Sapo gigante en FloridaLa especie de Rhinella Maradina, el sapo mortal.

Los sapos gigantes que se reproducen masivamente gracias a las intensas lluvias del sudoeste del estado de Florida, tienen un alto nivel de toxicidad. Las hembras pueden poner hasta 30 mil huevos de una sola vez.

 

Los sapos gigantes son oriundos de América Central y partes de América del Sur. La aparición de sapos gigantes atemoriza a los vecinos del sudoeste del estado, ya que los mismos tienen una toxicidad capaz de matar a una mascota o a un bebé en apenas 15 minutos. Se los llama Rhinella Maradina y si bien no suelen aparecer por esa zona, las lluvias los atrajeron y hay mucha preocupación en la población.

 

"Tiene veneno por toda su piel, a cada lado de la cabeza, e incluso en sus patas. Entonces si una mascota e incluso un niño pequeño tiene contacto con ellos, es increíblemente peligroso y mortal en quince minutos", aseguró Chris Bowland, un cazador de este tipo de animales.

 

Noticias relacionadas

Profesionales aseguran que es importante mantener secos los alrededores del hogar, ya que son amantes de la humedad. Y otra importante recomendación es que si una persona encuentra esta especie de sapo, no intente atraparlo, ni tocarlo, ya que podría causar severos daños.

 

"Tenemos decenas en la calle por la noche. Ya ni siquiera tienen miedo de la gente, es como si hubiese pandillas de ellos este año", comentó al medio Miami Herald la residente Elizabeth Bonilla, quien vive en la ciudad de Homestead, cerca de un canal.

 

Los ejemplares, que en promedio miden entre 10 y 15 cm y pueden crecer hasta los 22 cm, tienen glándulas triangulares detrás de sus ojos que producen una toxina blanca lechosa, capaz de matar al mejor amigo del hombre. Si un perro lo muerde o lo lame, este veneno lo llevará a una muerte lenta, con convulsiones, pérdida de la coordinación y un paro cardíaco al final. 

 

"Mientras haya agua para reproducirse, los sapos de caña prosperarán. Estarán en la superficie de la tierra, alimentándose y reproduciéndose. Probablemente la gente los vea ahora de una manera más frecuente que antes", explicó William Kern, profesor asociado de la Universidad de Florida.

 

La Rhinella marina es originaria de América Central y partes de América del Sur. Fue introducida en el sur del citado estado norteamericano en la década de 1930 de manera deliberada.