TEATRO VIRTUAL

Hablando de sexo virtual en pandemia

Un nuevo formato, una novedad mundial a la hora del arte y entretenimiento.
Viernes 26 de junio de 2020

Sex, viví tu experiencia, teatro, MuscariPor José María Muscari.


Hablando de reinventarse. Hablando de sexo virtual en pandemia.

Hablando de falta de teatro, de ausencia de show.

Pensando cómo traducir mi lenguaje y el éxito de Sex, mi espectáculo presencial, a esta nueva realidad, surgió "Sex virtual".

La obra que hicimos durante un año cada semana con localidades agotadas en Gorriti Art Center en el barrio por Palermo era considerada un show de vanguardia, de corte internacional.

Cuando comenzó la pandemia, me asaltó la pregunta, ¿cómo puede ser que si mi show es de vanguardia, yo no encuentre como creador cómo transmutar este nuevo presente? .

Días, noches, horas pensando.

Noticias relacionadas

Nada de lo que me antecedía me identificaba.

Todo me parecía demasiado estático, demasiado convencional, demasiado naíf para el riesgo y la ruptura que planeaba Sex.

Hasta que un día escuché un discurso presidencial y cuando nos aconsejaron tener "sexo virtual" y no presencial, para evitar también desde ese lugar el contagio, mi cabeza hizo un click.

Y pensé, sexo es "Sex".

Virtual es lo que nos exigen.

"Virtual Sex".

Y la idea afloró.

Un nuevo formato, una novedad mundial a la hora del arte y entretenimiento.

Una aventura exclusiva, artística, sexual y virtual.

Todo nuevo.

Nada se repite cada vez.

Cada edición es una nueva aventura.

Para público que elige vivir una interacción privada y personal vía WhatsApp, Instagram, Zoom, Twitter privado y otras plataformas que te harán sentir una cercanía única e inmediata con los artistas de Sex.

Cupos limitados para mayores de 18 años.

Únicos tres días de material exclusivo.

Es sexting artístico poderoso e inimaginado.

Las entradas VIP cuentan con interacción personal vía WhatsApp.

Las tres anteriores ediciones fueron un hit con localidades agotadas.

Prohibido para menores de 18 años.

¿Desayunar con Noelia Marzol?.

¿Ducharte con Diego Ramos?.

¿Ver un estriptís privado de Adabel Guerrero?.

¿Escuchar un recital íntimo con Felipe Colombo y Militta Bora solo cubiertos por sus guitarras?.

¿Hacer Zoom con Señorita Bimbo y romper la hegemonia del sexo y los cuerpos?.

¿Que te llegue un audio erótico del locutor Tucu López que te haga mojar?.

¿Que Gloria Carrá derribe mitos sobre la masturbación femenina con un sexólogo hot?.

Todo eso y mucho más pasa en "Sex virtual".

Somos una compañía de 25 artistas que incluye gente muy diversa: actores, actrices, cantantes, bailarinas, desnudistas, músicos, sexólogos, filósofos y hasta un actor experto en cine triple X, más un equipo de producción y operativa de más de 15 personas trabajando momento a momento para que los tres días que dure la experiencia toda la logística funcione.

Somos un extraño caso de usina creativa y económica en medio de la pandemia.

En medio del caos.

De la angustia.

De teatros cerrados, de artistas sin contratos, de falta de público y falta de horizonte.

Nosotros con "Sex virtual" podemos decir que somos un éxito.

Creo que en este momento, el público valora mucho la novedad, la rigurosidad y a la vez, la novedad de la propuesta.

"Sex virtual" no solo vende entradas en Buenos Aires, sino en toda la Argentina y en 22 países.

Increíble.

Despertó el interés en Emiratos Árabes, en Nicaragua, en Estados Unidos, en Francia, en Madrid, en China, en Japón, etcétera, etcétera.

Realmente no hay antecedentes en el mundo de una experiencia artística virtual que dure tres días con estímulos 24 horas y que sea multiplataforma.

"Sex virtual" llegó para quedarse.

