Sesión virtual de Diputados, Agencia NASesión virtual en Diputados, NA.

La Cámara de Diputados inició hoy su tercera sesión por el sistema remoto y aprobó el proyecto de ley que regula la actividad de Teletrabajo.

 

La iniciativa sumó 214 votos a favor, uno en contra y registró 29 abstenciones.

La sesión fue habilitada pasadas las 16:15 por el presidente de la Cámara baja, Sergio Massa, luego de que verificara que estaba dado el quórum correspondiente a través de la plataforma telemática a través de la cual se desarrolla la sesión virtual.

 

Noticias relacionadas

El debate por una ley de teletrabajo se aceleró a raíz de los efectos de la pandemia, que entre otras consecuencias masificó la prestación laboral a distancia.


Entre otras medidas, garantiza el derecho a la desconexión del trabajador remoto, la reversibilidad a la modalidad presencial cuando lo disponga el empleado, y la obligación del empleador de garantizar los elementos tecnológicos así como el pago de las compensaciones por la utilización de servicios de conectividad.

 

De convertirse en ley, la iniciativa entrará en vigor al cumplirse un plazo de 90 días contados desde la finalización del aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, para darle un margen de tiempo a los empleadores a adecuarse a las mayores exigencias que demandará el nuevo marco normativo.
  

Al introducir el debate, la presidenta de la comisión de Legislación del Trabajo, Vanesa Siley (Frente de Todos), resaltó que con la normativa propuesta "se intenta evitar el trabajo no registrado y la flexibilización laboral".
  

El vicepresidente de la la comisión, Albor Cantard (UCR), afirmó que la iniciativa "marca un piso e derechos para los trabajadores" y "delega las especificidades de cada una de las actividades a la negociación colectiva".
  

"Lo principal es el principio de indemnidad, que es que el empleado, que por acuerdo con el empleador pasa a prestar los mismos servicios pero de forma remota, no tenga ninguna variación" en las condiciones de trabajo, explicó.
  

En efecto, el texto aprobado señala las personas que se desempeñen bajo la modalidad remota "gozarán de los mismos derechos y obligaciones que las personas que trabajan bajo la modalidad presencial y su remuneración será la correspondiente al convenio colectivo de trabajo, no pudiendo ser inferior, en su caso, a la que percibía o percibiría bajo la modalidad presencial".
  

Establece que "el empleador debe proporcionar el equipamiento -hardware y software-, las herramientas de trabajo y el soporte necesario para el desempeño de las tareas, y asumir los costos de instalación, mantenimiento y reparación de las mismas, o la compensación por la utilización de herramientas propias de la persona que trabaja".
  

En los casos de roturas, desperfectos o desgaste de los instrumentos tecnológicos de trabajo, el empleador deberá hacerse cargo de su reemplazo o reparación.
  

En tanto, el trabajador a distancia "tendrá derecho a la compensación por los mayores gastos en conectividad y/o consumo de servicios que deba afrontar", y "dicha compensación operará conforme las pautas que se establezcan en la negociación colectiva, y quedará exenta del impuesto a las Ganancias", una condición que había sido pedida por la CGT.
  

En cuanto a las tareas de cuidados, se establece que quienes "acrediten tener a su cargo, de manera única o compartida, el cuidado de personas menores de 13 años, personas con discapacidad o adultas mayores que requieran asistencia específica, tendrán derecho a horarios compatibles con las tareas de cuidado a su cargo y/o a interrumpir la jornada".
  

En el caso de la reversibilidad, el proyecto aclara que "en los contratos que se pacte la modalidad de teletrabajo al inicio de la relación, el eventual cambio a la modalidad presencial operará conforme las pautas que se establezcan en la negociación colectiva".
  

Sobre al "derecho a la desconexión", se consigna que el trabajador remoto tendrá "derecho a no ser conectado y desconectarse de los dispositivos digitales" fuera de su jornada laboral o durante los períodos de licencias, al tiempo que el empleador tendrá prohibido "remitirle comunicaciones por ningún medio" en esos períodos.
  

Al tomar la palabra de forma remota, el diputado del PRO Martín Medina lamentó que la iniciativa no contenga "un régimen de promoción fiscal del teletrabajo para las pymes".
  

"Eso va a atentar contra la creación de nuevos puestos de trabajo. El ministro (Claudio) Moroni ya declaró que no le interesa promover un régimen de este tipo", recalcó.
  

Medina también expresó reparos con que se aplique el principio de reversibilidad en Pymes que después de la pandemia probablemente ya no tengan sus locaciones físicas y no tengan otra alternativa que continuar con la modalidad de teletrabajo.
  

"Faltan muchas cosas incorporar a esta ley, pero esta modalidad es la mejor ley posible que hoy podemos votar", dijo por su parte el presidente del bloque de la Coalición Cívica, Maximiliano Ferraro.