Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de Colombia, Reuters Marta Lucía Ramírez.

Marta Lucía Ramírez, vicepresidenta de Colombia, se encuentra envuelta en una gran polémica debido a un hecho que sucedió en 1997 e involucra a su hermano Bernardo Ramírez, condenado por narcotráfico. Según una investigación periodística de La Nueva Prensa, basada en documentos oficiales de la justicia norteamericana, la hoy vicepresidenta pagó una fianza para su hermano, detenido por una operación para ingresar heroína a Estados Unidos.

 

Durante  su carrera, Ramírez defendió una línea dura contra las drogas, pero en el país andino no se conocía la historia de su hermano. La noticia ha desatado férreas críticas contra ella por haberlo informado 23 años después y solo tras la revelación periodística. El presidente, Iván Duque, salió en su defensa, igual que los ministros que una hora después de la publicación promovieron una etiqueta en redes sociales para apoyarla. “Pretender enlodar a una mujer digna y valerosa por la conducta de un familiar es un acto de vileza y difamación. Marta Lucía Ramírez ha sido ministra, embajadora, senadora, candidata a la presidencia, después de esa tragedia, y siempre la hemos visto entregada a servir a Colombia”, dijo el mandatario el jueves en Twitter.

 

Posteriormente ella se encargó de difundir un comunicado en el que no niega el hecho pero lo califica de “tragedia familiar” porque su hermano se involucró en “un negocio fácil”. “Tuvimos que ayudarlo firmando una garantía, no una fianza, para asegurar que se presentara a la justicia”, escribió la vicepresidenta que agregó que se trataba de ataques políticos. La fianza, según los periodistas Gonzalo Guillén y Julián Martínez, autores de la investigación ascendía a 150.000 dólares.

 

Noticias relacionadas

Marta Lucía Ramírez trabajó con distintos gobiernos y es una de las mujeres más importantes de la política colombiana. Ha estado en el sector privado y ha sido ministra de Comercio exterior y embajadora en Francia del Gobierno de Andrés Pastrana, ministra de Defensa de Álvaro Uribe, senadora de la coalición uribista, candidata presidencial por el Partido conservador y ahora vicepresidenta de Iván Duque, entre otros cargos. Luego de la noticia, los ex presidentes sostuvieron conocer el caso previamente y ella afirmó que había dado información a quienes consideró "que debían conocerlo”. La polémica ha girado en torno a si debió informar también a sus electores y sobre las responsabilidades éticas y políticas de ese silencio, pero no las judiciales pues en Colombia no existe el llamado delito de sangre y no se responde legalmente por los crímenes de los familiares. De hecho se ha recordado que el anterior vicepresidente, el general Óscar Naranjo, también tuvo un hermano involucrado en narcotráfico, pero según aseguró el senador Roy Barreras, este sí informó antes de ser general y de asumir su cargo.

 

Pero este no es el único problema en el que se involucra a Ramírez en los últimos meses. La organización InSight Crime reveló que Álvaro Rincón, esposo de la vicepresidenta, tuvo negocios inmobiliarios con un hombre conocido como Memo Fantasma o Guillermo León Acevedo, a quien varios paramilitares identifican como un narco en la sombra. La Fiscalía General de la Nación llamó al esposo de la vicepresidenta para que informe cómo era la relación con Acevedo. Para el momento de la transacción, en 2006, Marta Lucía Ramírez era parte de la sociedad inmobiliaria. Sobre esto ha negado que supiera de las actividades ilícitas y que le investigaron los antecedentes antes de hacer negocios pero no hallaron nada.