Banco Central, economía, NABanco Central de la República Argentina. NA.

El Banco Central de la República Argentina (BCRA) determinó este miércoles la autorización del pago de deudas comerciales con el exterior, aunque dentro del límite de u$s 1 millón de acceso directo al mercado de cambio, que ya rige para la realización de pagos anticipados de importaciones.

 

Así mismo, luego de su habitual reunión de cada semana, el directorio de la autoridad monetaria decidió liberar el pago de las cartas de crédito emitidas por bancos internacionales a favor de importadores locales al momento de su efectivo vencimiento.

 

“Me parece que están queriendo descomprimir la tensión de la cadena de pagos en dólares ante un cepo tan brutal: son parches, pero algo es algo”, manifestó la directora de un banco luego de conocer la medida.

 

Noticias relacionadas

Según Rubén García, presidente de la Cámara de Importadores, es un avance muy importante, máxime en el tema de la carta de crédito. De todas formas hace hincapié en “que siguen dando sólo 90 días desde que se saca el anticipo hasta que se ingresa la mercadería, lo que resulta imposible en la práctica. Si viene desde Oriente menos que menos, pero aunque sea un producto semi elaborado que deben producir en Europa tampoco lo pueden hacer en 90 días. Y siguen dando 270 días para los bienes de capital, cuando es imposible que te fabriquen una máquina o una línea de producción en menos de un año”.

 

Según su opinión, falta sentido común: “Deberían entender la problemática, hoy el importador se debate para obtener una licencia no automática, tienen parada la mercadería en puerto desde hace más de tres meses. Entre la presión del BCRA son sus normativas, la AFIP con la capacidad económica financiera y la Secretaría de Comercio que no libera las licencias, es un cóctel destructivo, porque no hay una sola industria que produzca algo sin tener algún insumo importado”.

 

El ex subsecretario de Industria y Comercio Miguel Ponce coincide con esta apreciación: “Iba a empezar a haber desabastecimiento en algunas ramas industriales, ya que había muchos sectores que tenían parados determinados insumos que ya estaban en puerto, por lo que iba a haber desabastecimientos de productos terminados. Por la recesión, se estaba importando menos en dólares que el año pasado, así que en el Central tampoco podían decir que se estaban superando esos parámetros".

 

También, advierte un ambiente de negocios algo más amigable a partir de la posibilidad de que haya acuerdo con los holdouts: “En este contexto, hubiera sido una muy mala señal un conflicto con el sector externo vinculado a la producción, ya que parar las importaciones equivale a parar la producción nacional”, completa.

 

Para el analista Mauro Cognetta, las medidas cambiarias deberían ir relajándose al compás del arreglo de la deuda, por lo que entiende se deberían crear las condiciones para liberar las restricciones: “Tuvieron su efecto positivo, porque las reservas dejaron de caer, el MEP y el CCL bajaron, por lo cual ahora la bisagra que permita aflojar con estas medidas tan restrictivas será el arreglo de la deuda”.

 

Andrés Méndez, titular de AMF Economía, sostiene por su lado que estas medidas van a dar mayor fluidez a los compromisos con el exterior, aunque la estrategia del Central de cuidar las reservas sigue estando afectado por la amplia brecha que separa al MULC del resto de los dólares: “Este diferencial desalienta el ingreso de divisas (por ej. subfacturación de exportaciones) y entorpece el normal abastecimiento de quienes concurren a adquirir divisas para girarlas (por diversos motivos) al exterior”.

 

“El Gobierno viene tomando medidas tendientes a sostener lo más posible a las pymes. Desde el punto de vista de ayudar, es innegable que es mejor algo que nada”, dijo el analista Jonatan Loidi.

 

El dirigente industrial de la Unión Industrial Argentina, José Urtubey, destaca que “las dos terceras partes de los insumos que provienen del exterior son necesarios para el funcionamiento de la producción nacional, por lo cual tener acceso al MULC es importante”.

 

El analista Christian Buteler es otro de los que afirma que el BCRA no podía mantenerse tan rígido, pese a que en el segundo semestre no le van a sobrar los dólares.

 

En el encuentro de las autoridades del BCRA con cámaras empresarias, como UIA, ADEFA, AFAC y ADIMRA; representantes de pymes y otras entidades, se fueron identificando dificultades que encuentran las empresas en la normativa cambiaria referida al pago de importaciones. Con ese diagnóstico el BCRA, dentro del marco restringido del mercado de cambios, resolvió los problemas planteados que no deterioran el contexto general.