BOLETÍN OFICIAL

Daniel Scioli fue oficializado como embajador argentino en Brasil

Así quedó expreso en el Boletín Oficial el decreto 570/2020, firmado por el presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y del canciller Felipe Solá.
Lunes 29 de junio de 2020

Daniel Scioli, embajador de Brasil, Agencia NADaniel Scioli, NA.

El Poder Ejecutivo formalizó hoy la designación del ex gobernador bonaerense Daniel Scioli como embajador ante la República Federativa de Brasil.
  

Así quedó expreso en el Boletín Oficial el decreto 570/2020, firmado por el presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y del canciller Felipe Solá.
  

"Nómbrase en el Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto funcionario de la categoría 'A' Embajador Extraordinario y Plenipotenciario al señor Daniel Osvaldo Scioli I, de conformidad con lo establecido por el artículo 5° de la Ley del Servicio Exterior de la Nación N° 20.957″, dice la norma.
  

En ese marco, se destacó que el Senado ya dio acuerdo a la designación y que oportunamente el gobierno de Brasil concedió el plácet de estilo al ex gobernador y ex vicepresidente.
  

Scioli había sido designado como embajador hace varios meses pero todavía no había sido oficializado en el cargo, lo que le permitió participar en una sesión legislativa para dar quórum al oficialismo.

Daniel Scioli
Embajador
Boletín Oficial
Brasil
RETOMAR PLANES CONJUNTOS

Argentina y Brasil tras la necesidad de profundizar la integración productiva

José Ignacio de Mendiguren traza los principales lineamientos para que la Argentina retome el buen camino de la mano de su principal socio comercial en la región, Brasil.
Domingo 8 de marzo de 2020

Sergio Massa con Jair Bolsonaro en Brasil.Jair Bolsonaro y Sergio Massa en Brasilia, NA.

José Ignacio de Mendiguren (Presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior, BICE), analizó en un detallado artículo, la relación de la Argentina con su principal socio comercial, Brasil.

 

Argentina y Brasil iniciaron hace tres décadas y media un camino irreversible de integración, desde que la Declaración de Foz de Iguazú de los presidentes Raúl Alfonsín y José Sarney en 1985 cerró décadas de recelos mutuos. Desde entonces hubo muchos avances, y también algunos retrocesos. Hoy nos toca un nuevo desafío en ese proceso histórico: profundizar nuestra integración productiva.

 

Aquellos dos líderes hicieron de su visión de integración una política de Estado a ambos lados de los más de 1.200 kilómetros de frontera que hoy nos unen, gracias a que ellos zanjaron la grieta histórica que había entre los dos países. Desde entonces sabemos que nuestra relación tiene que estar dominada por la cooperación más que la competencia, más allá de los liderazgos de turno.

 

Hay razones económicas muy fuertes para que sea así: Brasil es nuestro principal socio comercial. Da cuenta del 18 por ciento de todos nuestros flujos comerciales; el 16 por ciento de nuestras exportaciones y el 35 por ciento de nuestras exportaciones industriales van a Brasil; la mitad de los autos que fabricamos van a Brasil.

 

Pero además, juntos somos un jugador clave en el convulsionado mundo actual: la sexta economía del mundo, los principales productores mundiales de soja (48 por ciento de todo lo que se produce en el mundo), el 4° productor más importante de granos, los 8° productores mundiales de vehículos.

 

Esta semana junto a Sergio Massa mantuvimos una reunión con el presidente del Banco de Desarrollo de Brasil y los equipos de trabajo del BNDES y de BICE, para analizar juntos el aporte que nuestras entidades, tan vinculadas el desarrollo regional, pueden realizar para acelerar la integración productiva de ambos países.

 

Nuestro desarrollo y el brasileño será conjunto o no será: la integración no es una opción. En el contexto internacional actual, donde los cambios geopolíticos reacomodan todas las piezas, no podemos ser ingenuos: el mundo no quiere que la región concrete la integración porque nos quiere primarizados, meros proveedores de materias primas y recursos naturales. Para que nuestros países se desarrollen, la integración es una condición necesaria. Pero no nos sirve cualquier integración.

 

En 2002, como ministro de la Producción, promovimos junto al ministro de desarrollo brasileño Sérgio Silva do Amaral el concepto de “Integración Productiva”. Lo que creíamos (y creemos) es que tenemos que ir más allá de lo puramente comercial, que termina siendo siempre un juego de suma cero. En aquel año organizamos la primera misión comercial conjunta de gobiernos y empresarios argentinos y brasileños a China, que recién se encaminaba a ser la potencia que es hoy.

