PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Las claves que explican el preocupante aumento de casos de coronavirus en EEUU

El país es el más afectado por la pandemia y en los últimos días sufrió un importante incremente de casos. ¿Qué pasó?
Martes 30 de junio de 2020

Coronavirus en EEUU, REUTERSCoronavirus en Estados Unidos.

Estados Unidos superó por segundo día consecutivo, su propio récord de nuevas infecciones de coronavirus, con más de 45.000, y se mantenía como el país más afectado por la pandemia, con más de 2,5 millones de casos, según el recuento de la Universidad Johns Hopkins, mientras registra rebrotes en las regiones sur y oeste del país.

 

En las últimas 24 horas murieron 1.024 personas, con lo que la cifra total ascendía a 125.434, de acuerdo a la base de datos de actualización permanente de esa universidad estadounidense.

 

El balance provisional de fallecidos superó la marca más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

 

Noticias relacionadas

Con un nuevo record de contagios, los casos detectados en las últimas 24 horas llegaron a 45.300 y ya suman 2.501.244 desde el inicio de la pandemia, más de un cuarto de los infectados a nivel mundial.

Coronavirus en EEUU, REUTERS 

Los nuevos repuntes, que suman cerca de la mitad de los últimos casos reportados, se registraron en Florida, Texas, California y Arizona, aunque Nueva York continúa siendo el estado con mayor número de casos, con 391.220 y 31.342 fallecidos, una cifra sólo superada por Brasil, el Reino Unido e Italia.

 

California es el segundo estado por detrás de Nueva York con 202.072 infectados, y registra además 5.816 muertos, cifra superada también por Pensilvania con 6.579 y Michigan con 6.134.

 

El reciente incremento en California puede estar impulsado por una alza en los contagios de personas entre 18 y 49 años, mientras los mayores de 65 años representan ahora menos de 15% de las pruebas positivas, en línea con su proporción de la población, según el diario Los Angeles Times.

 

El gobernador californiano, Gavin Newsom, pidió a los ciudadanos que cumplan con el requisito de usar tapabocas pero no restableció ninguna de las restricciones que comenzó a flexibilizar a principios de mayo, subrayó el medio.

 

Distinto fue en Texas, donde el gobernador Gregg Abbott ordenó cerrar todos los bares y reducir a la mitad la capacidad de los restaurantes, para frenar la propagación del coronavirus ante el repunte de casos, divulgó el portal Dallas News.

 

La medida de cerrar los bares había sido ordenada por primera vez el 16 de marzo; un mes después se permitió la reapertura con 25% de su capacidad y desde el 3 de junio operaban al 50%.

 

La nueva disposición responde al aumento del índice de casos, que pasó de ser menor a 5% en mayo a 11.76% durante los últimos siete días, apuntó el periódico local, en un estado que contó con nuevas máximas, como los 496 casos reportados en Dallas el jueves pasado.

 

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, culpó al repunte de casos que se registró en el país en las últimas semanas a los "jóvenes indisciplinados" que no siguen las directrices del gobierno.

 

Si bien Pence resaltó la importancia del aumento de test a la hora de detectar más casos, también puntualizó que en los estados de Texas y Florida, donde hubo marcados crecimientos de infectados, la mayoría de los positivos son personas menores de 35 años.

 

Otra característica de la fase actual por la que está pasando Estados Unidos es un descenso notable de la cifra de muertes. La cifra refleja una caída notable desde el máximo de 6.409 muertes registrado el 16 de abril, según datos de la Organización Mundial de la Salud.

 

El estado de Florida registró también un nuevo récord con 9.585 casos y sumó 24 muertes, alcanzando desde el 1 de marzo un total de 132.545 infectados y 3.390 muertes.

 

En la última semana, el número superó los 33.000 casos y el aumento se adjudicó a la segunda fase que se inició este mes de la reapertura económica implementada en mayo.

 

La cifra de contagios fue en aumento: 8.942 ayer, 5.004 el jueves, 5.508 el miércoles, 3.286 el martes, 2.926 el lunes, 4.049 el sábado y 3.494 del domingo, según datos del Departamento de Salud estatal, y reflejó un incremento de los casos entre grupos más jóvenes con una edad media de 41 años, similar a lo ocurrido en California.

 

Como medida frente al repunte de infecciones, el estado también dio la primera marcha atrás en el proceso de reactivación económica, y prohibió ayer la venta de alcohol en bares, luego de que algunos casos tuvieran gran repercusión mediática.

