PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Coronavirus: Italia reabre sus fronteras y empieza la "nueva normalidad"

Tras casi tres meses de cuarentena, el primer ministro Giuseppe Conte reconoció que la economía del país podría retroceder 20 años.
Sábado 6 de junio de 2020

Coronavirus en Italia, REUTERSCoronavirus, Italia. 

Mientras el primer ministro Giuseppe Conte reconoció que la economía del país podría retroceder 20 años por la crisis del coronavirus, Italia reabrió esta semana sus fronteras internas y al turismo europeo para dar inicio a una nueva fase de la convivencia con la Covid-19 dentro de la denominada "nueva normalidad".



Además, el regreso de los desplazamientos libres dentro del territorio se da en un contexto de fuerte heterogeneidad del alcance del virus en el país, con tres regiones del norte que concentran el 70% de los casos, y las ocho regiones del sur que suman menos del 10% de los positivos actuales.



Tras casi tres meses de cuarentena, las consecuencias económicas de la pandemia empiezan ya a ser visibles en un país en el que, según el ente estadístico Istat, solo en abril se perdieron 240.000 empleos, y en el que el 13% de los comercios aún no pudo reabrir tras 80 días de cierre.


En ese marco, Conte reconoció que el Producto Bruto Interno (PBI) italiano retrocederá a niveles del año 2000, y advirtió que "a la emergencia sanitaria se le sumó inmediatamente una emergencia económica de la que aún no estamos en condiciones de conocer hasta dónde llegará".

 

En la misma línea, el titular del Banco Central italiano, Ignazio Visco, proyectó esta semana una caída del PBI de entre el 9 y el 13%.

Noticias relacionadas



Pese a que el gobierno dispuso un paquete de 55.000 millones de euros para hacer frente a la crisis, la oposición conservadora salió esta semana a las calles y marchó en más de 60 ciudades de todo el país para pedir más medidas para los trabajadores y las empresas, desde reclamos de mayores fondos para los seguros de desempleo hasta una rebaja general de impuestos.



Con el plano económico convertido en un eje de la oposición, el gobierno debió sortear además las presiones cruzadas de los gobernadores antes de terminar de definir los tiempos y alcances de la rehabilitación de desplazamientos internos, vigente desde mediados de semana.

Coronavirus, Italia, REUTERS

Mientras tres de las cinco regiones con mayor aporte al PBI nacional, Lombardía, Emilia-Romaña y Piamonte, concentran el 70% de los contagios, el premier Conte debió conciliar la idea de una reapertura homogénea para todo el territorio italiano con los reclamos de los gobernadores del sur para establecer fuertes medidas de control para los viajeros que lleguen desde el norte.



Así, el gobierno tuvo que calificar como "inconstitucional" el pedido de las regiones sureñas que reciben más turismo, como las islas de Cerdeña y Sicilia, de crear un "pasaporte sanitario" para moverse por el país, y se decantó finalmente por permitir que cada región guarde por 14 días los datos de turistas para la eventual trazabilidad de los nuevos contagios.



La reapertura de las fronteras internas, así como la habilitación para turistas europeos sin necesidad de cuarentena obligatoria, era una de las demandas del poderoso sector turístico del país, que aporta el 13% del PBI y que marca el ritmo de actividad de varias de las ciudades más importantes del país, incluida la capital Roma.



Así, en la Ciudad Eterna, decenas de bares y restaurantes continúan cerrados en las áreas más turísticas, como los alrededores del Vaticano o de la Fontana de Trevi, a la espera de más medidas del gobierno para el sector gastronómico.

Coronavirus, Italia, trabajo en fábrica

La reapertura de los museos de esta semana fue otro de los apoyos al sector del turismo y el comercio, especialmente con los tres lugares de pago más visitados de Italia, el Coliseo romano, los Museos Vaticanos y la Galería Uffizi de Florencia, tras más de 80 días de cierre.



Con la llegada del turismo europeo, Conte logró de todos modos apaciguar gran parte de los reclamos del área, aunque la falta de reciprocidad de países como Austria y Grecia obligó al premier a reclamar públicamente que no haya "medidas discriminatorias" para los italianos que quieran veranear fuera de su país.



