Donald Trump, Estados Unidos, REUTERSDonald Trump, REUTERS.

Pekín reaccionó acusando a Washington de "interferir" en sus asuntos. "Si Estados Unidos hace lo que quiere no hay duda de que China responderá", advirtió. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció el fin del trato económico y comercial preferencial que su país daba a Hong Kong, además de una ley de sanciones para penalizar a funcionarios chinos que apliquen nuevas reglas de seguridad en la antigua colonia británica.

 

"He firmado un decreto que pone fin al trato preferencial de Estados Unidos hacia Hong Kong. Ahora les trataremos igual que a la China continental", incluida la imposición de aranceles, dijo Trump en una conferencia de prensa en la Casa Blanca.

 

Agregó que firmó además una orden ejecutiva "para hacer que China sea responsabilizada por sus acciones opresivas contra el pueblo de Hong Kong". El mandatario acusó a Pekín de haber "extinguido la libertad" en la ciudad semi-autónoma, y pronosticó que esa decisión provocará que "mucha gente abandone" esa ciudad y que Estados Unidos "tenga más volumen de negocios, porque acaba de perder a un gran competidor".

 

Noticias relacionadas

A fines de junio, el gobierno chino liderado por Xi Jinping aprobó una ley con la cual busca criminalizar la "secesión, sedición, subversión y terrorismo". Para muchos, este documento podría acabar con el modelo "un país, dos sistemas” y ha generado una nueva tensión entre China y algunos países occidentales, incluyendo Estados Unidos.

 

A principios de julio, el Congreso estadounidense aprobó una ley para penalizar a los funcionarios chinos que apliquen las nuevas reglas de seguridad contra Hong Kong y que también afecta a los bancos que tengan transacciones significativas con ellos.

 

En respuesta, el gobierno chino advirtió que considera una "grave interferencia en los asuntos internos" de su país la Ley de la Autonomía de Hong Kong firmada por Trump y amenazó con tomar represalias.

 

Mediante un comunicado publicado el miércoles en su página web, el Ministerio de Asuntos Exteriores de la potencia asiática adelantó que, "para salvaguardar sus propios y legítimos intereses, China dará la respuesta adecuada e impondrá sanciones al personal y las autoridades estadounidenses competentes".

 

"Instamos a EE.UU. a que corrija sus errores, se abstenga de poner en marcha la llamada 'Ley de la Autonomía de Hong Kong' y deje de interferir en los asuntos internos de China, incluidos los de Hong Kong", agrega el texto de la cancillería. "Si Estados Unidos hace lo que quiere no hay duda de que China responderá", concluyó el informe.