Bruno, Barcelona F.C., Preso por asesinatoBruno, y una historia increíble. Foto: Wikipedia.

Solo unos pocos deben saber de quién se trata realmente: es Bruno. Pero ¿quién era y cómo fue su historia? Bruno Fernandes das Dores de Souza nació en Ribeirao das Neves, en el estadio de Minas Gerais, el 23 de diciembre de 1984. En 2002 fue admitido en las categorías inferiores del Atlético Mineiro y en 2006 compró sus derechos un fondo llamado Media Sports Investments, que lo llevó a incorporarse al Corinthians. Pero en el Timao no jugó, así que decidió cambiar de aires.

 

Fue cedido al club brasileño Flamengo, donde tuvo la suerte de que a su arribo, el arquero titular se lesionara. Esto le permitió hacerse con la meta del prestigioso equipo carioca. Bruno dio un buen resultado y se ganó el amor y la admiración de la afición, sobre todo por su particular habilidad deteniendo penaltis. Al acabar la temporada 2006/2007, se le llegó a vincular con el Barcelona.

 

Pero en realidad, en 2008 el Flamengo acabó contratándolo. No sólo siguió dando buenos resultados, sino que llegó a marcar goles, al estilo del legendario Rogério Céni, del Sao Paulo. Marcó de penal y de falta directa. En 2009 llegó a hacerse con el brazalete de capitán del equipo.

 

Noticias relacionadas

Pero todo cambió dramáticamente en junio de 2010. Eliza Samudio era una joven modelo que decía que tenía un hijo de Bruno, que estaba casado con otra. Bruno siempre negó ser el padre de la criatura y se negó a darle un sustento. Ese junio, la joven desapareció y Bruno fue investigado. El Flamengo decidió despedirlo. Pronto se vio que fue una decisión acertada, porque en julio fue detenido. Un primo de Bruno aseguró que él y un amigo secuestraron y asesinaron a la joven por orden de Bruno. El futbolista admitió su responsabilidad y acusó al amigo de su primo de ser el autor material. Descuartizaron el cuerpo de la joven, dieron parte de sus restos a unos perros y el resto lo enterraron bajo cemento. Bruno fue condenado a 22 años de prisión.

 

En febrero de 2017, cuando Bruno había pasado algo menos de siete años en la cárcel, sus abogados presentaron una petición de habeas corpus por la lentitud del proceso de apelación y fue liberado. Nada más salir, aceptó una oferta del Boa Esporte Club para volver a jugar. Pero en abril fue encarcelado de nuevo, porque se demostró que parte del retraso en la apelación fue por culpa de sus propios abogados.

 

Estuvo en prisión dos años más, porque a partir de julio del año pasado, se encuentra en régimen de semilibertad y puede dormir en casa, de las 20 horas a las 6 de la mañana del día siguiente.