POR ANTONIO ARCURI

El recuerdo para los valientes que cayeron en defensa de la Democracia

Por estos días se cumple un aniversario más de la rebelión cívico militar encabezada en 1956 por los generales Juan José Valle y Raúl Tanco, que se proponía desplazar del poder a la dictadura encabezada por Pedro Eugenio Aramburu y convocar a elecciones para recuperar el Estado de Derecho, quebrado por la mal llamada Revolución Libertadora
Lunes 8 de junio de 2020

Rebelión cívico militar encabezada en 1956 - Antonio Arcuri*Por Antonio E. Arcuri

Por estos días se cumple un aniversario más de la rebelión cívico militar encabezada en 1956 por los generales Juan José Valle y Raúl Tanco, que se proponía desplazar del poder a la dictadura encabezada por Pedro Eugenio Aramburu y convocar a elecciones para recuperar el Estado de Derecho, quebrado por la mal llamada Revolución Libertadora un año antes con el derrocamiento del presidente Juan Domingo Perón.

 

Sesenta y cuatro años atrás la Argentina vivía sumergida en un régimen militar de  persecución política y opresión social. Bajo el imperio de las armas se avasallaba la voluntad popular y se intentaba una restauración del viejo orden oligárquico, con la intención de borrar los avances producidos por el gobierno peronista, en materia política, económica y social, entre 1945 y 1955.

 

La frustrada rebelión -con focos aislados en la Ciudad de Buenos Aires, La Plata y Santa Rosa-, había sido descubierta por la inteligencia militar, que dejó actuar a sus protagonistas, para aplicar sobre ellos una medida ejemplificadora.

 

Noticias relacionadas

Entre el 10 y el 12 de junio de 1956, veintisiete hombres entre civiles y militares, fueron literalmente pasados por las armas, victimas del más cruel y feroz terrorismo de estado. Fue un hecho que enlutó a la Nación entera, y que documentó años más tarde en su célebre Operación Masacre la pluma -comprometida y brillante-, del escritor y periodista Rodolfo Walsh, ese notable vecino de mi pueblo, San Vicente, que no pudo regresar a su casa aquel 24 de marzo de 1977 porque cayó acribillado por las balas cobardes y arteras de la Dictadura después de despachar su famosa Carta Abierta a la Junta Militar en la que denunciaba nuevas atrocidades.

 

El general Juan José Valle, sabiendo de la matanza que se estaba cometiendo en represalia por la rebelión, decidió entregarse el 12 de junio y esa misma noche fue fusilado en el penal de Las Heras.

 

En sus últimas horas el general patriota le escribió una carta a Aramburu, en la que luego de desenmascarar las verdaderas intenciones de los fusiladores, le advertía con precisión:

“Dentro de pocas horas usted tendrá la satisfacción de haberme asesinado…

“Conservo toda mi serenidad ante la muerte.

“Nuestro fracaso material es un gran triunfo moral.

“Nuestro levantamiento es una expresión más de la indignación incontenible de la inmensa mayoría del pueblo argentino esclavizado.

“No defendemos la causa de ningún hombre ni de ningún partido. Nosotros defendemos al pueblo, al que ustedes le están imponiendo el libertinaje de una minoría oligárquica”.

 

En esa carta Valle dejó puntualizado "Aunque vivan cien años sus víctimas les seguirán a cualquier rincón del mundo donde pretendan esconderse.... Porque ningún derecho, ni natural ni divino, justificará jamás tantas ejecuciones" por lo que luego ese gobierno de facto fue denominado "Revolución Fusiladora"

 

El tiempo demostraría luego que aquellos vientos sembrarían tempestades. Durante décadas, merced a la intolerancia y la persecución, el país vivió sumergido en la anarquía y la violencia.

 

Vaya un sentido recuerdo para esos hombres que cayeron peleando por la vigencia de la ley y la Democracia. 

