Isabel Brilhante Pedrosa y Nicolás Maduro, REUTERSIsabel Brilhante Pedrosa y Nicolás Maduro, REUTERS

Venezuela decidió dar marcha atrás en su decisión de expulsar a la Jefa de la Delegación de la Unión Europea en Caracas, tras coincidir con el bloque en "la necesidad de mantener el marco de las relaciones diplomáticas". La información fue entregada este jueves 2 de julio a través de un comunicado presentado por ambas partes.

 

"En consecuencia, el gobierno venezolano decidió dejar sin efecto la decisión" de declarar "persona non grata a la embajadora Isabel Brilhante Pedrosa", reza el comunicado del canciller venezolano, Jorge Arreaza, y el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, distribuido por el Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores de la República Bolivariana de Venezuela y el servicio de Acción Exterior de la UE.

Nicolás Maduro, Venezuela, REUTERSNicolás Maduro, Venezuela, REUTERS

Además, las partes "acordaron promover los contactos diplomáticos entre las partes al más alto nivel, en el marco de una cooperación sincera y del respeto al Derecho Internacional". Poco antes, en la cumbre virtual de Mercosur, los presidentes de Paraguay y Colombia habían criticado la expulsión ordenada por Caracas. "La dictadura de Venezuela expulsó al representante de la UE”, dijo Iván Duque. Su colega Mario Abdó expresó, en tanto, su solidaridad con Bruselas.

 

Noticias relacionadas

La crisis se desató cuando la UE impuso sanciones a once funcionarios venezolanos por su participación en actos y decisiones que el bloque comunitario considera que están en contra de la democracia y el Estado de derecho en el país caribeño. Como respuesta, el lunes 29 de junio el presidente Nicolás Maduro ordenó la expulsión de Brilhante, con un plazo de 72 horas.

Isabel Brilhante Pedrosa, embajadora de la UEIsabel Brilhante Pedrosa.

"Se le presta un avión para que se vaya (...) Vamos a ordenar nuestras cosas con la UE (...) Si no nos quieren, que se vayan, si no respetan a Venezuela, que se vayan. A Venezuela hay que respetarla en su integridad, como nación, como institución", prosiguió el presidente. El problema es que no había aviones ni vuelos, así que inicialmente la fecha de salida se postergó para el sábado.

 

La UE había urgido el martes a Caracas a revocar su decisión, advirtiendo a Maduro del consecuente "aislamiento internacional" si se confirmaba la medida. El jefe de la diplomacia europea había advertido, además, que el bloque podría adoptar medidas "de reciprocidad". Hasta este jueves, la UE no había recibido una "notificación formal” de la expulsión.