Cámara de Diputados, sesión virtual, Sergio Massa, NASesión virtual en Cámara de Diputados. NA.

En tiempos de grieta y marcadas diferencias políticas, el consenso y el acuerdo parece parece algo nada común. Pero a tal punto hubo acuerdo entre los sectores oficialistas y opositores en la Cámara de Diputados que hasta la versión en off que dieron desde el Frente de Todos y desde Juntos por el Cambio coinciden también en los detalles.

 

Durante la segunda reunión de jefes de bloques se acordó que la Cámara baja siga funcionando aún en Fase 1 de aislamiento y con cuatro casos de diputados contagiados de coronavirus (Julio Sahad y Miguel Bazze de Juntos por el Cambio y Federico Fagioli y Carlos Selva del Frente de Todos) y un quinto ya curado, Walter Correa, que prometió donar plasma. Las sesiones seguirán dándose por vía remota y con la misma cantidad de legisladores y empleados en el recinto y en el Congreso aunque se instrumentarán medidas para aumentar el distanciamiento, con taquígrafos por ejemplo en los palcos o en otros espacios. Todas las fuerzas políticas coincidieron en que el ideal sería que en julio haya dos sesiones bajo la modalidad mixta y una informativa con la presencia del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, que debe brindar su informe mensual. La presencia del funcionario es una condición que reclama y exige por la oposición.

 

Del encuentro tomaron parte Sergio Massa y Máximo Kirchner desde la oficina de la Presidencia y los jefes de los bloques y autoridades en forma remota: Alvaro González, vicepresidente de Diputados por el PRO; Cristina Alvarez Rodríguez (Frente de Todos) ; Mario Negri, Cristian Ritondo y Maximiliano Ferraro (Juntos por el Cambio); Luis Di Giacomo (Juntos Somos Río Negro); José Luis Ramón (Equidad Federal); Alma Sapag (Movimiento Popular Neuquino); Ricardo Wellbach (Frente de la Concordia Misionero) y Nicolás del Caño y Romina del Plá de las dos fuerzas de izquierda. El único ausente fue Eduardo ‘Bali’ Bucca del Interbloque Federal que como médico viene pidiendo testeos y ahora, tras los contagios de diputados que participaron de la última sesión en forma presencial, reclamó que se cierre el proceso epidemiológico abierto.

 

Noticias relacionadas

Las fuerzas mayoritarias aceptaron que durante julio se voten, previo tratamiento por comisiones y siempre con dictamen, una moratoria para monotributistas y pymes y la ampliación presupuestaria que enviaría el Presidente, además de proyectos vinculados con la emergencia producto del COVID-19.

 

Juntos por el Cambio prepara, y así lo propuso y solicitó considerarlos en el mes, proyectos sobre emergencia del sector turístico y gastronómico. “Son temas que garantizan la gobernabilidad y temas trascendentes para solucionar problemas importantes, no son temas menores”, subrayó uno de los participantes. La misma fuente, tras el intercambio virtual, recordó que el oficialismo necesita a otras fuerzas políticas para lograr quórum y mayoría simple. Si se respeta todo lo charlado, Juntos por el Cambio prometió dar quórum y votar en contra si así lo consideraran frente a alguna iniciativa pero dando la posibilidad del debate. En esa lista podrían estar las cuestiones más polémicas.

 

La izquierda por su lado planteó que “no se puede avanzar solamente en aquellos temas en los que hay consenso de los bloques mayoritarios que significan beneficios para las patronales sino en temas que tienen que ver con jubilados, trabajadores y becas progresar”.

 

El oficialismo sostuvo que la prioridad son dos leyes: la ampliación del Presupuesto y una moratoria muy amplia para que los contribuyentes se pongan al día y el Estado pueda subir la recaudación y hacerse de recursos fiscales. No se habló ni del aporte extraordinario que impulsa Máximo Kirchner, el llamado impuesto a la riqueza, ni de la Bicameral de investigación de los créditos que el Banco Nación otorgó a Vicentin que fue girado, tras un polémico tratamiento en el Senado, a la cámara baja, aún cuando el kirchnerismo no desiste de ninguna de ellas.

 

En la próxima reunión de Labor Parlamentaria, antes de la próxima sesión, los jefes de los bloques firmarían una resolución junto a Massa. El protocolo debería ser ratificado luego, tal como ordena la resolución votada por el cuerpo el 13 de mayo, por los diputados en el recinto.