 

(*)Ex secretario de Legal y Técnica de la Presidencia de la Nación, ex Ministro de Justicia de la Provincia de Buenos Aires y Presidente de la Asociación Amigos del Museo Histórico  17 Octubre de San Vicente (sitio dónde descansan los restos del Gral. Perón)

Juan Domingo Perón
Antonio Arcuri
LÍDER DE LOS ARGENTINOS

A 46 años del fallecimiento del General Perón

La desaparición física del presidente argentino, ocurrida hace 46 años, significó un antes y después en la realidad política, social y económica del país. Su vida cambió definitivamente a la Argentina y el mundo.
Miércoles 1 de julio de 2020

Juan Domingo Perón, Antonio ArguriJuan Domingo Perón, Peronismo.

Toda muerte es inoportuna, pero algunas sobresalen por encima de otras no solo por la persona de quien se trata sino por el tiempo en el que sucede. El fallecimiento del General Perón, el 1° de julio 1974, es una de las que se inscriben en el grupo de las que estremecen, paralizan, atraviesan el corazón de las naciones y los pueblos y pasan a ser hitos a partir de los cuales observamos la Historia.

 

Es que la desaparición física del presidente argentino, ocurrida hace 46 años, significó un antes y después en la realidad política, social y económica del país; luego de aquel suceso comenzó a desescalar el proceso democrático iniciado en 1973 y terminó sumido en la peor de las dictaduras militares, en 1976.

 

La muerte de Perón fue lamentada por todo el arco político nacional y conmovió a distintos líderes internacionales, porque además de ser el primer mandatario del país, el general era un actor protagónico de la política internacional y su voz era escuchada en los foros más importantes del mundo.

 

La transcendencia internacional alcanzada por Perón se refleja en la despedida que realizaron lideres de diferentes pensamientos, Henry Kissinger expresó ""La muerte de Juan Domingo Perón no sólo es una gran pérdida para el pueblo argentino, sino para todo el mundo". Fidel Castro puntualizó: "La noticia me hizo mucho daño. Tuve una terrible sensación de abatimiento y tristeza... siempre será recordado aquí como un patriota latinoamericano y un amigo de Cuba y de su pueblo".

 

En distintas conferencias internacionales de la ONU como la FAO dispusieron un tiempo para hacer referencia a su muerte. Los presidentes de EE.UU. y Rusia destacaron su liderazgo como también el entonces presidente de Colombia Misael Pastrana: "No sólo fue un estadista sino uno de los conductores más destacados de América Latina".

 

Su Santidad, Pablo VI, le dedicó una misa que celebró en la capilla privada del tercer piso del Palacio Apostólico del Vaticano. En el mundo se pudo observar las banderas a media asta, incluso la de la ONU que flamea en la sede de Nueva York.

 

Todavía se recuerda la despedida que le ofrendó, durante sus funerales, en el Congreso de la Nación, Ricardo Balbín, líder de la UCR: “… Vengo en nombre de mis viejas luchas; que por haber sido claras, sinceras y evidentes, permitieron en estos últimos tiempos la comprensión final, y por haber sido leal en la causa de la vieja lucha, fui recibido con confianza en la escena oficial que presidía el Presidente muerto…Este viejo adversario despide a un amigo”.

 

Perón llegó al gobierno con amplio apoyo popular en las elecciones de 1973 y fue por tercera vez presidente de los argentinos. Todos coincidían que era la persona indicada para gobernar aquel momento, tras 18 años en el exilio continuaba siendo el líder indiscutido del movimiento popular que implantó la justicia social, y logró que los sectores postergados se transformaran en actores principales de la vida política.

 

Las frases "Mi único heredero es el pueblo" o "Perón vive en el corazón de su pueblo" cobraron vida desde su desaparición en aquellas jornadas de julio, donde la tristeza y desazón invadieron los corazones de propios y extraños, porque no había partido un argentino más, había pasado a la eternidad el hombre que cambió la Historia nacional en el Siglo XX.

