto ha causado alarma entre los sectores más críticos del gobierno. Unos 300 intelectuales denunciaron a través de una carta abierta que Argentina vive una "infectadura", con un gobierno que concentra el poder "en nombre de la salud pública".

 

Sin embargo, políticos de la oposición, como algunos gobernadores y el jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires, han apoyado e incluso replicado las medidas tomadas por Fernández.

 

Y muchos observadores han elogiado al presidente por realizar sus conferencias de prensa junto con líderes opositores.

 

La mayoría de los argentinos también apoya las acciones del presidente: varias encuestas señalan que al menos el 80% de la población aprueba la gestión del mandatario en relación a la pandemia.

 

5. La "falta de libertad"

 

Pero a pesar de su popularidad, Fernández también enfrenta cada vez más críticas y protestas a medida que sigue extendiendo la cuarentena.

 

Por un lado, están quienes expresan preocupación por los efectos que el encierro obligatorio, sin salidas recreativas, está teniendo sobre la salud física y mental de los argentinos, en especial de los más chicos.

 

La ciudad de Buenos Aires empezó a autorizar el esparcimiento de los niños después de dos meses de confinamiento, pero muchos consideran que las salidas -una hora, solo los fines de semana y en un radio no mayor a 500 metros del hogar- no alcanzan.

 

Y en la región más poblada del país, el llamado conurbano bonaerense, ni siquiera eso se permite: allí los menores solo pueden salir para acompañar a sus padres a realizar compras esenciales.

 

Algunos médicos han advertido que los argentinos han dejado de consultar por otros problemas de salud, que incluso pueden ser más letales que el coronavirus, por ejemplo, las afecciones cardíacas.

 

Esto, a su vez, está impactando en el sistema sanitario privado: la prestigiosa Fundación Favaloro informó que tendrá que cerrar dos de sus sanatorios por la caída en los ingresos y varias clínicas privadas corren riesgo similar.

 

Irónicamente, el éxito que está teniendo la cuarentena para frenar la transmisión del covid-19 ha hecho que los centros de salud tampoco tengan pacientes con coronavirus, por lo que muchos funcionan muy por debajo de su capacidad.

 

Pero más allá de la salud y de la economía, también están quienes afirman que una cuarentena obligatoria tan extensa viola la libertad de circulación, uno de los derechos básicos de la constitución.

 

Cuestionan, además, la creación de una línea especial -el 134- promocionado por el Ministerio de Seguridad en radios, televisión y carteles, para denunciar a quienes violen el confinamiento.

Cuarentena
Coronavirus en Argentina
Coronavirus
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Coronavirus: las razones para elegir a Argentina para pruebas de vacuna contra Covid-19

Pfizer y BioNtech, las firmas farmacéuticas a cargo del desarrollo se expresaron sobre los motivos que ponen a la Argentina en la lista de principales aliados de Estados Unidos y de Alemania en el tema.
Viernes 10 de julio de 2020

Pruebas de vacuna contra coronavirus, Foto PfizerPruebas de vacuna contra coronavirus. Foto: Pfizer.

La elección de la Argentina como primer aliado para ensayar pruebas de vacunas de Covid-19 más allá de los dos países originarios del desarrollo científico es para destacar. Tres razones influyeron para que los gigantes Pfizer y BioNtech optaran por la Argentina para desarrollar sus pruebas de la vacuna de Covid-19 : La experiencia científica y las capacidades operativas del equipo investigador principal de epidemiología, lideradada por Fernando Polack; la experiencia previa de la Argentina en la realización de estudios clínicos y el pico de contagios que enfrenta el país al momento de realizar los ensayos.

 

Esas son los más importantes motivos para elegir al país como primer aliado de Estados Unidos y de Alemania,de acuerdo a lo que se informó desde Pfizer y BioNtech. Se trata de la fase 2b /3 de la vacuna candidata con tecnología ARNm, que actualmente se encuentran en fase 1/ 2 y que, el pasado 1° de julio obtuvo datos preliminares positivos en 45 individuos por su seguridad y eficacia. El primero de los voluntarios para acceder a esta vacuna fue un ciudadano norteamericano.

 

Los laboratorios trabajaron en una primera instancia con 200 personas en Alemania y 370 en Estados Unidos. Posteriormente pusieron énfasis en los resultados de 45 de estos voluntarios.

 

"La idea ahora es acceder a una representación variada de ciudadanos que participarán desde la Ciudad y desde el Gran Buenos Aires", dijo Nicolás Vaquer, gerente general de Pfizer Argentina.

 

Aprobaciones regulatorias:
Las dos firmas manifestaron que esperan poder empezar con los estudios fase 2b/3 en agosto, cuando lleguen las aprobaciones regulatorias apropiadas en los mercados globales seleccionados.

 

Argentina se suma a un ensayo global , que se hará con la suma de 30.000 voluntarios de distintas partes del mundo. La Argentina se une a los voluntarios ya reclutados en Estados Unidos y Alemania, los países de origen donde se desarrolló el avance científico.

 

Pruebas de vacuna contra coronavirus, Foto Pfizer	Test de la vacuna: Foto: Pfizer.

 

El estudio se centrará en el Hospital Militar Central, donde hay un equipo que trabaja desde hace mucho tiempo. "para tratar de ser lo más amplio posibles en esta convocatoria y hacerlo de forma responsable" informó Polack.

 

Las pruebas en la Argentina van a empezar a gestionarse desde el Hospital Militar y desde allí podrían extenderse a distintos puntos del Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). No estarán limitadas a los profesionales de la salud o personal de seguridad sino que estaría abierto a la población general.