 

El anuncio, realizado por el gobernador de Florida, Ron De Santis, apuntó a que los más jóvenes eviten espacios cerrados y con mucha gente, pero no incluyó a comercios como restaurantes y cafeterías, donde se puede seguir consumiendo alcohol.

 

Si bien el republicano De Santis no emitió una orden de usar barbijos para todo el estado, en muchos condados y ciudades ya es obligatorio y desde ayer, por ejemplo, en Miami son multados quienes no los lleven en lugares públicos.

 

Además, en Miami, foco principal de infectados con un total 31.562 casos y 947 muertes, se anunció el cierre de las playas y la prohibición de desfiles de más de 50 personas y reuniones del 3 al 7 de julio, con el fin de evitar la propagación del Covid-19 de cara a la celebración del Día de la Independencia de Estados Unidos, el sábado próximo.

 

"Cuando hay gente que no va a ser responsable y no se va a proteger a sí misma y a los demás de esta pandemia, el gobierno debe actuar y restablecer el sentido común para salvar vidas", manifestó el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, según la agencia de noticias EFE.

Coronavirus en EEUU, REUTERS 

Arizona superó hoy los 70.000 contagios al sumar 3.591 nuevos casos en las últimas 24 horas, y registró 44 nuevas muertes, alcanzando un total de 1.579, según datos del Departamento de Salud estatal.

 

El gobernador Doug Ducey exhortó a la población a permanecer en sus hogares, aunque al igual que en California, no revisó su plan de reapertura de la economía local.

 

Mientras tanto, el presidente Donald Trump incrementó hoy las medidas de prevención para evitar contagiarse, aunque sigue rechazando el uso de máscara y el control de temperatura, según la televisora CNN.

 

Cada vez que Trump, de 76 años, está por visitar un lugar, la Casa Blanca envía un equipo sanitario para que se encargue de que cada baño que pueda visitar sea desinfectado a conciencia y revise el estado de salud de cualquier persona que vaya a tener contacto directo con el mandatario.

 

El propio Trump, que es conocido por su fobia a los gérmenes, le dijo a sus colaboradores, regularmente sometidos a testeos, que él no puede enfermarse y según CNN se enojó al enterarse que uno de los militares encargado de prepararle su comida se había contagiado.

Coronavirus
Estados Unidos
Pandemia
PELEAS E INTENTOS DE SUICIDIO EN EL BARCO

Italia: autoridades realizan test de Covid 19 a los migrantes del Ocean Viking

Un médico italiano y un mediador cultural llegaron al buque de rescate para tratar de apaciguar los ánimos. Se examinó a los sobrevivientes por si pudieran tener coronavirus. Tras conocerse los resultados, serían trasladados a un barco de cuarentena en la costa de Sicilia.
Domingo 5 de julio de 2020

Ocean Viking, coronavirus, Italia, control de autoridades, Foto Twitter ONG SOS Mediterranée

Por estas horas, el Ocean Viking recibió la autorización para desembargar a sus 180 migrantes a bordo en Sicilia. El barco de rescate se encontraba en una situación crítica y había hecho una declaración de emergencia.

 

El mismo llevaba más de una semana sin ninguna indicación para poder desembarcar y algunos de los migrantes rescatados se han convertido en un peligro. Tres de ellos se han intentado suicidar e incluso habían estallado peleas.

Ocean Viking, coronavirus, Italia, control de autoridades, Foto Twitter ONG SOS Mediterranée  

Fue por eso que la ONG SOS Mediterranée manifestó temer por la seguridad de todos, según publicó en su cuenta de twitter donde también mostró cómo se están haciendo las pruebas a los migrantes rescatados:

 

 

"Nos encontramos con una gran angustia mental de estos migrantes que han conocido las terribles condiciones de vida en Libia, que ya se encuentran en un estado de gran, gran vulnerabilidad, y de gran fragilidad cuando suben al barco", señala Sophie Beau, Directora General de SOS Mediterranée.

 

Un médico italiano y un mediador cultural han llegado al buque de rescate para tratar de apaciguar los ánimos. El equipo esta examinando a los supervivientes por si pudieran tener coronavirus.El destino elegido finalmente ha sido Porto Empedocle. 

