Ministerio de economía, Argentina, NAMinisterio de Economía, NA.

Como consecuencia de la pandemia de coronavirus, las cuentas públicas registraron un déficit financiero de $ 308.219 millones en mayo y un desequilibrio primario, antes del pago de deuda, de $251.287 millones, diez veces más que en igual mes del 2019, informó hoy el Ministerio de Economía.
  

En el resultado financiero incidió no sólo la fuerte caída en la recaudación, sino también el pago de intereses de la deuda pública, que ascendió a $56.932 millones en el quinto mes del año.
  

En mayo los ingresos del sector Público Nacional (SPN) sumaron $328.120 millones, con un aumento interanual del 2,4%, mientras que los gastos sumaron $579.507 millones, con un crecimiento del 96,8%, por las ayudas presupuestarias que destinó el Gobierno para enfrentar la crisis del coronavirus.
  

"Esta dinámica responde a las medidas implementadas por el Poder Ejecutivo Nacional para sostener los ingresos de las familias, sostener el empleo y la producción y compensar la caída de recaudación de las administraciones provinciales", señaló el Ministerio de Economía.

Noticias relacionadas

 

En cuanto a los recursos de capital, el salto de $8.263 millones, respecto a mayo de 2019, se corresponde mayormente a transferencias con destino a Anses para el financiamiento del programa de Reparación Histórica (artículo 121 de la Ley de Presupuesto 2019 N° 27.467).

 

En erogaciones del SPN, el gasto primario ascendió a $579.507 millones -con un crecimiento interanual de 96,8%- debido esencialmente "a las medidas implementadas por el Poder Ejecutivo Nacional para sostener los ingresos de las familias, sostener el empleo y la producción y compensar la caída de recaudación de las administraciones provinciales", sostuvo el Ministerio de Economía.

 

"Consecuentemente, el impulso del gasto primario está explicado casi en su totalidad por las transferencias corrientes, las prestaciones a la seguridad social y la inversión pública de capital", recalcó el informe oficial.

 

Respecto a las transferencias corrientes, el 75% correspondió al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y al programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP), que en total sumaron casi $80.000 millones.

 

En la misma línea, el programa Alimentar registró un incremento interanual de $8.545,6 millones y las asignaciones en materia de Apoyo al Empleo aumentaron aproximadamente $2.000 millones.

 

En el marco de la emergencia sanitaria, en mayo también se financiaron erogaciones de la Superintendencia de Salud y del PAMI por casi $12.000 millones.

 

Por su parte, las transferencias a provincias alcanzaron los $53.327 millones, explicados por Aportes del Tesoro Nacional (ATN) por casi $11.000 millones, refuerzos alimentarios a comedores y sanitarios a hospitales provinciales por casi $4.500 millones y erogaciones por $3.800 millones destinadas a reforzar las cajas previsionales provinciales no transferidas al SIPA, entre otros conceptos.

 

Las prestaciones a la seguridad social totalizaron $193.767 millones, marcando así un crecimiento interanual de 43,4% producto de lo establecido en el Decreto Nº 163/2020.

 

Por último, el gasto de capital registró un incremento cercano al 30% interanual, explicado por transferencias de capital.