Última foto de Facundo Astudillo CastroÚltima foto de Facundo Astudillo Castro junto a un policía.

Peritos de la Policía Federal lograron dar con manchas de sangre en dos vehículos de la policía secuestrados en la investigación que busca establecer el paradero de Facundo Astudillo Castro, desaparecido el 30 de abril cuando dejó su casa en Pedro Luro rumbo a Bahía Blanca en plena cuarentena.

 

Pese a que el primer test arrojó que se trata de sangre, los investigadores son precavidos: deberán confirmarlo y, si es así, determinar de qué tipo y compararla -si es pertinente- con muestras de ADN.

 

La investigación se mantuvo por más de 70 días bajo la órbita de la policía bonaerense sin resultados y pese a que la familia del joven desaparecido afirma que se trata de una desaparición forzada de persona. En manos de las fuerzas federales, la causa tuvo varios avances, entre ellos, el secuestro de dos móviles policiales y el auto particular de una policía.

 

Noticias relacionadas

Los rastros hemáticos fueron encontrados sobre el volante, la parte interna de la puerta del conductor, la tapa de la guantera, el asiento trasero izquierdo y en la caja de una camioneta Toyota Hilux que lleva el número de registro 22788.

 

Es el patrullero utilizado por el agente Alberto González de Teniente Origone. Según declaró el policía, encontró a Facundo en la Ruta 3 tras el llamado de un vecino. Dijo que le sacó una foto al registro del joven y lo dejó seguir.

 

De acuerdo a su propia versión, lo vio subir en una Renault Duster Oroch de color gris oscuro.

 

También se detectaron manchas en el baúl y en la tapa de la guantera de un Chevrolet Corsa Classic, propiedad del padre de Cristina Castro, una oficial que no estaba de servicio pero que divisó a Facundo a unos 7 kilómetros de Mayor Buratovich haciendo dedo y aceptó llevarlo hasta Origone. De acuerdo a su testimonio, el pasajero le dijo que "no le dijera nada a su mamá".

 

El tercer vehículo secuestrado es la Hilux que se ve en la última foto que le tomaron a Facundo y que es utilizada por agentes de Mayor Buratovich, la localidad donde se pierde el rastro. Su color, azul y verde, no es el mismo de la camioneta a la que vieron subir tres testigos considerados claves: blanca y negra.

 

El hallazgo sucede cuando se dan a conocer algunos indicios que apuntan a la llegada del joven de 22 años a Bahía Blanca: el testimonio de una mujer que dijo trasladarlo hasta la entrada de la ciudad y dos antenas que habrían detectado la presencia del celular de Facundo en la zona. Todo es materia de análisis.

 

Para los investigadores del caso y los abogados de la madre de Facundo, Leandro Aparicio y Luciano Peretta, ninguna de estos evidencias aún son determinantes. Y, aunque no descartan ninguna hipótesis, la pista sobre la policía bonaerense aún sigue vigente.