De todos modos, tras más de 33.000 víctimas desde el inicio de la pandemia, las cifras muestran que la flexibilización de medidas iniciada el 4 de mayo, hace más de un mes, no provocó un salto en los contagios ni en las víctimas de coronavirus en Italia, sino que fue el punto de inicio de un descenso marcado tanto de los fallecimientos como del nivel de nuevos positivos.



En la última medición de la semana, por ejemplo, la Lombardía concentró el 77% de los nuevos contagios, mientras nueve de las 21 regiones y provincias autónomas del país tuvieron cero casos positivos.

Coronavirus
Italia
Pandemia
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro fue confirmado de coronavirus

El presidente brasileño tuvo fiebre, se sometió a pruebas de imágenes pulmonares y midió la saturación de oxígeno.
Martes 7 de julio de 2020

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil, REUTERSJair Bolsonaro confirmado con coronavirus, REUTERS.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, informó este martes que dio positivo por COVID-19 y comenzó a ser tratado con cloroquina“Simplemente resultó positivo”, dijo a periodistas el propio mandatario, uno de los más escépticos del mundo sobre la gravedad del coronavirus.

 

Bolsonaro dijo: “Comenzó el domingo con una breve indisposición”, quien aseguró que se siente “perfectamente bien”. Durante los últimos meses, Bolsonaro, de 65 años, ha desafiado casi a diario al virus, al que llegó a calificar de “gripecita”, circulando por las calles en plena cuarentena, al asistir a actos públicos sin la máscara preceptiva, abrazando y besando a partidarios sin cuidado alguno y con un desdeño constante frente a la enfermedad.

 

También ha dicho repetidamente que no hay forma de evitar que el 70% de la población caiga enferma con COVID-19, y que las medidas de las autoridades locales para cerrar la actividad económica en última instancia causarían más dificultades que permitir que el virus siga su curso.

 

El mes pasado, las ciudades y los estados comenzaron a levantar las restricciones que se habían impuesto para controlar la propagación del virus, ya que sus curvas estadísticas de muertes comenzaron a disminuir junto con la tasa de ocupación de las unidades de cuidados intensivos. Brasil, la sexta nación más poblada del mundo, con más de 210 millones de personas, es uno de los epicentros mundiales de la pandemia.

 

El lunes, Bolsonaro dijo a sus partidarios en Brasilia que se sometió a una radiografía de sus pulmones que mostró que estaban limpios, y que le realizarían una prueba de COVID-19. El martes, le dijo a CNN Brasil que su fiebre había disminuido. Durante el fin de semana, el líder brasileño celebró el Día de la Independencia de los Estados Unidos con el embajador de la nación en Brasil, luego compartió fotos en las redes sociales que lo mostraban con su brazo alrededor del embajador junto con varios ministros y ayudantes. Ninguno llevaba máscaras, a pesar de estar cerca.

- Comemoração do 04/julho. - Independência dos Estados Unidos. - Residência do Embaixador. - Lorenzo Harris, Adido de...

Publicado por Jair Messias Bolsonaro en Sábado, 4 de julio de 2020

La embajada de Estados Unidos dijo en Twitter el lunes que el embajador Todd Chapman no muestra ningún síntoma de COVID-19, pero que sería examinado.

 

Bolsonaro dio negativo tres veces en marzo después de reunirse con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en Florida. Varios miembros de su delegación en los EEUU más tarde fueron informados de estar infectados con el virus.

 

Hasta el momento, más de 65,000 brasileños han muerto por COVID-19 y más de 1,500,000 han sido infectados. Ambos números son los segundos totales más altos del mundo, y se consideran menos que la falta de pruebas generalizadas.

Jair Bolsonaro
Coronavirus
Pandemia
Brasil
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Coronavirus: Italia en contra de las noches de desenfreno, los visitantes extranjeros contagiados y los rebrotes

La apertura de fronteras derivó en importación de casos. El fin de semana se hicieron 4.000 controles en Roma para apaciguar a jóvenes desbordados.
Martes 7 de julio de 2020

Italia tras el coronavirus, desenfreno de los jóvenesSin barbijo ni distancia en Roma.Italia lanza una ofensiva contra nuevos casos.