 

Luego en 2011, durante mi segunda presidencia en la Unión Industrial Argentina (UIA), realizamos una cumbre bilateral con las presidentas Cristina Kirchner y Dilma Rousseff, con ambos gabinetes, empresarios, intelectuales y pensadores de ambos países. De ese encuentro surgió un libro cuyo título fue “Argentina y Brasil, integración productiva para el desarrollo regional”. Allí dijimos claramente que un desafío que teníamos era resistir al canto de sirenas de la primarización. Y que para hacerlo teníamos que pasar de luchar contra un mandato político que nos llevaba al fracaso (2001), a trabajar para hacer realidad un mandato político acertado.

 

En los últimos años el proceso se truncó. Cada uno por su lado, dándonos la espalda, nuestros países retomaron el camino fácil de nadar con la corriente mundial que nos divide y nos lleva, efectivamente, a primarizarnos.

 

Hoy tenemos que retomar aquel objetivo. Nuestras bancas de desarrollo son cruciales en ese proceso, que requiere combinar y articular esfuerzos para orientar el ahorro de la región a la inversión productiva, inter-fronteras y de largo plazo. No habrá desarrollo sin bancos públicos que los financien. Eso es lo que estamos propiciando.

 

Mientras el gobierno encamina la renegociación de la deuda pesada que heredó, es momento también de acelerar los motores para empezar a andar por el camino correcto que señaló el presidente Alberto Fernández: el que muta la lógica de la especulación financiera que predominó en el gobierno anterior por la lógica productiva. No hay que ir solo por el crecimiento sino por el desarrollo. Para eso la integración regional enfocada en la producción es clave. Y por eso es nuestra obligación histórica honrar el mandato de Alfonsín y Sarney, profundizarlo y convertir a nuestros países en protagonistas de la nueva globalización.

Mercosur
Argentina
Brasil
José Ignacio de Mendiguren
EN BRASILIA

Sergio Massa se reunió con Bolsonaro: "Fortalecer la relación y consolidar el Mercosur"

El titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, se reunió en el Palacio de Planalto con el presidente brasileño. Coincidieron en la necesidad de trabajar juntos por el fortalecimiento de las relaciones bilaterales.
Miércoles 4 de marzo de 2020

Sergio Massa con Jair Bolsonaro en Brasil.Sergio Massa con Jair Bolsonaro en Brasil.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, recibió hoy al titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, en el Palacio de Planalto, y ambos coincidieron en la necesidad de trabajar juntos para fortalecer las relación bilateral y "consolidar el Mercosur".

 

Sin fecha confirmada de reunión entre el presidente Alberto Fernández y Bolsonaro, Massa se entrevistó con el mandatario brasileño y destacó que hubo "coincidencias" a la hora de trabajar juntos para "potenciar" las economías de los dos países.

 

"La importancia de la consolidación del Mercosur, que es un deseo de la Argentina y un deseo que el presidente Bolsonaro me manifestó, que es el deseo del gobierno Brasil", subrayó Massa.

 

En conferencia de prensa tras la reunión con el mandatario brasileño, el líder del Frente Renovador destacó "la importancia de la consolidación de la relación Argentina-Brasil, como una forma de trabajo coordinador para potenciar las economías".

 

"(Eso) fue parte de las charla, fue parte de las coincidencias con el Presidente de Brasil", expresó Massa.

 

Conferencia conjunta en Brasilia.

 

El titular de la Cámara de Diputados afirmó que el objetivo es profundizar la relación entre los dos países e ir "de la mano y en bloque" a negociar con la Unión Europea (UE).

 

"Nuestro deseo en avanzar en la consolidación del Mercosur, como paso previo al acuerdo con la Unión Europea", señaló el titular de la Cámara baja.

 

En tanto, remarcó que el objetivo es ir "de la mano y en bloque" con Brasil, para que ambos países "tengan la capacidad de disputar" con "los grandes sectores productores de alimentos del bloque europeo", que ponen trabas a la exportación regional.

 

Sergio Massa con Jair Bolsonaro en Brasil.Encuentro bilateral.

 

"Nuestro principal valor es ser productores de alimentos, -por eso- es muy difícil que podamos avanzar en un acuerdo si no nos permiten ser proveedores de alimentos", indicó Massa.

 

Antes del encuentro con Bolsonaro, Massa se reunió con el titular de la Cámara de Diputados de Brasil, Rodrigo Maia, y con una delegación de parlamentarios de ambo países.

 

Su visita oficial también incluye encuentros con el titular del Senado, Davi Alcolumbre, y de la Corte Suprema, Antonio Dias Toffoli.

 

El viaje de Massa se produce luego de un fallido intento de una reunión entre Bolsonaro y Fernández en Montevideo, Uruguay, luego de que el brasileño propusiera esa posibilidad durante un diálogo con el canciller Felipe Solá.

 

Sergio Massa con Jair Bolsonaro en Brasil.Encuentro productivo en Brasil.

Sergio Massa
Jair Bolsonaro
Brasil