Alberto Fernández, presidente de Argentina, NA	Alberto Fernández, NA.

El presidente Alberto Fernández garantizó que la Argentina presentará una nueva oferta de canje de deuda "que se acerque un poco más a los acreedores", e insistió con que el Gobierno busca evitar el default.
  

"Con todas las dificultades, hicimos una oferta que no fue aceptada, pero sirvió para que los acreedores entiendan la gravedad de la situación en la Argentina. Por eso ahora estamos tratando de hacer una nueva oferta, demostrando nuestra buena fe de acordar, con una propuesta que se acerque un poco más a los acreedores", sostuvo el jefe de Estado.
  

En declaraciones a radio Diez, Fernández resaltó: "todos queremos evitar el default. Pero estamos actuando con racionalidad económica. No puedo pensar en un default en un país que necesita crecer, porque el default nos priva del crecimiento".
  

A su criterio, la Argentina "está haciendo un enorme esfuerzo, tratando de hacer una oferta que atienda también el reclamo de los acreedores".
  

Pero aclaró: "el problema central que tenemos es que es una deuda que se tomó muy rápidamente y que se tiene que pagar en muy corto plazo. Entonces, la reestructuración de esta deuda es complejísima".
  

Fernández señaló además que en el canje de deuda que se realizó en 2005, "no existía esta presión que hay ahora por cerrar un acuerdo".
  

Noticias relacionadas

"Pero no vamos a hacer un acuerdo que condicione a la Argentina a través de los años. La deuda nos ha quitado el sueño durante mucho tiempo. Y ya no tengo más ganas de que nos quite el sueño", enfatizó.
  

El Gobierno anunció que se extendió hasta el 19 de junio próximo la negociación con los acreedores, cuyo plazo vencía el viernes último.
  

El Ministerio de Economía justificó la prórroga al señalar que se busca "aprovechar esta extensión para continuar con las discusiones y permitirles a los inversores continuar contribuyendo con una reestructuración de deuda exitosa".
  

Asimismo, consideró que desde la extensión anterior el Gobierno "continuó manteniendo proactivamente debates con distintos grupos de inversores, adelantó posibles ajustes y recibió comentarios".