ECONOMIA ARGENTINA

Bolsa argentina sube a la espera de novedades por reestructuración de deuda

El Gobierno argentino extendió hasta el 24 de julio el plazo para las negociaciones con acreedores, que ahora se centran en cuestiones legales más que financieras, dicen analistas.
Lunes 29 de junio de 2020

Bolsa de Comercio de Buenos Aires, acciones de empresas, ReutersBolsa de Comercio de Buenos Aires. Reuters.

La Bolsa de Comercio de Argentina comenzó con mejoras el lunes, en una plaza que se mantiene expectante a novedades en torno a novedades sobre la reestructuración de deuda soberana en moneda extranjera por unos 65.000 millones de dólares.

 

El Gobierno argentino extendió hasta el 24 de julio el plazo para las negociaciones con acreedores, que ahora se centran en cuestiones legales más que financieras, dicen analistas.

 

El índice líder S&P Merval ganaba un 1,94%, a un nivel de 41.376,80 unidades, a las 11.10 hora local (1410 GMT), encabezado por la mejora anotada en acciones energéticas y financieras.

 

Noticias relacionadas

"El índice se mueve de forma casi proporcional con la probabilidad de un acuerdo, donde cada vez que aumenta dicha probabilidad, el índice sube considerablemente", dijo la correduría Portfolio Personal Inversiones.

 

"Los otros 'drivers' afectan obviamente, pero un acuerdo marcará un antes y un después en los niveles de precios del Merval donde suena poco probable volver a testearlos en el corto plazo -siempre y cuando se logren negociaciones exitosas-", agregó.

 

Argentina  extendió para la capital de Argentina y sus suburbios una etapa de un aislamiento obligatorio estricto desde el 1 de julio hasta el 17 de julio para atenuar los efectos de la pandemia de coronavirus.

Deuda
Bolsa de Comercio de Buenos Aires
Acciones de empresas
RENEGOCIACIÓN DE DEUDA

Ante renovada tensión entre Gobierno y bonistas, FMI espera que seguir negociando para acuerdo por deuda

El vocero del organismo, Gerry Rice, sostuvo que el Ministerio de Economía no le pidió un desembolso para mejorar la oferta presentada a acreedores privados.
Jueves 18 de junio de 2020

Gerry Rice, vocero del FMI, ReutersGerry Rice, vocero del FMI. Reuters.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) comunicó este jueves su intención de que el Gobierno y los acreedores privados mantengan las negociaciones para lograr un acuerdo en torno de la deuda que entró en default hace casi cuatro semanas, luego del distanciamiento que se generó entre las partes en las últimas horas.

 

“La negociación es un tema que le compete a la Argentina y a los bonistas. Obviamente seguimos la evolución muy de cerca y esperamos que todas las partes sigan negociando para llegar a un acuerdo”, dijo Gerry Rice, en conferencia virtual desde Washington.

 

Rice negó además que el Gobierno argentino de Alberto Fernández  haya solicitado un desembolso como parte del programa que la Argentina firmó en 2018 para mejorar la oferta a los bonistas, que ayer entró en una nueva etapa de estancamiento.

 

El vocero del organismo conducido por Kristalina Georgieva no dio más detalles sobre la situación argentina, aunque por el momento el organismo fue muy claro en apoyar la idea de que e Gobierno solo puede presentar una propuesta que resulte sustentable. Al respecto, fuentes allegadas a la negociación consideraron que esa cifra rondaría los 50 dólares de valor nominal, similar a la que el Gobierno difundió anoche ante el nuevo distanciamiento que se produjo con los principales acreedores para renegociar la deuda de USD 66.500 millones.

 

Así mismo, la propia directora gerente sostuvo en numerosas ocasiones su apoyo al enfoque que el presidente Alberto Fernández desarrolla tanto en términos sanitarios como de medidas para paliar los efectos de la pandemia por el coronavirus.

 

En dos informes técnicos, el staff del FMI también destacó que los acreedores privados tienen que adoptar una actitud comprensiva para llegar a un acuerdo, un argumento que losi bonistas creen que se basa en que el FMI quiere cobrar sin traspiés su deuda de USD 44 mil millones sin quita alguna.

 

Por otro lado, Rice se refirió a la “velocidad récord” con la que el organismo desembolsó dinero para asistir a los países ante la crisis económica generada por la pandemia. Ya aprobó créditos de rápido desembolso para 60 países y mañana sumará a otros 10. Se trata de dinero sin condicionalidades. “Solo guarden sus recibos”, aclaró el vocero.

 

Martín Guzmán y Kristalina GeorgievaMartín Guzmán y Kristalina Georgieva, del FMI. Reuters. 

 

En el caso de América latina, ya se desembolsaron 5100 millones de dólares por este mecanismo a 17 países; en Asia Pacífico 7 países recibieron 1500 millones; y Africa subsahariana 28 países, 10.000 millones más. Además, a 28 países muy pobres se les concedió un alivio en el pago de la deuda y, junto con el Banco Mundial, se estudia el pedido de 37 países para que se suspendan esos pagos.

 

También, dijo que “el confinamiento en Estados Unidos se prolongó más que lo que preveíamos en abril, lo que significa que la contracción del segundo trimestre será mayor que la esperada y el ritmo de la recuperación será más lento. Pero Estados Unidos tiene un espacio fiscal mayor que otros países para recuperarse”.

