Jorge Birto, empresario, coronavirusJorge Brito, empresario.

Jorge Brito, presidente de Macro, habló sobre la crisis económica que golpea al país producto del coronavirus y del aislamiento que dispuso el Gobierno de Alberto Fernández en Argentina desde marzo.

 

Respecto a cómo la pandemia y la cuarentena afectó a su empresa, dijo en una entrevista a Fortuna: “El sector financiero fue muy afectado inicialmente porque las sucursales durante dos semanas estuvieron cerradas al público. Más allá de que se podía ir a sacar dinero de los cajeros automáticos, los clientes necesitaban otro tipo de asistencia. Hubiera sido bueno que nunca se hubiese cerrado el sistema financiero, porque para mí es un servicio esencial, y de hecho cuando se abrió fue lo que todos vivimos ese viernes 3… largas filas de gente frente a los cajeros automáticos. Con esto no quiero echar culpas a nadie. Somos todos responsables, pero la responsabilidad tiene que ver con que no se dejaron abiertos los bancos como sí, otros servicios esenciales que estuvieron habilitados. En particular, a Banco Macro no lo afectó de ninguna manera. Pudimos tener permanentemente los cajeros automáticos con efectivo. Pero siendo agentes financieros de 4 provincias tenemos mucha demanda y en los primeros días nos complicó la recarga de ATMs debido a la gran demanda de dinero en efectivo.”

 

Sobre cómo cree que su empresa y el sector podrá salir de la crisis, manifestó: “En toda crisis encontramos oportunidades, pero si partimos de la base de que los mejores infectólogos del mundo tienen diferentes opiniones de cómo vamos a terminar…. si habrá alguna vacuna rápidamente o si encontrarán algún antibiótico que pueda ir cortando esto aún no lo sabemos. Yo debiera ser un vidente para saber cómo vamos a salir. Claramente habrá cambios dentro de Banco Macro y dentro del sistema financiero porque siempre, luego de una crisis, uno encuentra oportunidades, pero cómo y cuándo no lo sé.”

 

Noticias relacionadas

Consultado sobre cuándo cree que podrá superar la crisis, expresó: “Esa es la pregunta del millón: ¿cuándo llegará la reactivación? Hasta que la economía y todos los comercios estén  funcionando no podremos dar, con algún grado de certeza, una respuesta creíble.”

 

Por último contó los desafíos que tiene: “Los desafíos del sector financiero siguen siendo los mismos que hace 30 años: mientras que en Argentina no tengamos moneda no vamos a poder ofrecer a nuestros clientes que compren una vivienda a 15 años, no podremos ofrecer créditos a mediano y largo plazo, y no podremos ofrecer préstamos para que las empresas se expandan.”

 

“Hay que entender que el sistema financiero es un mero intermediario entre la oferta y la demanda de crédito. Si un señor me invierte sus ahorros a 30 días y mi promedio de depósitos es a 65 días, yo no puedo prestar a 10 años porque tengo un problema de descalce de plazo y de costos de capital. Yo no sé cuánto me va a resisitir el capital dentro de 2 años si hoy tengo la plata tomada en 60 días”, dijo.

 

 “Entonces nuestro país tiene que hacer el esfuerzo que muchas veces se hizo y se abandonó: el de tener una moneda como tienen todos los países del mundo. Tener una moneda da crédito y esa es la única forma de crecer. No hace falta mirar los países europeos. Miremos los vecinos como Perú, Chile, Brasil: todos tienen moneda. Los únicos que no tenemos moneda somos nosotros”, cerró.