Es decir, cuando la pandemia pase y nos permita volver al teatro, la obra Sex volverá a ser presencial, pero la propuesta de "Sex virtual" seguirá como una aliada, como una pata más de esta vanguardia atípica que no es una obra de teatro, sino una experiencia multisensorial.

La cuarentena es una oportunidad para poder despegar hacia otro lugar.

Es un desafío para salir de la zona de confort.

Es la opción de ver luz en la oscuridad.

Y soy feliz que "Sex virtual" me hace sentir vivo, creativo y en comunicación con un otro, nuestros espectadores virtuales.

 

*José María Muscari es actor, dramaturgo y director de teatro. TW: @muscarijoseok

José María Muscari, director de teatro

Fuente NA.

Teatro
Sexo
José María Muscari
COSTUMBRES EN CUARENTENA

Sexo oral y coronavirus: ¿es seguro practicarlo o puedo contagiarme?

Pese a tratar de implementar todas las medidas de precaución disponibles, la práctica del sexo oral en tiempos de pandemia por coronavirus implica un alto riesgo para la salud. ¿Qué se recomienda?
Domingo 14 de junio de 2020

Pareja, sexo, relaciones, sexualidadSexo en días de cuarentena.

La pandemia global de coronavirus llegó para cambiarnos la vida y, también, para que nos hagamos nuevas preguntas. ¿Podemos volver a tener sexo? ¿Está limitado a parejas estables? ¿Qué posturas son las mejores para evitar el contagio? ¿En serio deberíamos usar mascarilla? Y otra gran pregunta: ¿qué sucede con el sexo oral?

 

Todo indica que dar con una respuesta unánime y avalada por la ciencia, está por llegar, ya que las investigaciones solo marcan el inicio del camino a desandar.

 

Por un lado, el estudio del Hospital Municipal de Shangqiu encontró rastros del virus en muestras de semen de pacientes con coronavirus. Así mismo, la Universidad de Harvard marcó el riesgo de las excreciones respiratorias, lo que se traduce en que no podemos descartar que ahora la mascarilla también forme parte de la vida íntima.

 

Pero ya se sabe cómo es todo con mascarilla puesta. Del mismo modo que, en cuanto llegamos a la terraza, nos la quitamos para tomar un trago, podríamos pensar que es un caso muy parecido, ya que también se trata de llevarse algo a la boca.

 

O incluso de sostenerla en el codo como si fuera una pulsera (los que salís a la calle coincidiendo con runners o gente paseando sabéis a qué me refiero) mientras dure el momento, para luego volver a colocarla sobre la nariz y la boca en cuanto se termine.

 

También aunque se haga con preservativos, sigue siendo una práctica muy riesgosa.

 

Por activa y por pasiva nos han repetido que las microgotas que expulsamos al toser (hasta al hablar), son las que poseen más carga vírica.

 

Imaginemos lo que puede contener nuestra saliva. Finalmente, por mucho que intentemos hacerlo con cuidado -es decir, salivando lo menos posible-, ¿de verdad podemos evitar que no termine en nuestras manos, en la piel de la otra persona, en el sofá o incluso en las sábanas?

 

La práctica más segura actualmente sigue siendo la masturbación a solas.

De modo tal que, por mucho que pretendamos usar todas las barreras de protección disponibles, mejor que la boca quede fuera del juego. 

Sexo oral
Sexo
Cuarentena
Coronavirus
Contagio
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

¿Cómo serán las relaciones sexuales luego del coronavirus?

¿Te planteaste cuánto nos va a afectar esta pandemia a la manera de relacionarnos afectivamente? ¿Cuánto cambiará el sexo? ¿Dejará de ser como lo conocemos?.
Miércoles 27 de mayo de 2020

SEXOEl sexo post cuarentena.

Para saber cómo seguirán los vínculos amorosos post coronavirus hablamos con la sexóloga y escritora Valérie Tasso. Las preguntas son muchas: ¿Hemos aterrizado forzosamente en la era del sexo sin besos?, ¿tras estar meses confiando en nuestros juguetes sexuales prescindiremos de los hombres por miedo al contagio o a su ineficacia?

 

¿Cómo prevés que será la nueva interacción de las personas?