 

Sobre China, dijo que, luego de la aparición de nuevos focos de coronavirus, habrá que ver cómo se desarrolla la recuperación económica que había comenzado el mes pasado. Además, recordó que “la economía de China cayó en el primer trimestre por primera vez en 30 años, lo cual muestra la gravedad de la pandemia”.

 

La semana próxima se dará a conocer una actualización del informe de Perspectivas Económicas del FMI sobre la situación global. El organismo ya admitió que el mundo transita su peor crisis desde la Gran Depresión surgida después del derrumbe financiero de EE.UU. en 1929.

 

En el caso de Argentina, en abril pronosticó que la recesión será del 5,7% y la inflación del 53,5%, mientras que la tasa de desempleo se ubicará en el 10,9%. Sin embargo, como en otros países, aclaró entonces que debido a la paralización de la economía por la pandemia y a la incertidumbre global, esos indicadores podían empeorar. De hecho, el propio equipo económico prevé una caída del 6,5% en el PBI, mientras que los consultores privados estiman que la misma podría rondar el 10%, cerca de la que se registró en 2002.

Deuda
Bonistas
FMI
Gerry Rice
Martín Guzmán
Kristalina Georgieva
REESTRUCTURACIÓN DE DEUDA

Deuda: duro comunicado y enojo de acreedores en plena negociación con el Gobierno

El grupo de bonistas AdHoc expresó que su contraoferta era lo suficientemente buena como para cerrar las negociaciones con el Gobierno argentino. Amenazan con una denuncia.
Jueves 18 de junio de 2020

Martín Guzmán y Alberto Fernández, Larry Fink, CEO de BlackRock, deudaAlberto Fernández y Martín Guzmán, Larry Fink, CEO de BlackRock.

Una vez que se levantó la cláusula de confidencialidad sobre la negociación de deuda, los bonistas criticaron la forma en que el Gobierno lleva adelante las negociaciones por la deuda.

 

El grupo de bonistas "Ad Hoc", que incluye a los fondos Fidelity, AllianceBernstein y BlackRock, distribuyó un comunicado en el que sostiene que, debido al fracaso en las conversaciones, estaba analizando "todos los derechos y recursos disponibles".

 

El vencimiento de la invitación está programado para el viernes 19 de junio, si bien el gobierno no descartó la posibilidad de poder ampliar nuevamente ese plazo.

 

Por el lado de los acreedores, el grupo denominado Ad Hoc Bondholder Group dijo que "la Argentina rechazó una sostenible y sensata solución".

 

El grupo Ad Hoc -en un comunicado- afirmó que "dado el fracaso de las negociaciones de los tenedores de bonos, nuestro Grupo ahora está considerando todos los derechos y recursos disponibles en nuestro capacidad como fiduciarios para los millones de ahorradores que servimos alrededor del mundo".

 

El documento de Ad Hoc sostiene que "nuestra última y mejorada propuesta proporciona un amplio espacio fiscal para que Argentina implemente políticas responsables para abordar los desafíos económicos y sociales inmediatos que enfrenta Argentina, incluso en respuesta a la crisis de Covid-19, mientras que al mismo tiempo se preserva el derecho para los tenedores de bonos internacionales".

 

Según este grupo, la última oferta de Ad Hoc "proporcionó un alivio de unos 38 mil millones de dólares de flujo de efectivo, durante un período de 9 años, al tiempo que proporcionó otro alivio adicional de 23 mil millones de dólares de alivio de efectivo entre 2020-2023".

 

De acuerdo con el comunicado de Ad Hoc, la oferta incluyó reducciones de cupones con un promedio de 42%.

 

El grupo destacó también que "con los nuevos bonos emitidos bajo nuestra nueva propuesta se han extendido vencimientos en comparación con el stock de deuda existente, con un promedio de vencimientos de 12,7 años y sin pagos de amortización hasta 2025".

 

Otro grupo, en este caso el compuesto por ACC, Gramercy, Fintech y Oaktree - denominado "Grupo de titulares de bonos" o "BG"- dijo que su oferta "cumple con el marco de sostenibilidad de la deuda de Argentina".

 

Según BG, su oferta "utiliza los mismos bonos de salida que en la propuesta de Argentina y reduce el recorte al 1% en bonos globales y establece fechas de pago en enero y julio de cada año para todas las categorías de bonos".

 

Para los tenedores que acepten la oferta en primera instancia habrá incentivos como el acceso al primer bono de salida con vencimiento en 2030, una tarifa de incentivo adicional y un instrumento de recuperación de valor (VIR) equivalente a un cupón móvil atado al exceso de las exportaciones en un período de 5 años, tomando como base un monto exportado de 47.000 millones de dólares para 2020, ajustado al 1% anual.

 

Alberto Fernández aseguró que la Argentina está "haciendo un enorme esfuerzo" para poder acordar con los bonistas, pero advirtió que "algunos acreedores tomaron una actitud de dureza que no se entiende".

 

"Haremos todo lo que tengamos que hacer, en la medida que eso no signifique un mayor esfuerzo para los argentinos", consideró el mandatario.

 

Fernández aseguró que "esta Argentina que cada tantos años cae en default no me gusta, las dos veces que estuve en el Gobierno recibí un país defolteado".

 

Según analistas internacionales, la Argentina fue "tan lejos como pudo pero los acreedores quieren más" y agregó que el cupón ligado a las exportaciones del país no alcanzaron para satisfacer a los bonistas.

 

"Los acreedores vieron los cupones como un beneficio, pero no como una herramienta lo suficientemente fuerte como para cerrar la brecha", explicó.

Deuda
Bonistas
Economía argentina