Industria automotríz, autopartistas, NAEmpresas autopartistas en crisis. NA.

Un total de 17 empresas autopartistas cerraron en el país en 2019 y lo que va de 2020, y los empresarios del sector reclamaron que la emergencia sanitaria "no oculte la decadencia" que transita la actividad.

 

La Asociación de Fábricas Argentinas de Componentes (AFAC) aseguró que el sector automotor, y en particular el autopartista, atraviesan una situación grave, que se traduce en el cierre de empresas y la pérdida de miles de puestos de trabajo.

 

"En los últimos días han trascendido casos de empresas proveedoras que han decidido cesar total o parcialmente las actividades industriales en la Argentina. Nos preocupa sobremanera que se interprete que ello es el mero resultado de la coyuntura generada por la pandemia. Cerrar actividades fabriles en el sector automotor requiere procesos de decisión que llevan muchos meses, y a veces años", advirtió AFAC.

 

Noticias relacionadas

Por caso, puntualizó que entre 2009 y la actualidad, han cerrado actividades productivas unas 47 empresas de la actividad autopartista, 17 de ellas en 2019 y lo que va de 2020.

 

Sin tener en cuenta los efectos de la pandemia, desde 2011 a diciembre de 2019 se perdieron 15 mil empleos directos en el autopartismo, cayendo todos los años con respecto al año anterior.

 

Por su parte, las exportaciones de autopartes -que eran 2.500 millones de dólares hace 10 años- cayeron a 1.500 millones en 2019, el 40% menos.

 

Entre los factores determinantes de esta situación AFAC enumeró: falta de estímulos e inseguridad jurídica, altísima presión impositiva, retenciones, normas laborales rígidas "y generadoras sistemáticas de contingencias judiciales" y "convenios laborales arcaicos que en muchos casos datan de 1975".

 

También, sostuvo que existe protección arancelaria efectiva negativa, escasa credibilidad sobre mecanismos de política sectorial, avance de acuerdos de libre comercio automotor (Brasil, Unión Europea con reglas de origen insignificantes y escaso poder de influencia local sobre los procesos de decisión de las casas matrices sobre inversiones, en un contexto de alta capacidad ociosa en la región.

 

"Estos factores generan pérdida de producción, empleo, inversiones, menos exportaciones, más importaciones y un mayor desequilibrio comercial", advirtió AFAC.