Vecino Chorro en LanúsEdificio donde viven los vecinos en Lanús.

Una familia de Lanús vive una situación desesperante en medio de esta pandemia. Un delincuente al que se le otorgó la prisión domiciliaria se transformó en un vecino del barrio. Hasta acá es un hombre que cumple con sus sentencia en su casa porque el beneficio le fue otorgado por la Justicia.

 

El delincuente organizó un robo desde su casa y la usó como un puente para llegar a esta familia. Dejó entrar a otros ladrones a su departamento y por los fondos pasaron hacia la vivienda que querían robar. Saltaron la medianera y desvalijaron el lugar. Tras la denuncia, la policía descubrió que las pertenencias que se llevaron estaban en el departamento en el que el delincuente cumple con la prisión domiciliaria. Fue trasladado pero a las 24 horas la Justicia decidió que regrese a su domicilio para seguir con su condena.

 

La familia asaltada decidió mudarse por el temor a que entren a su casa nuevamente. Es que el delincuente sigue viviendo al lado de ellos y no pueden creer que se le siga otorgando este beneficio cuando se comprobó que fue él quien organizó el robo. Los vecinos también están asustados con esta situación. Tienen miedo en su propio barrio y aseguran que ellos están encerrados en sus casas cuando a los delincuentes los dejan afuera.

 

Noticias relacionadas

"Queremos volver a nuestra casa", dijo la mujer asaltada, que decidió no dar su nombre porque tiene miedo. Sí, tiene miedo a las represalias. "Él volvió al edificio, entra y sale como pancho por su casa y nosotros nos tuvimos que ir", asegura indignada sin poder creer que su familia tuvo que irse del lugar que construyeron durante toda su vida. "Mis hijos entraron en pánico y dijimos: no podemos seguir viviendo acá si sabemos que él está en el fondo, todo este tiempo estuvo haciendo la logística", cuenta desesperada buscando simplemente que se haga justicia y pueda volver a su hogar.

 

"Tenemos derecho a estar viviendo en nuestra casa", dijo casi rogando ya que no puede creer que durante la cuarentena el delincuentes estuvo mirándolos desde el balcón de su departamento midiendo sus movimientos para finalmente asaltarlos. Además se preocupa por los que siguen en el edificio conviviendo con él. "Los vecinos que están viviendo en el edificio no duermen, sumó. Ya para cerrar relató que la policía llegó gracias al llamado de los padres de los amigos de sus hijos".

 

"Todo esto no pasó a mayores por que mi hijo estaba en una videollamada con sus amigos y ellos tuvieron la virtud de mutearse y le avisaron a sus padres", sostuvo.