Vacuna, coronavirus en Argentina, Agencia NACoronavirus en Argentina, NA.

Tras conocerse la noticia de que Argentina fue seleccionada por el laboratorio farmacéutico más grande del mundo, Pfizer, para comenzar a testear la vacuna contra el coronavirus que produce, se van conociendo más detalles.

 

Fernando Polack, médico infectólogo, comentó: “Mi impresión es que esto va a ser una vuelta, son dos dosis, pero no creo que esto sea un virus que vino para quedarse”. “Las personas no van a enfermarse por aplicarse la vacuna”, dijo.

 

“Esto es interesante de aclarar, porque no es un coronavirus lo que recibe la persona que se vacuna y esto tiene que ver con los tipos de vacunas que se pueden utilizar -detalló el director de la Fundación Infant-. Las primeras vacunas que recibía el humano eran virus que se volvían más torpes al entrar en contacto con el sistema inmune; después se empezaron a matar a los virus. Se lo puede ‘atontar’ como en el caso de la vacuna contra el sarampión, haciéndolo reproducirse en células animales para que cuando ingrese al cuerpo humano ‘no sepa’ qué hacer”, manifestó.

 

Noticias relacionadas

“La vacuna prepara al sistema inmune para que arme su defensa ante lo que puede venir y pasarle al cuerpo el código genético, la clave para que arme defensas: el cuerpo percibe una pequeña porción de ARN viral, y empieza a generar defensas”, agregó.

 

¿Quiénes podrán participar? Polack aclaró: “Personas entre 18 y 85 años en su inmensa mayoría, salvo personas que tengan un cáncer en evolución que se estén tratando; casi todo el mundo puede participar, las que no pueden participar son mujeres embarazadas”.

 

“Las personas reciben la vacuna o un placebo. En este caso el placebo es un poco de agua con sal. El tema es ver cuántas de estas personas que recibieron la vacuna se enferman de coronavirus en la vida normal comparado con cuántos de los que recibieron agua con sal. Si la vacuna baja el número de enfermos, para noviembre tendremos una respuesta y se podrá proceder a evaluar esa licencia de la vacuna y suministrar sucesivamente a la población, aclaró sobre el ensayo.

 

Para la Argentina esto es la posibilidad de tener datos argentinos sobre una vacuna, que si funciona, la vamos a necesitar. Tener datos argentinos es realmente una fortaleza. Que nos elijan es un reconocimiento a los científicos en la Argentina, a los médicos en la Argentina. Eso pone al país en la mira de otros estudios. Y el tercer beneficio es la posibilidad de abrir la puerta para que la Argentina esté posicionada mejor para recibirlas antes”, reveló.

 

Respecto a lo que sucederá después del 17 de julio, dijo: “Todos los países occidentales parecen haber frenado al virus pero en realidad es que el coronavirus terminó de hacer su trabajo: el virus hizo lo mismo que hizo Belgrano en el norte argentino, quemó todo el pasto y ya no hay nada para comer. En la Argentina durante un tiempo tuvimos una situación inusual de muy poco contacto y pocos casos; ahora estamos en un escenario más parecido al que se enfrentaron varios países anteriormente, esperemos que las políticas que se tomaron, el plasma y el arribo de la vacuna nos ayude a interrumpir esto”.

 

Roberto Salvarezza, ministro de Ciencia y Tecnolo, opinó: “Se está viendo que Pfizer pruebe su vacuna en la Argentina, por la capacidad científica y por la alta circulación del virus”.

 

“A los que plantean que los argentinos son conejillos de indias hay que decirles que esto ya empezó hace un mes en los Estados Unidos. Siempre se prueban las vacunas y ya se probó que la vacuna sea segura, y no causa daños. Ahora falta probar si es efectiva para contener el virus. Si prueba la vacuna de Pfizer en la Argentina”, sentaría un precedente ya que “el país va a estar en primera línea para acceder a la vacuna si es exitosa”, comentó.

 

El estudio se espera que comience a principios de agosto en nuestro a país a la espera de la aprobación de la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT).