Coronavirus, Alemania, pandemia, uso de bicicletas, ReutersCambio de hábitos en Alemania. Reuters.

Es una situación que se repite a diario. En un negocio de bicicletas Drahtesel en Bonn, los fanáticos del ciclismo pueden encontrar todo lo que desean. La tienda está llena de los últimos modelos de bicicletas, y los estantes completos de arreglos y accesorios para el ciclismo.

 

Sin embargo, al dueño del lugar, Jean Franzen, lo que le falta es tiempo para poder satisfacer debidamente a sus clientes. El número cada vez más creciente de clientes que llegan a su tienda lo obligaron a Franzen a acortar el tiempo dedicado a cada uno.

 

Tras levantarse varias de las medidas de confinamiento en la pequeña ciudad de Renania, Drahtesel pudo reabrir en abril. Las pautas de distanciamiento social siguen vigentes y generaronlargas filas frente a la tienda.

 

Noticias relacionadas

Ahora las colas son cada día más largas debido a la negativa general para usar el transporte público, al menor tráfico, y al deseo de las personas de hacer ejercicio, luego de haberse quedado encerradas en casa durante semanas. El resultado es un auge ciclista que no se había visto en décadas en Alemania.

 

El negocio de bicicletas en Alemania creció mucho hace rato, con un aumento de las ventas del 34 por ciento, con un volumen de 4.200 millones de euros en 2019. Pero la demanda prácticamente se disparó en abril y mayo, lo que provocó el aumento de las listas de espera, especialmente para bicicletas personalizadas.

 

"Las ventas de bicicletas crecieron significativamente", manifestó Dietmar Knust, presidente de la Asociación Alemana de Comerciantes de Bicicletas. Algunas tiendas vendieron tres veces más bicicletas de lo normal en los dos meses, dijo a DW.

 

Los fabricantes están al límite de sus posibilidades: De todos modos, el comerciante Jean Franzen, podría estar vendiendo aún más. Limita el posible crecimiento en las ventas una escasez cada vez mayor de bicicletas nuevas.

 

"Ya no tenemos muchos de los modelos de este año porque la producción parece haberse agotado en las fábricas", dijo. El cuello de botella ya se ha ampliado al suministro de piezas de repuesto, como candados de seguridad, sillines y neumáticos. "Esas partes las obtendríamos normalmente en tres o cuatro días, pero ahora no están disponibles en absoluto".

 

El fabricante de bicicletas Stevens en Hamburgo, Alemania, también sostiene que los fabricantes están experimentando una venta completa de sus productos. Volker Dohrmann, jefe de mercadeo y desarrollo de productos en Stevens, agrega que el aumento de la demanda desde abril prácticamente ha vaciado los almacenes, en cuanto a los modelos actuales.

 

"Estamos experimentando un período de sequía en este momento, probablemente hasta el otoño, cuando llegarán los nuevos modelos 2021", dijo Dohrmann.