Italia
Coronavirus
Ocean Viking
PANDEMIA DE CORONAVIRUS

Bolivia: reportan cadáveres de víctimas de coronavirus en las calles por colapso del sistema funerario

Bolivia, según el recuento que realiza la universidad estadounidense Johns Hopkins, acumula hasta el momento 38.071 casos confirmados de coronavirus y 1.378 muertes.
Domingo 5 de julio de 2020

Coronavirus en Bolivia, REUTERSCoronavirus en Bolivia, REUTERS.

Mientras los contagios y muertes por el coronavirus siguen en ascenso en Bolivia, el colapso de los sistemas sanitario y funerario sigue exhibiendo situaciones dramáticas, como la decisión de una familia de cortar con el ataúd de un familiar una calle de Cochabamba, ante la falta de respuesta de los servicios para la inhumación del cuerpo.

 

Durante seis días los familiares de Roli Pinto Centeno, fallecido en su domicilio el domingo 28 de junio con síntomas de coronavirus aguardaron a que los servicios funerarios dieran respuesta a sus pedidos para retirar el cuerpo. Este sábado los familiares y otros vecinos de la avenida Simón López y Beijing, en Cochababmba, decidieron bloquear la calle con el féretro de esta persona.

 

“Estamos muy indignados, estamos muy asustados. El cuerpo está en descomposición. Sólo pedimos una cristiana sepultura”, dijo uno de los vecinos, citados por el diario local Página Siete.

 

Mientras, otras personas se encontraban alrededor del ataúd que estaba cubierto con plástico negro y ubicado sobre una carretilla de donde colgaba un letrero con la frase: “Q.E.P.D, siete días muerto por Covid”. Horas después, a las 11:00, una funeraria y autoridades recogieron el féretro.

Coronavirus en Bolivia, REUTERS 

Según Juan Carlos Orellana, presidente de la Asociación de Funerarias de Cochabamba, hay en estos momentos entre 20 y 30 cadáveres de víctimas de coronavirus, confirmadas o sospechosas, que permanecen en sus domicilios porque no encuentran un espacio en el horno crematorio y en el Cementerio General.

 

Además, varias familias se ven obligadas a mantener los cuerpos en sus casas porque deben esperar la verificación de los funcionarios de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y el Servicio Departamental de Salud (Sedes), quienes se encargan de emitir el certificado de defunción. Este documento es requerido por las funerarias para levantar un cuerpo, precisó Orellana al diario boliviano.

 

El titular de la asociación de funerarios agregó que en más de un caso las familias se ven obligadas a trasladar los cuerpos de sus muertos de las clínicas a sus casas, porque varios establecimientos privados de salud no tienen depósitos y dan entre seis y 12 horas para retirar los cadáveres.

 

Además del riesgo sanitario que implica tener en un domicilio un cuerpo en descomposición, las familias que enfrentan este problema son atacadas por sus vecinos, que exigen retirar los cuerpos por temor a la propagación del coronavirus.

Coronavirus en Bolivia, REUTERS 

Tras el corte de protesta con el féretro de Roli Pinto Centeno una funeraria llegó al lugar y trasladó el féretro a un ambiente alejado de la ciudad.

 

Ante esta situación y para no ser rebasadas, la alcaldía de Cochabamba informó que en el Cementerio General de esa ciudad se habilitan tres tipos de inhumación: en nicho, en fosa y por cremación de forma coordinada con el Sedes y el Ministerio de Salud.

 

El último fin de semana de junio, el cementerio de Cochabamba no operó por protestas del personal y las funerarias no tenían un sitio donde dejar los cuerpos. El administrador de una de las empresas fúnebres -que prefirió guardar su nombre en reserva- contó que no podían embalsamar los cadáveres, así que optaron por dejarlos en las casas previa descontaminación y aislamiento. “Lo que está haciendo nuestra empresa es brindar el aislamiento para que el cuerpo se quede en el domicilio hasta que sea derivado al cementerio. Dejamos los cadáveres en bolsas plásticas mortuorias que son impermeables y no permiten que se salgan líquidos ni olores”, contó.

 

Situaciones similares amagan con replicarse en La Paz y El Alto, donde las condiciones no son muy diferentes a las de Cochabamba.

 

Bolivia, según el recuento que realiza la universidad estadounidense Johns Hopkins, acumula hasta el momento 38.071 casos confirmados de coronavirus y 1.378 muertes.

Coronavirus
Bolivia
Cadáveres
Pandemia
Muertes