Coronavirus en Japón, REUTERSCoronavirus en Japón, REUTERS.

Japón también se ha visto afectado por la pandemia de coronavirus, pero a diferencia de los demás países presenta una baja tasa de mortalidad y sin adoptar las estrictas medidas para combatir el virus que sus vecinos sí pusieron en marcha. ¿A qué se debe?

 

Se sabe que Japón tiene más ancianos per cápita que cualquier otro país. Además, la población de Japón se concentra en ciudades densamente pobladas y además el confinamiento se estableció de manera voluntaria. Se pidió a las empresas no esenciales que cerraran, pero no hubo penalizaciones legales por negarse a ello.

 

Actualmente el asiático tiene menos de 20.000 casos confirmados y menos de 1.000 muertes. El estado de emergencia se ha levantado y la vida está volviendo rápidamente a la normalidad.

 

Noticias relacionadas

Si se escuchara al vice primer ministro Taro Aso, el triunfo frente al virus se debería a la "calidad superior" de los japoneses. En declaraciones, Aso dijo que los líderes de otros países le habían pedido que explicara el éxito de Japón.

 

"Les dije: 'Entre su país y el nuestro, mindo (el nivel de las personas) es diferente'. Y eso los dejó sin palabras".

 

El profesor de la Universidad de Tokio Tatsuhiko Kodama, cree que Japón pudo haber sufrido el coronavirus anteriormente. No el covid-19, sino algo similar que pudo haber dejado a su paso una "inmunidad histórica".

 

El profesional explica que cuando un virus ingresa al cuerpo humano, el sistema inmunológico produce anticuerpos que atacan al patógeno invasor. Hay dos tipos de anticuerpos (o inmunoglobulinas): IGM e IGG. La forma en que responden puede mostrar si alguien estuvo expuesto al virus anteriormente, o a algo similar.

 

Él cree que es posible que un virus similar al SARS haya circulado en la región anteriormente, lo que podría explicar la baja tasa de mortalidad, no solo en Japón, sino en gran parte de China, Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong y el Sudeste Asiático.

 

"No estoy seguro de cómo un virus así podría circunscribirse a Asia", dice Kenji Shibuya, director de Salud Pública en el Kings College de Londres, Reino Unido, y ex asesor principal del gobierno japonés.

 

Shibuya no descarta la posibilidad de diferencias regionales en inmunidad o susceptibilidad genética al covid-19, pero tiene sus sospechas respecto a la idea de un "factor X" que explique las diferencias de mortalidad.

 

Además, los japoneses comenzaron a usar mascarillas hace más de 100 años durante la pandemia de gripe de 1919 y nunca dejaron de hacerlo. Acá, si tienes tos o resfriado se espera que te pongas una mascarilla para proteger a quienes te rodean.

 

Un estudio inicial reveló que alrededor del 80% de las personas con SARS-CoV-2 no infectaron a otros, mientras que el 20% eran altamente infecciosas. Estas conclusiones llevaron al gobierno a lanzar una campaña a nivel nacional que advierte a las personas que eviten las llamadas "tres C".

 

No existe un "factor X". Como en todas partes, ha dependido de romper la cadena de transmisión. Sin embargo, en Japón el gobierno puede contar con el público para llevar a cabo sus planes.