Al aumento de las contagios causados por gente que entra en Italia desde países con altos índices de contagio y la necesidad de terminar con las “movidas molestas” en las ciudades, causadas por jóvenes bulliciosos y agresivos que violan las medidas de seguridad, se agrega al fenómeno de focos infecciosos del coronavirus en toda Italia que deben ser atacados de inmediato para impedir que la pandemia se vuelva a difundir como una mancha de aceite.

 

El gobierno, las regiones y los municipios se lanzaron desde este lunes a la ofensiva mientras los científicos siguen polemizando entre ellos acerca de la identidad agresiva o menos del virus tras el ciclo iniciado el 21 de febrero, cuando estalló la pestilencia que ha costado 35 mil muertos a Italia y una crisis económico social “devastadora”, como explicó el ministro Roberto Gualtieri.

 

Recién el domingo, tras cinco días de aumento del número de contagiados, se registró una leve baja a 192 infectados por Covid-19. Los muertos diarios fueron solo 21, tras haber levantado por encima de 30. Pocos pero solo si se piensa que el pico fue alcanzado el 31 de marzo, una jornada con más de 820 muertos en 24 horas. Las proyecciones hacían esperar en un aplastamiento total de la curva epidémica antes de fines de este mes. Ahora crecen las dudas y los episodios de contagio.

 

Una parte de los científicos sostiene que el panorama ha cambiado totalmente, que el virus ya tiene una carga mucho más débil. La prueba es que las unidades de terapia intensiva tienen pocos pacientes y que los hospitales se vacían de enfermos del Covid-19. “El corona no es más letal y probablemente hay virus diversos, pero si lo decimos se enojan porque todavía no ha sido demostrado”, interviene el microbiólogo de Treviso Roberto Rigli.

 

Del otro lado están los rigurosos, encabezados por el profesor Andrea Crisanti, que pide medidas enérgicas y repudia a los que sostienen que el virus es hoy “otra cosa”. Lo que dice Crisanti tiene peso pues fue quien que consiguió salvar muchas vidas en la región del Veneto con su estrategia de hacer hisopados y otros controles masivos a la población, detectando sobre todo a cientos de asintomáticos que no mostraban síntomas ni sabían que estaban enfermos, contagiando a miles de vénetos.

 

“No vivimos en una burbuja”, afirma Crisanti. “Los brotes continuarán y aumentaran mucho en otoño (boreal), en octubre y noviembre. Ante la difusión inesperada de contagios, Crisanti sostiene que “si una personas es positiva de coronavirus tiene que ser puesta en condiciones de no trasmitir la enfermedad”. Y si no lo hace espontáneamente “pienso que debe ser sometido al tratamiento obligatorio”, como propuso hace tres días el gobernador del Veneto Luca Zaia.

 

Uno de los nuevos problemas que obliga a no perder más tiempo y apretar las clavijas son las “movidas molestas”, como han sido bautizadas, con un toque metafórico a la anterior definición de “movidas salvajes”. Miles de jóvenes se lanzan sobre todo los fines de semana a todo tipo de descontroles empujados por el “estamos hartos de tantas cuarentenas”, con el estímulo de mucho alcohol y dosis de drogas.

 

El “weekend sin frenos”, como lo llaman sus protagonistas, tuvo su pico este sábado y domingo en Roma. Un ejército de carabineros, unidades militares, policias y agentes municipales, realizaron cuatro mil controles y operaciones contra las “plazas calientes”, mientras los vecinos se organizan en asociaciones antimovidas reclamando tranquilidad y silencio en la madrugada.

 

Detenciones, multas, presencia continua de las fuerzas del orden, sirven para desinflar los escándalos, que el domingo culminaron con riñas a trompadas en la plaza Venecia entre grupos que proclamaron divertirse con los intercambios violentos. La base de la movida es la transgresión, el amontonamiento contra las ordenanzas de respetar las distancias y nada de barbijos, aunque son obligatorios. La prensa ha comenzado a destacar que las mascarillas que obsesionaban a todos, ahora son abandonadas por una parte, sobre todo de jóvenes. “El Papa no la usa”, argumentan riendo.

Italia
Coronavirus
Contagio