Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados UnidosJerome Powell, presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, REUTERS

El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Jerome Powell, puso paños fríos a la expectativa de una rápida recuperación de la mayor economía del mundo.

 

El titular del banco central estadounidense expresó que una recuperación económica completa no ocurrirá hasta que los estadounidenses estén seguros de que la epidemia de coronavirus ha sido controlada.

 

Al iniciar el primero de los dos días de audiencias ante legisladores estadounidenses, Powell expresó: "Hasta que la gente no esté segura de que la enfermedad está contenida, es poco probable que se produzca una recuperación completa". En su testimonio ante la Comisión de Banca del Senado, Powell indicó, además, que Estados Unidos se enfrenta a una recuperación económica incierta, desigual y prolongada por la crisis del coronavirus.

 

Noticias relacionadas

En ese sentido, el presidente de la Reserva Federal señaló que los niveles de actividad y empleo se mantienen "muy por debajo" de los niveles anteriores a la pandemia y advirtió que persiste una "gran incertidumbre" respecto de la fortaleza y el momento de la recuperación.

 

"Cuanto más tiempo dure la recesión, mayor será el potencial de daños a largo plazo por la pérdida permanente de empleos y el cierre de empresas", añadió Powell.

 

El banquero central estadounidense lanzó, además, una advertencia sobre la creciente desigualdad en el país, recordando que los hogares con menos ingresos son los que han soportado el mayor impacto del desempleo. "Si no se contiene y revierte, la recesión podría ampliar aún más las brechas en el bienestar económico, después de los avances obtenidos durante el largo periodo de expansión anterior", alertó.

 

La exposición de Powell llega 24 horas después de que la Fed anunciara su esperado programa de préstamos para apuntalar la economía estadounidense. Dicho programa ofrecerá hasta u$s 600.000 millones en créditos a empresas estadounidenses con hasta 15.000 empleados o con ingresos de hasta u$s 5000 millones. Estas medidas se complementaron con el anuncio de compra de bonos corporativos de empresas de Estados Unidos, con el fin de sostener la liquidez en el mercado secundario.

 

Cabe recordar que la semana pasada, la Reserva Federal mantuvo las tasas de interés sin cambios cerca de cero y dejó claro que planea años de estímulos extraordinarios, mientras el país reabre su economía en medio de oleadas estatales y locales de casos, y sin ninguna vacuna a la vista.

 

Por último, Powell se refirió también a las últimas medidas tomadas por la Fed y al desempeño del banco central norteamericano durante la pandemia. Sobre este último punto dijo que la Reserva Federal adoptó medidas "contundentes y de amplio alcance" para apoyar el crédito a la economía. Pero también indicó que la Fed está preparada "para ajustar nuestros planes según corresponda para apoyar nuestros objetivos".