 

De acuerdo a lo que se ha manifestado, los voluntarios que se van a convocar serán personas sanas -a los que se los someterá a una prueba de Covid-19 antes del ensayo- para probar la eficacia en la prevención de la enfermedad. De acuerdo a los ensayos preliminares la vacuna candidata permite desarrollar un nivel de anticuerpos altos, tan altos como los de los enfermos que se logran recuperar.

 

Las pruebas demostraron plena seguridad, debido a que no hubo efectos secundarios adversos, más allá de enrojecimiento localizado en el lugar donde se inyectan las dos dosis y fiebre baja, afirmó Nicolás Vaquer.

 

Pruebas de vacuna contra coronavirus, Foto Pfizer	Avance de las pruebas de la vacuna: Foto: Pfizer.

Vacuna
Coronavirus en Argentina
Coronavirus
Pandemia
Pfizer
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Coronavirus: Ciudad y Provincia de Bs.As. esperan datos epidemiológicos para definir medidas

Las autoridades de los Gobiernos bonaerense y porteño coincidieron en que los próximos días serán clave para decidir cómo continúa el aislamiento para mitigar los casos de coronavirus.
Viernes 10 de julio de 2020

Coronavirus, Argentina, pandemia, NACuarentena estrica en AMBA. NA.

Autoridades de los Gobiernos bonaerense y porteño coincidieron este viernes en que los próximos días serán clave para decidir cómo continúa la cuarentena después del 17 de julio, aunque en la Ciudad adelantaron que pueden acudir a "tácticas diferentes" para la nueva etapa, pero "siempre en una estrategia conjunta" y que analizan habilitar comercios de cercanía y salidas para correr.

 

El gobernador bonaerense Axel Kicillof expresó que es "bastante optimista" sobre el resultado de la actual fase del aislamiento con mayores restricciones en el Área Metropolitana Buenos Aires (AMBA), pero advirtió que "entre las medidas que se toman y los resultados que se obtienen, pasa un tiempo bastante largo, de 10 o 15 días".

 

"Si hay una correlación directa y una consecuencia que tiene la baja de movilidad, es la baja de contagios, y eso todavía no se observa porque lo que se ve hoy en los tests son contagios ocurridos en días previos a la cuarentena más fuerte", explicó el gobernador Kicillof, que agregó que esperaba que "los resultados sean más determinantes", a partir de los datos vinculados al aislamiento estricto.

 

Por otra parte, el Gobierno porteño empezó hoy a analizar durante una reunión de Gabinete un esquema de flexibilización que incluiría la reapertura de comercios barriales y el permiso para la actividad física al aire libre.

 

El encuentro estuvo encabezado por el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y, según indicaron fuentes oficiales, la idea de la gestión porteña es organizar para una primera etapa un plan de reapertura de actividades similar al que estuvo vigente hasta el 1 de julio.

 

"Algo seguramente se va a abrir, pero hoy no se puede saber qué porque vamos día a día", indicaron fuentes del Gobierno de la Ciudad, que remarcaron que en el caso que se avance en ese sentido "siempre será observando la curva de contagios" de coronavirus.

 

Durante la reunión, los funcionarios informaron sobre los protocolos elaborados con las cámaras empresarias del distrito para habilitar el regreso a la actividad, en caso de ser necesario.

 

Al respecto, el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, consideró que "hay que ser más creativos" para determinar estrategias que permitan la reactivación de algunos sectores porque "hay que proteger a las pymes y los puestos de trabajo".

 

Coronavirus, Argentina, pandemia, controles en la calle NAControles por coronavirus. NA.

 

Más temprano, en declaraciones radiales, Santilli, estimó que después del próximo viernes se pueden llegar a "tomar decisiones con tácticas diferentes" entre la Ciudad y la Provincia, pero "siempre en una estrategia conjunta".

 

"La semana que viene será clave para definir qué tipo de cuarentena nos planteamos después del 17 porque vamos a saber qué pasó a partir del 1 de julio y se tomarán las decisiones en conjunto" con la Nación y la provincia de Buenos Aires, explicó.

 

Santilli resaltó que existe "una estrategia conjunta en la región metropolitana, que es indivisible, pero también la táctica puede ser diferenciada: se puede tener dentro de una estrategia alguna medida distinta a otra".

 

En tanto, el viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, consideró que "no hay datos epidemiológicos que indiquen que se pueda liberar mucho la actividad" y estimó que "se puede liberar un poquito y muy organizado porque muy rápidamente se puede perder lo que se construyó".

 

"La estrategia tiene que ser en común porque el AMBA es un conglomerado que funciona como un conjunto; es cierto que suele haber algunas diferencias o matices, pero no es donde debe hacerse el esfuerzo, sino en trabajar en conjunto para prevenir", manifestó el funcionario.

 

En otro orden, el ministro de Salud porteño, Fernán Quirós, dijo que entre el lunes y miércoles de la próxima semana se podrá observar "el impacto de la intensificación del esfuerzo" que se hizo a partir del 1 de julio para decidir una eventual apertura de actividades en la Ciudad.

 

"La expectativa es que el esfuerzo de la gente y el Gobierno con los operativos Detectar va a tener impacto y los números van a demostrar que la curva se puede contener", afirmó.

 

Quirós sostuvo que en "los últimos dos o tres días, hubo una suba de 50 o 100 casos diarios, pero todavía estamos atravesando el período de impacto del modelo anterior" al 1 de julio.

 

El funcionario explicó que el Gobierno analiza cuatro dimensiones para determinar cambios en la flexibilización del aislamiento: los casos diarios de coronavirus, la velocidad de la curva de contagios, la cantidad de camas de terapia intensiva ocupadas y el humor social.

Cuarentena
Coronavirus en Argentina
Coronavirus
Ciudad de Buenos Aires
Provincia de Buenos Aires
AMBA