Venezuela, REUTERSCalles de Venezuela, REUTERS

Tres directivos de la plataforma satelital DirecTV en Venezuela se entregaron a las autoridades, que ordenaron su captura tras el cese de operaciones por el retiro de la estadounidense AT&T del país caribeño.

 

"Me encuentro muy, muy sorprendido por la medida que dictaron en la mañana de hoy de aprehensión contra mí y contra mis dos excompañeros de trabajo, Héctor Rivero y Rodolfo Carrano", indicó Carlos Villamizar, vicepresidente de estrategia de DirecTV, en una rueda de prensa.  Villamizar anunció a los medios estar "a disposición de la orden" de detención en su contra.

 

"Espero que en el país haya justicia", dijo antes de entregarse, sentado junto a su defensor Jesús Loreto, quien confirmó que Rivero y Carrano están detenidos en la sede del servicio de inteligencia venezolano (SEBIN), conocida como el Helicoide, en Caracas. Según Loreto, ambos directivos "se entregaron voluntariamente" a las autoridades.

 

Noticias relacionadas

Más tarde, Simón Villamizar, hermano del gerente, escribió en Twitter que éste se había puesto "a las órdenes" de la policía política.

 

Las órdenes de captura se emitieron casi tres semanas después de que AT&T anunciara el 19 de mayo su retiro "inmediato" del mercado de televisión paga en Venezuela, donde ofrecía la plataforma satelital DirecTV.

 

La empresa explicó que las sanciones económicas de la administración de Donald Trump a Venezuela, que buscan asfixiar al presidente Nicolás Maduro, prohíben la transmisión de Globovisión y del canal de televisión de la estatal Petróleos de Venezuela, PDVSA TV.

 

Sin embargo, añadió que la trasmisión de ambos canales es requerida por la licencia otorgada por el gobierno de Maduro para proporcionar el servicio de televisión de pago en Venezuela.

 

"Ellos no participaron en lo sucedido, que no sabían lo que estaba sucediendo y, además, suministraron información que creemos que es útil para la investigación en curso", apuntó el abogado en su intervención.

 

Tres días después de la decisión de AT&T de cesar las operaciones de DirecTV en Venezuela, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó la toma "inmediata" de instalaciones y equipos de la compañía.

 

La corte, además, emitió una prohibición de salida del país, así como de movilizar cuentas bancarias o gravar bienes, contra la directiva, e instruyó designar una "junta administradora ad-hoc" de la empresa Galaxy Entertainment de Venezuela S.C.A (DirecTV Venezuela) para "garantizar el inmediato restablecimiento de los servicios".

 

La suspensión dejó en el limbo a unos 2 millones de suscriptores en un país donde las cableoperadoras tradicionales registran fallas constantes en sus servicios.