Alberto Fernández y Martín Guzmán, AGENCIA NAAlberto Fernández y Martín Guzmán, AGENCIA NA

El presidente Alberto Fernández se reunió con el ministro de Economía, Martín Guzmán, para analizar el "detalle final" de una nueva contraoferta a los bonistas en el marco del proceso de reestructuración de deuda, aunque reafirmó que la propuesta "no va a poner en riesgo la sostenibilidad de la deuda ni de la economía argentina".

 

“Está claro que la Argentina debe encontrar un acuerdo y está claro que los acreedores no aceptaron nuestra oferta y Argentina la va a mejorar", dijo Fernández a Radio 10.

 

En ese sentido, el Presidente reafirmó que "la oferta que vamos a hacer no va a poner en riesgo la sostenibilidad de la deuda ni la economía argentina".

 

Noticias relacionadas

"No quiero más que los argentinos, que los jubilados, estén padeciendo entre un aumento y pagar la deuda. No quiero vivir más en ese país. Quiero que tengamos una deuda que podamos pagar, que no sigamos sacrificando a los que menos tienen por pagar la deuda, eso es lo que busco", insistió el mandatario.

 

En cuanto a los plazos de renegociación de la deuda emitida bajo legislación extranjera, de aproximadamente 66.000 millones de dólares, Alberto Fernández dijo que, en el almuerzo que compartió la semana pasada con el ex ministro de Economía Roberto Lavagna, recordaron que, en 2005, la primera oferta se había hecho en enero y que, finalmente, "el proceso se cerró en diciembre" de ese año.

 

Por eso, calificó de "insólito" que lo estén "acusando de demorar, de dilatar" y reiteró que "se está en una negociación" en la que no se pueden adelantar plazos.

 

"Quiero ser franco, podría haber cerrado un acuerdo y dejar a mi gobierno trabajar en paz sin que haya que pagar mucho o nada, pero esta es la solución de Alberto Fernández; no es la solución de la Argentina. Lo que busco es que quien me suceda no tenga que cargar el muerto" porque -argumentó- "hay que pensar no solo en el día de hoy sino en el día después".