Que no quede en mí, María Sol Biondi y Rosa María Curcho, libro sobre abuso sexualSol y Rosa con su libro Que no quede en mí.

Que no quede en mí” es un libro que habla: es “la voz” de diferentes protagonistas de historias de abuso sexual, que merecían un espacio de liberación y que puede generar un click en aquellos que se sientan familiarizados o abrir los ojos de aquellos que son observadores de este tipo de historias.

 

En este caso, las víctimas dijeron “basta” para poder seguir adelante. Es entonces que se acercaron a María Sol Biondi y Rosa María Curcho para contar sus experiencias en este documento que ya está al alcance de todos.

 

En diálogo con el portal DIARIO26.com, Rosa María y María Sol, aseguraron que este libro es “como una herramienta que invita a reflexionar, decir, gritar y contar, esos hechos tan aberrantes capaces de marcar un antes y un después en cualquier ser humano”.

 

Noticias relacionadas

Curcho y Biondi son las creadoras de “Más coraje, menos represión” y aquí invitan nuevamente a la concientización con historias reales de hombres y mujeres. El prólogo del libro fue escrito por los padres de Soledad Bargna, la joven que fue asesinada en su departamento del Barrio de Caballito en 2009 por Marcelo Díaz, quien admitió el crimen pero negó haberla violado.

 

Un capítulo aparte se centra en las violaciones en “manada”, centrando estas prácticas que a los atacantes les genera “satisfacción en el poder” y “no en el sexo”.

  

-A diferencia de “Más coraje, menos represión”, el libro “Que no quede en mí” habla de historias de otra gente que sufrió abusos sexuales, ¿que las llevó a abordar esta temática?

Muchos lectores de “Más Coraje, menos Represión” se acercaron a querer contarnos su historia y entre estas historias, la que más se repetía eran los abusos y violaciones. Nos pareció importante abordar este tema, ya que hay muchas personas que sufrieron estos hechos, es una manera de decir BASTA, de que se sepa lo que se siente, los miedos y las marcas que puede llegar a dejar los abusos sexuales. Para nuestra sorpresa los hombres eran los que más nos pidieron contar.

 

-Hay un capítulo especial sobre Violaciones en “Manada”, ¿por qué fue incluido y que les sugiere este tema a ambas teniendo en cuenta la reiteración de casos que se conocen en la actualidad?

Hay más casos de violación en “Manada” de los que conocemos en los medios. Es una práctica que se ve en el mundo y todas las clases sociales. Queríamos que este en el libro y tenga un capítulo especial, ya que nos parece de suma importancia con los reiterados casos que se registran en la actualidad, de hecho hasta miembros del poder judicial nos han felicitado por el trato que le dimos al tema.

 

-Desde lo profesional, Rosa sos psicóloga, ¿qué nos podés explicar sobre estos actos de agresión hacia las víctimas? ¿Qué es lo que pasa por la cabeza de los agresores?

Las personas que llevan a cabo estas prácticas encuentran satisfacción en el poder y no en el sexo. Les seduce la idea de dominación y sentir como la otra persona actúa bajo su poder. Durante la violación en “Manada” cada integrante deja de sentirse responsable de sus acciones y la sensación de culpa se escapa dentro del concepto grupal.

 

-¿Cómo se contiene a las víctimas ante un hecho semejante?

A las víctimas se las contiene acompañándolas, escuchandolas, creyendo en ellas, dándole los espacios que necesitan para procesar lo vivido, entendiendo que del otro lado hay muchos sentimientos encontrados y hasta a veces miedos de enfrentar. Acompañar para que realicen la denuncia, en muchos casos no denuncian por miedo a las represalias o que no les crean. Recomendarle que hable con alguien que pueda ayudarla.

 

-¿Cuál fue la historia que más les impactó de todas las que escucharon?

Todas tienen su condimiento. Lo que si nos impactó es lo que generó en cada una de las personas que dio testimonio poder expresarlo, y como nos escriben o nos llaman para contarnos que se sentían liberadas, que cerraron un capítulo en sus vidas al ver escrita su historia en “Que no quede en mi”

 

-¿Qué creen que faltaría implementar en políticas sociales para poder poner fin a estas cuestiones de abuso sexual?

Consideramos que faltan implementar mejor las leyes, no como ultimamente que los abusadores salen de la cárcel y vuelven a estar muy cerca de sus víctimas. Que se trabaje mucho más la educación sexual y habilidades para las cuestiones de abuso. Paso a paso vamos a lograrlo, ojala que no nos lleve mucho tiempo.


-¿Cómo creen que está afectando el tema del encierro o aislamiento en personas que tienen estas patologías marcadas y también en las víctimas de abuso sexual?

Creció muchísimo el número de denuncias de víctimas de abuso sexual y violencia domiciliaria. Se pusieron más en evidencia las prácticas que sufren en la vida cotidiana. Hay casos de maltratadores que hasta están racionalizando la comida a las víctimas. Ya hay un plan nacional de acción contra las violencias por motivos de Género 2020-2022.

 

-Por último, ¿por qué es tan importante “Que no queden” sin contar este tipo de cuestiones que generan marcas tan profundas en las víctimas?

Porque además de los testimonios, la teoría, el grito de los que dijeron basta y el prólogo de los Padres de Soledad Bargna vas a encontrar dinámicas de introspección, para que el propio lector revise sus marcas y sus propios abusos.