Vaca Muerta, petróleo, Neuquén, NAComplejo de Vaca Muerta. NA.

Hace 50 días, el Gobierno Nacional publicó de manera oficial el decreto que establecía el “barril criollo”. Era un precio especial para la producción local de petróleo, para mantener los puestos de trabajo y la actividad. Se estableció que las petroleras debían recibir US$ 45 por cada barril entregado. Sin embargo, la determinación no está provocando mejoras en la situación laboral.

 

Las contratistas de las petroleras poseen más de 15.000 trabajadores suspendidos. Los empleados están cobrando hasta un 60% de sus sueldos. Y una decena de Pymes neuquinas, que subsisten gracias a Vaca Muerta, emprendieron el camino para reclamar un procedimiento preventivo de crisis. Bajo esa situación, podrían indemnizar a un menor costo.

 

El petróleo se recuperó a nivel internacional. Por esto, la necesidad de llevar a un precio “barril criollo” fue perdiendo importancia y validez. La variedad Brent, que es la referencia para Argentina, cotizaba el jueves a US$ 43. El “criollo” establece un importe de US$ 45. Aunque puede que haya algunos contratos, varias petroleras consultadas dicen que no conocen operaciones que se hayan pactado siguiendo el decreto oficial.

 

Noticias relacionadas

El “barril criollo” se ideó para aislar a la Argentina del resto del mundo. O sea, conseguir que la industria local cobre un importe diferente al internacional, cuando estaba a la baja. Hay una revisión de ese proceso dentro de 40 días, ya que el decreto oficial fijó revisiones trimestrales. Con el Brent en zona de US$ 43, varios empresarios creen que esta etapa del barril criollo tiene los días contados.

 

Las empresas vienen eludiendo el barril criollo tanto como les es posible. Guillermo Nielsen, presidente de YPF, dijo que su compañía tenía abastecimiento cubierto hasta fin de año. Las refinadoras (no tienen producción) como Raizen -explota la marca Shell- y Trafigura -estaciones Puma- también buscan alternativas para comprar más barato que esos US$ 45 pactados.

 

Varias petroleras que apostaban al barril criollo como posible salvación viven claras frustraciones. Desde el Poder Ejecutivo nacional les indican que las provincias deben controlar la aplicación de esta medida, ya que las regalías son provinciales. En los gobiernos provinciales lidian con otros conflictos.

 

Neuquén recibió $ 52.000 millones en regalías durante 2019. Como eso reflejaba otra paridad del tipo de cambio, para este año esperaba una mejora. Sin embargo, las empresas de servicios petroleros se están yendo. En la formación Vaca Muerta, las perforaciones se cuentan con los dedos de la mano. YPF pactó pagarles a sus contratistas hasta un 60% de lo que deberían haber recibido desde marzo. Según el diario La Mañana de Neuquén, una decena de Pymes de esa localidad comenzaron el procedimiento preventivo de crisis.

 

El barril criollo fue resistido por el grueso de la industria. Era apoyado por el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, y Vista, la petrolera de Miguel Galuccio, el ex presidente de YPF. En la firma de mayoría estatal estaban en contra, pero el nuevo CEO -Sergio Affronti- defendió la medida. El ministerio de Desarrollo Productivo, encabezado por Matías Kulfas, arrancó siendo prudente en la materia, pero luego aceleró.

 

La carestía hasta se hace evidente en los anuncios de las petroleras. Antes, comunicaban cuando estaban por iniciar inversiones, proyectos de cientos de millones de dólares o nuevos descubrimientos. Ahora festejan si pueden reabrir algún pozo de gas o petróleo que estaba inactivo desde marzo.