Argentina que se aplicó la vacuna de Oxford, coronavirusPablo Berra.

La vacuna contra el coronavirus desarrollada por la Universidad de Oxford parece segura para el sistema inmunitario y puede producir anticuerpos, de acuerdo a los resultados de los primeros ensayos publicados en la revista médica The Lancet, según informó hoy la institución británica.

 

Ahora conoció que un argentino, Pablo Berra de 55 años y quien vive en Sudáfrica, fue uno de los 2020 voluntarios que recibieron la vacuna.

 

Respecto al motivo de su decisión, comentó: "Fui por miedo, porque acá el virus se desparramó. Estamos quintos en cuanto al número de contagios en el mundo".

 

Noticias relacionadas

"Estuve averiguando y dentro de las 155 vacunas que hay en el mundo en investigación, esta es la que está más cerca de llegar a la cura. Encontré el mail de una doctora, en un diario local, me contacté y enseguida me llamaron", expresó.

 

Berra se aplicó la vacuna el lunes, en un laboratorio de la Universidad de Witts, en Johanesburgo.

 

"Me dijeron que los efectos pueden ser mínimos y es poca la gente que podría llegar a sentir algo. Yo no sentí todavía nada, pero estoy en contacto permanente con el laboratorio. Me harán ir todas las semanas para hacerme análisis de sangre y ver si tengo los anticuerpos", explicó.

 

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Oxford / Witts lab. Covid 19.

Una publicación compartida por Roar.Wild.Now! (@pablo.andres.berra) el

Al finalizar, cerró: "Estoy seguro de que va a funcionar bien. Creo que hay una luz al final".

 

Los ensayos realizados en fase 1 y 2 en alrededor de 1.077 voluntarios mostraron que la vacuna los llevó a producir anticuerpos y tuvo una reacción favorable en las "células T", dentro de los 14 días de la vacunación.

 

Esta reacción significa que los glóbulos blancos pueden atacar a las células infectadas con el virus SARS-CoV-2.

 

Los investigadores informaron además que la vacuna no provocó ninguna reacción inesperada, tuvo un perfil de seguridad similar al de las vacunas anteriores de este tipo y sólo causó pocos efectos secundarios que desaparecieron cuando se les suministró paracetamol a los pacientes.

 

Durante el estudio, los participantes que recibieron la vacuna tenían anticuerpos neutralizantes detectables, algo que los investigadores sugirieron como importantes para la protección contra el virus.

 

A su vez indicaron que estas respuestas fueron más fuertes después de una dosis de refuerzo, con el 100% de la sangre de los participantes teniendo actividad neutralizante contra el coronavirus.