 

Hoy, tras muchos años de trabajo y merced al esfuerzo de innumerable cantidad de personas, encarnadas fundamentalmente en Eduardo Duhalde y Antonio Cafiero, más el aporte invalorable del Movimiento Obrero, los restos de Perón descansan en un Mausoleo en San Vicente, en la quinta que disfrutara en vida con Evita y que hoy luce convertida en el Museo Histórico 17 de Octubre.

 

Por Antonio Arcuri (*)

(*) Ex secretario de Legal y Técnica de la Presidencia de la Nación, ex ministro de Justicia de la Prov. de Bs. As. y presidente de la Asociación Amigos del Museo 17 de Octubre de San Vicente -sitio donde descansan los restos del General Perón-.

Juan Domingo Perón
Fallecimiento
aniversario
Antonio Arcuri
EFEMÉRIDES

A 65 años del bombardeo de Plaza de Mayo

En horas del mediodía del 16 de junio de 1955, de parte de aviones de la Marina de Guerra y la Aeronáutica, en un intento fallido por matar a General Juan Domingo Perón.
Lunes 15 de junio de 2020

Antonio Arcuri Foto bombardeo de Plaza de Mayo por José Elías Sánchez - Fototeca ARGRAAntonio Arcuri. Foto bombardeo de Plaza de Mayo por José Elías Sánchez - Fototeca ARGRA

Por Antonio Arcuri (*)

Se cumplen 65 años de uno de los atentados políticos más violentos y cobardes de la Historia Argentina.

 

El bombardeo a la Plaza de Mayo, en horas del mediodía del 16 de junio de 1955, de parte de aviones de la Marina de Guerra y la Aeronáutica, en un intento fallido por matar a General Juan Domingo Perón y con ello acabar con el gobierno constitucional, arrojó la escalofriante cifra de más de 350 muertos y más de 900 heridos.

 

Horas más tarde, mientras el horror se extendía por todo el país, el propio Perón enviaba un mensaje al pueblo: “Nosotros, como pueblo civilizado, no podemos tomar medidas que sean aconsejadas por la pasión, sino por la reflexión… Los que tiraron contra el pueblo no son ni han sido jamás soldados argentinos, porque los soldados argentinos no son traidores ni cobardes”.

 

Fue un hecho tan brutal como inexplicable, producto del odio profundo que sentían por Perón y las ideas que él sostenía, instigado por los sectores más retrógrados de la sociedad argentina, que manipularon a un sector de las fuerzas armadas como arietes contra la voluntad popular.

 

El tiempo transcurrido desde aquella verdadera masacre, en la que cayeron argentinos inocentes, de todas las edades, credos y banderías políticas, no es una valla para advertir que durante mucho tiempo la Historia Oficial se encargó de ocultar los orígenes, los responsables y las consecuencias de tamaña atrocidad.

 

 

Sin embargo el Pueblo, con su infinita sabiduría, mantuvo vivo el recuerdo de aquellos sucesos, que quedaron impunes y que fueron la semilla de una larga etapa de desencuentros, que regó de sangre y dolor a todo el país.

 

El recuerdo de la masacre, el respeto hacia las víctimas y sus familiares y la reivindicación histórica de una jornada teñida de barbarie es el homenaje que debemos ofrecer, para reafirmar una vez más que NUNCA MAS la violencia debe ser la manera cómo los argentinos resolvemos nuestras diferencias políticas.

 

(*) Ex Secretario de Legal y Técnica de la Presidencia de la Nación, Ex Ministro de Justicia de la Provincia de Buenos Aires y Presidente de la Asociación Amigos del Museo 17 de Octubre de San Vicente –sitio donde descansan los restos del General Perón-.

 

*INVITADO DEL DÍA DE DIARIO26.COM

 

Juan Domingo Perón
Peronismo
Antonio Arcuri