Decía el físico Niels Bohr que hacer predicciones era muy difícil… especialmente si se hacen sobre el futuro. Pero bueno, intentaré hacer una; intuyo que lo único que va a conseguir esta pavorosa crisis es que se refuercen y se justifiquen mejor los planteamientos puritanistas e individualistas que se iniciaron un tiempo atrás y que tenían como principal finalidad el coartar nuestro ser erótico, es decir, el individualizarnos hasta unos extremos que nos genere una falsa y enormemente inquietante sensación de autosuficiencia. No creo que cuando se someta a control esta pandemia se vaya a reconducir sino que más bien se va a potenciar; la incorporación de la mascarilla como un atuendo de uso común es toda una metáfora y declaración de lo que nos espera.

 

¿Habrá necesidad de sexo loco tras llevar tanto tiempo encerrados?

Suele suceder que, tras un periodo represivo, se desate un movimiento expansivo de signo opuesto. Esa euforización suele ser un simple movimiento pendular de corta duración y poca profundidad, por lo que es posible que sí, que tras el sometimiento más o menos efectivo del covid-19 pues salgamos todos como hienas en celo a buscarnos algo que meternos entre pecho y espalda, pero no creo en absoluto que si eso sucede implique ningún cambio profundo en las dinámicas aislacionistas y puritanas que enumeraba antes.

 

¿Puede que después de esta cuarentena la gente haya puesto su deseo sexual en pausa?

El deseo sexual nunca se apaga, lo que sí se puede es canalizar. En consulta, hay veces que vienen personas que me comentan que no sienten ningún deseo sexual y en cuanto charlas un poco con ellos, comentan que corren tres horas al día, que arman puzzles o que se han anotado a un curso de masaje ayurvédico que les ocupa todo su tiempo libre. Eso es canalizar y sublimar el sexo en la inmensa mayoría de los casos. También puede ser que haya una afección de tipo melancólica que coarte su deseo sexual, pero en estos casos siempre es una afección sobre el deseo en general, no solo sobre el sexual aunque al paciente le resulte el más evidente, y como tal, como una dificultad en el deseo y sus tiempos es como hay que tratarlo. Por cierto, nuestra forma de vida que prima la pulsión (el tenerlo todo y tenerlo ya) sobre el deseo y que no tolera la más mínima espera en la consecución de los objetivos es demoledora para nuestra manera consustancial de desear y, por tanto, para la estabilidad de nuestra estructura psíquica.

 

¿Podemos llegar a prescindir del sexo por el miedo al contagio? ¿Sexo sin besos? ¿Eliminaremos las caricias?

El miedo en general a contagiarse en una interacción sexual e incluso la fobia suelen ser mucho más comunes de lo que nos creemos. Es más, en ocasiones el aprensivo lo emplea como un estímulo para activar su deseo; el riesgo que creen asumir algunos/as les da un “morbo” complementario. Es posible que, en estos momentos, las precauciones se incrementen y el sentido común se emplee con más asiduidad, pues el riesgo y las dificultades de detectarlo no es solo un miedo anticipativo sino que es real… hasta que deje de serlo, es en ese momento en el que tendremos que saber desactivar paulatinamente los mecanismos de alerta de forma que nuestras interacciones sexuales se realicen en las mejores condiciones posibles.

 

¿Habrá practicas vetadas como el sexo oral?

No sé por qué debería haberlas. En tiempos de otra pandemia que todavía sigue presente aunque nos hayamos olvidado un poco de ella y que generó, en apenas veinte años, cerca de veinticinco millones de fallecidos, me refiero al VIH, las primeras prácticas sexuales que se “relajaron”, fueron las que afectaron a las eróticas conocidas como sexo oral. En el caso de mantener ahora relaciones sexuales con una persona positiva de covid-19, sintomática o asintomática, viene a ser lo mismo, que le practiques un cunnilingus o una felación, que le digas palabras cariñosas al oído. Al tratarse de un virus que se transmite por el aire y no por los fluidos o la sangre como el VIH, no veo por qué generar una especial prevención sobre el sexo oral.

Sexo
Coronavirus
Pandemia