Control de la cuarentena en CABAControles en el transporte público de la Ciudad.

El médico clínico asesor de Alberto Fernández, Luis Cámera, dijo este jueves que el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), a partir del sábado 18, debería pasar a "fase 2,5, no tres". Según recomendó, lo mejor sería que "se abra semana por semana, mirando los números".

 

De cara al fin de esta etapa de aislamiento social obligatorio y frente al aumento de casos positivos y víctimas fatales, el especialista llamó a ser prudentes. Pero, en diálogo con radio La Red advirtió: "Si no hubiéramos realizado la cuarentena tendríamos más casos, independientemente de la cantidad de testeos".

 

Lejos de lo que habían dicho las autoridades de Salud nacionales, bonaerenses y porteñas, que aseguraron que el esfuerzo del último aislamiento se reflejaría en los números de esta semana, Cámera dijo hace semanas que los números en el AMBA no iban a bajar, y tenía razón. En este sentido, el médico correntino adelantó este jueves que el virus en la Argentina se comporta diferente a lo que sucedió en Europa y que "vamos a entrar en una meseta".

 

Noticias relacionadas

"En julio, vamos a estar en una meseta complicada y después vamos a ir bajando. La cuarentena descendió la cantidad de contagios pero también los extendió en el tiempo. Vamos a estar en agosto peleando contra el virus, por 15 o 20 días más", advirtió el médico, dando a entender que la cantidad de nuevos casos y muertes se va a mantener.

 

En relación a las camas de terapia intensiva, aseguró que "están cerca del límite", pero que no cree que colapsen. A su vez, detalló que no en todos los centros de salud ocurre lo mismo, "hay hospitales que están cerca del límite y otros que están muy bien".

 

Cámera contó que un estudio que realizó junto a otros expertos reveló que en el Barrio 31 de Retiro, "el 50% de la población tocó el virus". Según explicó, la diferencia entre América y Europa es que en nuestro continente el coronavirus "ataca principalmente a la población pobre".

 

Como dato esperanzador, el médico reconoció que en nuestro país "hay un sistema de contención diferente al resto de los países de la región", y esto evita que haya más muertes.